Pallete celebra la "mayor operación corporativa de la historia" de Telefónica

Exultante, Pallete se felicita por la integración de Virgin Media y O2, porque favorecerá a clientes, empleados y los accionistas de Telefónica.

Luis F. Quintero

Mediante la primera rueda de prensa virtual de la historia de Telefónica, un exultante José María Álvarez-Pallete ha sacado pecho del "paso de gigante" que este jueves ha comunicado la compañía al confirmar el acuerdo para fusionar Virgin Media y O2 en Reino Unido, "la mejor opción estratégica para el futuro de telefónica", sentenciaba Pallete.

No ha escatimado adjetivos o expresiones para destacar que se trata de la "mayor operación de consolidación en el mercado de las telecomunicaciones de los últimos años" y, sin duda, "la mayor operación corporativa que hemos anunciado en nuestra historia", insistía.

Ante las preguntas de los periodistas o la posibilidad de que un competidor se entrometa en la operación, Pallete ha pedido a los periodistas que "nos dejen disfrutar de este día porque es un gran día para Telefónica un día de recompensa por mucho trabajo hecho en unas circunstancias muy difíciles".

Entre las bondades que ha destacado Pallete se encuentra "el impacto positivo en la generación de caja de telefónica desde el primer año", lo que sin duda, y a la luz de los acontecimientos, "permite mejorar nuestra posición financiera".

Según ha descrito el presidente de Telefónica, "los dos activos que se unen son empresas extraordinarias que van juntas en un proyecto único. O2 es líder en el mercado con Virgin Media y crea el campeón de la conectividad en el reino unido, donde la penetración de la banda ancha está muy por debajo de la media en Europa".

En resumen, "reforzamos uno de nuestros cuatro mercados clave, creamos valor par el accionista y abrimos un mundo nuevo de posibilidades en el Reino Unido" e insistía: "Hemos dado un paso de gigante".

El impacto del coronavirus

Preguntado inevitablemente por la fuerte crisis provocada por la gestión del coronavirus en España ha dicho que el impacto en Telefónica "ha sido muy limitado" porque "nuestros cuatro mercados clave se han comportado bien", en el sector de las telecomunicaciones.

En este sentido, se ha mostrado muy satisfecho por su apuesta por las "mejores redes de ultrabanda ancha" lo que ha permitido "afrontar el brutal incremento de demanda por el coronavirus".

Para Álvarez-Pallete, "estamos viviendo uno de los mayores desafíos a los que se ha enfrentado la humanidad y en medio de esta incertidumbre sólo hay una cosa clara, que va a acelerar la digitalización de la sociedad". Y ante esta realidad, "las telecomunicaciones son fundamentales".

Maximizar la caja

No en vano, el desafío que supone el coronavirus exige, también a telefónica, manejar bien la liquidez, por eso ha destacado que "nuestro objetivo es maximizar la caja. Seguiremos invirtiendo, al tiempo que reducimos deuda y mantenemos un dividendo sostenible", decía.

En este sentido, el trabajo de Telefónica ante esta pandemia ha permitido "llevar a cabo iniciativas para apoyar a nuestros empleados, clientes y accionistas" disparando "el orgullo de pertenencia a telefónica" de forma muy significativa.

Finalmente, ah dicho que "esta crisis ha sacado lo mejor de Telefónica, queremos hacer este mundo más humano conectando la vida de las personas".

Perspectivas económicas

También ha sido inevitable que los periodistas interrogaran a Pallete por la coyuntura económica en España. Según ha dicho "apostamos por un segundo trimestre de impacto fuerte y un tercer y cuarto en el que la economía comienza a recuperarse", no obstante, ha dicho que cada semana que se retrasa la salida de la crisis, se oscurecen los nubarrones que se ciernen sobre la economía española.

El valor de Telefónica

Igual que hizo en su anterior comparecencia en febrero, Pallete ha destacado la importancia de estas operaciones, como la que han anunciado con Liberty Global, porque "genera mucho valor para el accionista" y por eso "estamos muy tranquilos y confiados en que es o correcto, que es bueno y que generará valor que se reflejará en la cotización de la acción".

Meses de trabajo

Por su parte, el consejero delegado de Telefónica, Ángel Vila, ha explicado que llevan trabajando en este operación desde el pasado verano, cuando se plantearon el nuevo plan de acción de la compañía presentado en noviembre y que centraba la estrategia de la empresa en cuatro mercados (España, Alemania, Brasil y Reino Unido), siendo este último el único en el que no ofrecían servicios convergentes.

En este sentido, Álvarez-Pallete ha destacado que esta operación mejora su perfil de crecimiento y su posición de mercado en Reino Unido y reducirá la deuda neta de Telefónica entre 5.500 y 5.800 millones de libras (entre 6.297 y 6.640 millones de euros).

Regulador

Por otro lado, ha indicado que la operación deberá ser notificada a la Comisión Europea, aunque no descarta que se remita posteriormente a la Autoridad de los Mercados y la Competencia de Reino Unido (CMA, por sus siglas en inglés) para su aprobación.

En este sentido, ha señalado que la operación tiene "bastantes probabilidades" de ser aprobada, ya que, pese a las trabas que Bruselas ha puesto en el pasado a otros intentos de consolidación en el sector, las fusiones que avancen la convergencia entre fijo y móvil se han visto siempre de otra manera, como ocurrió con la fusión entre BT y EE.

En caso de que la fusión se aprobada en primera fase, estima que se complete entre el cuarto trimestre de 2020 y el tercero de 2021, mientras que si tiene lugar en segunda fase estima que el cierre se producirá entre el segundo trimestre de 2021 y el primero de 2022.

Preguntado por la marca comercial de la empresa conjunta, Vila, ha indicado que inicialmente arrancará con las dos actuales, O2 y Virgin Media, y posteriormente el equipo gestor que se nombre deberá hacer una propuesta para la compañía combinada.

Así, ha incidido en que ambas son dos marcas "muy potentes y reconocidas" y que para adoptar una decisión se tendrán que ponderar tantos aspectos como la notoriedad o apreciación por los clientes, como el coste de uso de marca, ya que Liberty Global paga actualmente por su uso a Richard Branson, que es su propietario, mientras que O2 es propiedad de Telefónica.

A continuación