Vender en tiempos de coronavirus: el café que ha resistido a todas las crisis

En sus 130 años de vida, Cafés La Mexicana ha sobrevivido a la Guerra Civil.

Libre Mercado

Cafés La Mexicana nació hace 130 años como una pequeña tienda de cafés en la calle Preciados de Madrid. Con el paso del tiempo, la empresa ha crecido y se ha diversificado, franquiciando nuevos establecimientos, creando el canal para hostelería, activando la venta online e, incluso, internacionalizando parte de sus ventas. Sin embargo, sus tiendas siguen siendo lo más importante, son "el alma" de Cafés La Mexicana. Hoy, la tienda de la calle Preciados es la que más café vende del mundo según el Guiness de los Records.

No es fácil sobrevivir a las crisis para el pequeño comercio, ni a las idas y venidas de una sociedad cambiante, pero esta pequeña tienda de cafés ha visto pasar tras su fachada roja, guerras, crisis y muchos cambios. ¿Cuál es el secreto para mantenerse a flote cuando parece que todo se acaba?

Álvaro Rodríguez, tercera generación de Cafés La Mexicana, nos cuenta que "es la fidelidad a tus principios lo que te permite perseverar. Nuestro padre y abuelo mostraron talento, pasión e intuición emprendedora, inculcándonos la cultura del café que nos ha acompañado hasta hoy y que sigue viva en nuestra fábrica de Madrid. Si algo hemos aprendido es que es crucial mantenerse fiel a tus principios, no flaquear y adaptarse a los cambios".

Adaptarse a las circunstancias

El pequeño comercio lleva años luchando para adaptarse a los nuevos tiempos, y las consecuencias de esta crisis del coronavirus serán devastadoras para muchos negocios. Pero La Mexicana quiere seguir apostando por sus tiendas, por su esencia. "Este es un duro golpe que hay que superar, levantarse y volver con más fuerza. Durante la Guerra Civil no llegaba café, y nuestro abuelo vendía malta y caramelos. Hay que adaptarse", señala Rodríguez.

Tratando de anticiparse a los estragos que causaría la pandemia, a principios de marzo La Mexicana reforzó la comunicación sobre la posibilidad de comprar online, tanto en medios como en sus propias tiendas, y reforzó este canal de venta. Para cuando se anunció el Estado de Alarma, las tiendas que estaban abiertas ya contaban con medidas de precaución higiénico-sanitarias, y a los clientes que acudían se les ofrecía la posibilidad de pedir su café desde casa, para lo que además de la web se habilitó un número de teléfono y se amplió el horario de atención telefónica.

De esta manera han podido conservarse parte de las ventas. Contar con este canal de venta consolidado y reforzado ha sido clave para afrontar esta crisis. La Mexicana abrió su tienda online: www.lamexicana.es hace varios años, en un momento en que la venta de alimentación por Internet aún no había despegado en España y mucho menos la del café, un sector que se fue incorporando tímidamente. Su estrategia consiste en replicar la experiencia que se vive en sus tiendas: sólo café 100% arábica recién tostado, recomendado según los gustos de cada cliente y, si se solicita, molido al momento para su cafetera. Sirven a toda España en 24h laborables.

Apoyo al pequeño comercio

La compañía referente en el mercado del café mantiene abiertas algunas de sus tiendas con servicios mínimos, en horario reducido y atendiendo a través de la ventana o desde la puerta. El trabajo es voluntario y todos han tenido que adaptarse a las medidas de seguridad y control del Ministerio de Sanidad, pero afirman que lo que ha facilitado y permitido la venta es sin duda la responsabilidad y el apoyo de sus clientes.

Abrir cuando las calles están vacías es una difícil decisión. Mantener gran parte de los gastos a cambio de una venta mínima es arriesgado, más aún para los negocios pequeños. Por eso La Mexicana ha querido colaborar con algunos de los pequeños locales cercanos a sus tiendas y ha puesto en marcha una iniciativa con la que publicitan venden los productos de estas a través de su infraestructura online. Comenzaron el Día del Libro con su pack de "poesías con café" colaborando con una encantadora librería del madrileño barrio de Malasaña. Una bonita iniciativa con la que esperan apoyar a otros pequeños comercios. Así es vender en tiempos de crisis, donde la unión del pequeño comercio hace la fuerza.

A continuación