Escrivá anuncia que la renta mínima empezará a cobrarse en junio y tendrá un coste de 3.000 millones

Se trata de una de las medidas que han enfrentado a Podemos y al PSOE en las últimas semanas.

Libre Mercado

Los detalles sobre el ingreso mínimo vital van saliendo a la luz. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha anunciado este martes que esta prestación empezará a cobrarse en junio y que tendrá un coste de 3.000 millones de euros al año. Esta cifra coincide con los 3.500 millones de euros que calculó la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), cuando, precisamente, José Luis Escrivá era su presidente.

Se trata de una de las medidas que han enfrentado a Podemos y al PSOE en las últimas semanas, ya que el partido de Iglesias pretendía establecerla con carácter de "urgencia" por la crisis del coronavirus, mientras el PSOE llamaba la calma en abril asegurando que todavía le quedaban "meses" para su puesta en marcha.

Antes de la pandemia, el PSOE ya pactó con Podemos la puesta en marcha de un Ingreso Mínimo Vital permanente con cargo a la Seguridad Social, aunque sería una medida que elaboraría el departamento de Escrivá —sin Pablo Iglesias— y con la que no pensaba precipitarse.

Finalmente, el técnico se ha comprometido a que esta prestación se empiece a pagar en junio a través de un "sistema multicanal" del que no ha dado más detalles, después de que él mismo lleve la norma al Congreso en mayo. Tampoco ha explicado cómo se estructurará, aunque en otras ocasiones ha apuntado que llegará a 1 millón de hogares.

Escrivá ha dado esta fecha en una rueda de prensa en la que ha repasado los datos de afiliación de abril. Durante la crisis del coronavirus no es la primera vez que el Gobierno no cumple los plazos de las propias prestaciones que anuncia.

¿Cumplirá el plazo esta vez?

Ejemplo de ello son los ERTE, que el Ejecutivo socialista ha reconocido, que, de los 3,4 millones de afectados por estos expedientes que hay en la actualidad, a día de hoy hay 300.000 personas que todavía no han cobrado la prestación.

El 3 de abril se produjo el primer pago del paro de los ERTE por la covid-19 y muchos empleados se quedaron sin cobrar, aún habiendo dejado de trabajar el marzo. Ayer lunes, se produjo el segundo pago, y muchos afectados se volvieron a quejar de que tampoco habían cobrado.

Otro retraso del Ejecutivo es la prestación de las empleadas de hogar, que podrían cobrar en junio el subsidio extraordinario aprobado en marzo. Desde hoy, día 5, se puede solicitar la prestación, pero, como se cobrará el día 10 de cada mes, puede que al Gobierno no le dé tiempo a tener el dinero listo en 5 días.

En el caso de los autónomos, lo que ha ocurrido es que, tanto en marzo como en abril, la Seguridad Social ha cobrado indebidamente las cuotas mensuales a algunos trabajadores por cuenta propia que habían cerrado. Según ATA, hay 400.000 autónomos que ya llevan pagadas dos cuotas y, según la Seguridad Social, estas cuantías se devolverán de oficio.

A continuación