Euforia en Trabajo por el "récord histórico" en el pago de 5,2 millones de prestaciones

El número dos de Trabajo celebra el "récord" de prestaciones concedidas en el peor mes de abril de la historia en materia de desempleo.

Luis F. Quintero

El secretario de Estado de Trabajo y número 2 de Yolanda Díaz, Joaquín Pérez Rey no ha escondido su entusiasmo, casi euforia, al trasladar a la opinión pública que el número de prestaciones por desempleo pagadas en el mes de abril ha marcado un "récord histórico" al alcanzar las 5.197.151 prestaciones, por un valor superior a los 4.500 millones de euros.

La ministra Yolanda Díaz también ha compartido su alegría en redes sociales y ha sacado pecho de la hazaña de su ministerio:

Estos datos demuestran, según nos cuentan los titulares del Ministerio de Trabajo, el compromiso del ejecutivo con la protección del desempleo.

Parados oficiales, parados extraoficiales

No obstante, el subconsciente ha jugado hoy una mala pasada al número dos de Yolanda Díaz, en su empeño por negar una realidad pasmosa, y es que los trabajadores afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) son en realidad desempleados. Preguntado por la cantidad que perciben los trabajadores afectados por ERTE, "si cobran una cantidad estipulada o cobran el 70% de la base reguladora", que decía el periodista, Joaquín Pérez Rey contestaba: "Lo que cobran los trabajadores en desempleo es lo que marca la norma, el 70% de la base reguladora, eso sí, teniendo en cuenta" las particularidades de cada caso y que también recoge la norma, como personas a cargo, ingresos familiares, etc. Vamos, que los afectados por ERTE también son desempleados. No sabemos si Yolanda Díaz tendrá que explicarle despacito a su número dos qué significa ERTE y si sus afectados son o no desempleados.

¿Cuántos afectados por ERTE hay?

Con los datos ofrecidos por el número dos de Yolanda Díaz, la pregunta era obvia: si hay 3,83 millones de parados, y cuatro millones de afectados por ERTE, según decía el presidente del Gobierno, es decir un total de cerca de 7,8 millones de desempleados, y se han pagado 5,2 millones de prestaciones… ¿qué pasa con los 2,6 millones de desempleados que no cobran prestación? Y aquí ha venido un cruce de cifras que en absoluto ha aclarado el Gobierno.

En primer lugar, el secretario de Estado de Trabajo ha destacado que hasta ahora se han contabilizado los trabajadores afectados por ERTE mediante estimaciones basadas en el tamaño de las empresas que los solicitaban y que reportaban las comunidades autónomas. "Este dato se ha demostrado que es mucho mayor al de la realidad" decía Pérez Rey, ¿por qué? Porque han decidido empezar a contabilizar las personas afectadas por ERTE sólo aquellas a las que se ha concedido la prestación y que, según ha dicho el secretario de Estado de seguridad social asciende a 3,3 millones de personas (3 millones de ERTE por causas de fuerza mayor y 300.000 por otras causas).

Vamos, que saca de la estadística de un plumazo todas las solicitudes de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, ya que sólo contará las que se concedan.

ERTE, baza de negociación

Eso sí, el número dos de Yolanda Díaz en trabajo no ha perdido la ocasión para recordar que la naturaleza de los ERTE por fuerza mayor aprobados con motivo del estado de alarma terminan cuando termine el estado de alarma, y por ese motivo ha apelado "a la responsabilidad" de los grupos políticos para que prolonguen y aprueben el Estado de Alarma para que así las empresas vean satisfecho sus necesidades y que puedan mantener en el tiempo estos expedientes de regulación de empleo temporal.

También ha dicho que nos encontramos ante "una oportunidad histórica" de alcanzar un acuerdo contra la precariedad laboral que cuente con el apoyo de todos y un papel fundamental del "dialogo social".

Que los paguen los bancos

Eso sí, para que los afectados por ERTE y el resto de desempleados puedan cobrar la prestación después de quedarse sin trabajo con motivo de la brutal paralización de la actividad que ha provocado el estado de alarma y que de momento no han visto un euro en su cuenta, el Gobierno ha encontrado la solución: que lo paguen los bancos.

Así lo ha explicado el secretario de Estado de Trabajo, quien ha trasladado que el Gobierno está "trabajando de manera muy intensa" en un acuerdo con las Cajas de Ahorro "al que creemos que se adherirán el resto de entidades financieras" para que adelanten el pago a las personas a las que se apruebe el cobro de la prestación. Es decir, que los Bancos no sólo van a tener que conceder los préstamos a las empresas afectadas por la crisis con los avales del ICO, sino que también van a adelantar el pago de las prestaciones a los parados.

A continuación