El mercado laboral termina abril con más de 7 millones de personas sin trabajar

Si sumamos los 3,3 millones afectados por ERTE a los 3,8 millones de parados, la cifra de españoles sin trabajar es insólita.

Beatriz García

Nuevo mazazo del mercado laboral en abril. A primera hora de la mañana de este martes, como es habitual, el Ministerio de Trabajo ha publicado los datos de empleo del cuarto mes del año, que han resultado ser los peores en la historia de este mes. Abril es un mes tradicionalmente bueno para el empleo, debido al inicio de los contratos de la Semana Santa, pero esta vez, ha terminado con un resultado catastrófico: 282.891 parados más que en marzo.

Este dato supera con creces al de 2009, el año con el peor abril de la serie histórica hasta ahora. Entonces, en pleno pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el cuarto mes del año se saldaba con sólo 40.000 desempleados más. Once años después, la cifra se multiplica por 7.

captura-de-pantalla-2020-05-05-a-las-134

Por sectores, la crisis del coronavirus ha causado estragos en los Servicios, ya que el estado de alarma ha impedido que continuaran abiertos la mayoría de los negocios y las bajas expectativas de futuro han mandado al paro a una plantilla con una alta temporalidad. En concreto, en términos absolutos, el desempleo en el sector terciario se ha incrementado en 219.128 (8,76%) personas. En la Industria sube en 26.832 (8,92%), en la Construcción se incrementa en 25.055 (7,84%) personas y en la Agricultura en 4.015 (2,52%).

Así, el número total de parados en España se sitúa las 3.831.203 personas, lo que supone la cifra más alta del registro del SEPE desde mayo de 2016.

captura-de-pantalla-2020-05-05-a-las-094

La estadística de los ERTE favorece al Gobierno

Pero en esos más de 3,8 millones de desempleados no está incluida la cascada de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que se ha producido en nuestro país desde el 14 de marzo. Esto no es una decisión del Gobierno, las estadísticas no lo contemplaban anteriormente porque los ERTE eran procesos laborales muy puntuales que se producían cuando las empresas se encontraban con caídas de producción que pensaban recuperar. Eso sí, los ERTE de fuerza mayor, que son los asociados al coronavirus, eran completamente marginales. Por ejemplo, podían darse si se quemaba una fábrica y en pocos casos más.

Por tanto, gracias a las estadísticas, el Gobierno se ha vuelto a salvar de unos titulares con unas cifras todavía más desastrosas. "Los ERTE No son parados", espetaba una molesta Yolanda Díaz a las preguntas de Libertad Digital en la rueda de prensa del mes pasado, "están dados de alta", insistía. Entonces, la debacle laboral de marzo obligó a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y al ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, a encargarse de la rueda de prensa para dar cuenta de los datos, a pesar de que lo habitual es que lo hagan sus secretarios de Estado. Y no es para menos, porque el pasado mes de marzo terminó con 302.365 desempleados más, nunca ,en ningún mes del año, se había registrado tal sangría.

7 millones de personas sin trabajar

Aunque los ERTE no sean parados en la teoría, hay que tener en cuenta que son personas que están en su casa cobrando o a punto de cobrar una prestación del SEPE, y que la supervivencia de sus puestos de trabajo dependerá de la capacidad de cada empresa de aguantar la recesión en la que se adentra España sin remedio. Según las previsiones del propio Ejecutivo de Pedro Sánchez, la economía española se hundirá este año un 9,2%.

De hecho, el Ministerio de la Seguridad Social ha informado también este martes de que, a 30 de abril, el total de afiliados que "estaban protegidos por una situación de suspensión total o parcial por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE)" era de 3.386.785 personas. Esta cifra representa al 24,25% de los afiliados en el Régimen General y de ellos, 3.074.462 se encontraban en situación de ERTE por fuerza mayor. Por tanto, si sumamos los 3,3 millones afectados por ERTE a los 3,8 millones de parados, resulta que en abril hubo más de 7 millones de españoles que estuvo sin trabajar, una cifra insólita y que refleja la magnitud de la crisis a la que nos enfrentamos.

Estamos de acuerdo en que los ERTE técnicamente no son parados, pero tampoco hay que olvidar que pueden serlo si la economía no se recupera. Por tanto, los efectos de coronavirus han empezado por marzo y abril, pero seguirán causando estragos en los meses venideros.

Por el lado de la Seguridad Social, España cerró el mes de abril con un descenso de 49.074 afiliados, hasta situarse el número total de ocupados en 18.396.362. En términos de afiliación media (que es la que se venía publicando antes de la crisis sanitaria), la Seguridad Social registró un descenso de 548.093 ocupados respecto a marzo (-2,9%). No se producía una pérdida de afiliación en abril respecto a marzo desde el año 2009.

captura-de-pantalla-2020-05-05-a-las-134

Si se analiza el efecto de la pandemia del coronavirus desde mediados de marzo, cuando se declaró el estado de alarma, hasta finales de abril, la pérdida de afiliados al sistema alcanza los 947.896 ocupados. En cuanto al número de parados, en este mes y medio casi alcanza las 600.000 personas.

ERTE sin cobrar

Las oficinas de empleo están desbordadas por los ERTE, y lo mismo ocurre con las de los asesores y gestores, que no dan abasto con la cantidad de trámites burocráticos que tienen que hacer para llevar a cabo estos procesos en nombre de sus clientes. El 3 de abril se produjo el primer pago del paro de los ERTE por la covid-19 y muchos empleados se quedaron sin cobrar, aún habiendo dejado de trabajar el marzo. Ayer lunes, se produjo el segundo pago de los ERTE, y muchos usuarios de Twitter volvieron a denunciar que tampoco habían cobrado.

El dato que no ha dado el Gobierno es cuántos de los afectados por un ERTE en España han cobrado la prestación que les corresponde a día de hoy. Frente a los testimonios de las redes sociales, el secretario de Estado de Trabajo y número 2 de Yolanda Díaz, Joaquín Pérez Rey, ha asegurado este martes que "son muy pocos" los trabajadores afectados que no han cobrado el ERTE, pero que el Gobierno está negociando con la banca para que sean ellos los que adelanten el dinero. Pérez Rey ha agradecido los esfuerzos de las entidades financieras adelantando al día 3 los pagos de los ERTE que el Gobierno paga el día 10. Es llamativo este cambio de discurso cuando su partido, Podemos, se ha erigido como el enemigo de los banqueros. En total, la factura de los ERTE supondrá la friolera de 17.894 millones de euros para los contribuyentes. En el Gobierno presumen de que están pagando 5,2 millones de prestaciones.

A continuación