Lorenzo Amor: "O el gobierno actúa o perderá una de cada cinco empresas"

El presidente de los autónomos relata en esRadio el drama que vive su colectivo, castigado por la crisis del coronavirus y la inacción del Gobierno.

Libertad Digital / esRadio

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, ha atendido la llamada de Es la Mañana de Federico para analizar la situación que atraviesa este colectivo tan importante para el tejido productivo en España.

Amor ha descrito el auténtico drama que están viviendo los autónomos que no están recibiendo ayudas efectivas por parte del Ejecutivo. Para muestra, un botón: dos cifras que ha ofrecido Amor: 1,4 millones de autónomos han solicitado la prestación por cierre de actividad (661 euros). Y a la mitad de ellos, más de 700.000, "mañana día 30 se les va a pasar la cuota de autónomos". ¿Que cómo podrán pagarla? Amor responde: "Muchos autónomos están pasando su tarjeta de crédito por su propio datáfono para que haya dinero en la cuenta y que se pueda pagar la cuota".

Para Amor, "la magnitud de esta crisis económica y social va a depender del nivel que tenga el Gobierno de apoyar a pymes y autónomos. Dependiendo del nivel de apoyo se va a destruir más o menos empleo". En este sentido, Lorenzo Amor ruega al Gobierno que mantenga los ERTE "más allá del verano" y que deje que "vayan incorporándose a la plantilla a medida que sube la actividad", y que se aprueben ayudas a autónomos como moratorias a los alquileres de locales. En definitiva, decía Amor que, o el Gobierno toma medidas decididas de apoyo y ayuda a la liquidez de los autónomos o "va a perder una de cada cinco empresas de este país y vamos a llegar a los seis millones de parados".

Para el presidente de ATA, "la EPA de ayer puede ser un aperitivo, la del segundo trimestre va a ser mala, pero la del tercero puede ser dramática", auguraba si el Gobierno no se toma en serio las ayudas a los autónomos.

Entre las mediadas que Lorenzo Amor ha indicado como prioritarias destaca la de "que los ERTE puedan ir más allá del verano" y que la incorporación de esos trabajadores al empleo anterior, "se vaya desarrollando a medida que aumenta la actividad". Lo que no tiene sentido, decía Amor, es que "un bar que tiene cinco empleados tenga que recuperar a los cinco para que cuando abra sólo pueda poner en marcha una mesa en la terraza".

En el plano de las ayudas que solicitan también está la de que llegue liquidez por la vía de los "préstamos ICO", que no están llegando, y "son más de 900.000 autónomos los que han solicitado ya esta financiación", decía. En definitiva "o el Gobierno se convence de que son los autónomos y las empresas los que crean empleo, actividad y riqueza, o la crisis va a ser mucho más dura".

Advertía también de que "estamos a 11 días del 11 de mayo y los sectores que van a abrir no tienen ni idea de lo que va a pasar". Expresaba su deseo de que "la orden ministerial que regule la apertura de los negocios el día 11 de mayo no se conozca el 10 de mayo a las once de la noche".

Se preguntaba Amor indignado si "en el comité de expertos hay algún empresario o alguien que haya tenido que pagar alguna nómina en su vida", al quejarse de nuevo de la falta de diálogo por parte del Ejecutivo. Amor cree que el Gobierno no está en la realidad: "¿De verdad alguien piensa que se van a poder mantener durante seis meses los empleos que se han acogido a ERTE en la hostelería si tienen que abrir sólo con un 30% de la actividad?". Con eso no llega ni para pagar el alquiler del local, los permisos y los impuestos, añadía el presidente de ATA.

Drama, en el mejor de los escenarios

El problema, decía Amor, es que la falta de este tipo de medidas se va a traducir de manera inmediata en destrucción de actividad: "Según las organizaciones sectoriales, en el mejor de los escenarios se van a perder 100.000 bares y restaurantes en nuestro país", decía y añadía: "Estamos a diez días de la fase de desescalada y todavía nadie nos ha explicado qué medidas de seguridad debemos tomar para volver a abrir nuestros negocios".

En cuanto a las excusas que a menudo se ponen sobre la imposibilidad de hacer otra cosa, Amor ha recordado que otros países están haciéndolo bien: Alemania o Dinamarca han puesto a disposición de los autónomos recursos más que suficientes para mantener la actividad durante al menos tres meses. "Aquí nos dan 661 euros a la mitad de los autónomos".

A continuación