Bruselas desenmascara el derroche de Sánchez: el déficit de 2019 fue mayor de lo anunciado

El gobierno socialista sufre un nuevo correctivo por parte de Eurostat, que detecta un desfase superior a lo anunciado en 2.300 millones.

Diego Sánchez de la Cruz

España cerró el curso 2019 con un déficit público del 2,8% del PIB. Se trata del primer aumento en el desajuste fiscal desde el año 2012, un ejercicio en el que España vivió los peores momentos de la crisis. El gobierno de Pedro Sánchez había anunciado que el descuadre presupuestario de 2019 había sido del 2,6% del PIB, incumpliendo su propio objetivo del 2% del PIB.

La agencia estadística europea, Eurostat, ha confirmado el desfase registrado en las cuentas en un boletín que recoge el saldo presupuestario final para el conjunto de los países miembros de la UE. Según dicho informe, el diferencial entre ingresos y gastos fue negativo en 35.195 millones de euros, lo que supone regresar a las mismas cifras de incumplimiento que se dieron en 2017. Además, esta cifra de déficit supone unos 2.300 millones más de lo que había anunciado el gobierno.

Si se mide el déficit en términos de PIB, encontramos que España cerró el año 2016 con un desajuste del 4,3% del PIB, pero redujo esta brecha en 2017 hasta el 3% del PIB. En el curso 2018, año en que Pedro Sánchez desalojó a Mariano Rajoy de la Moncloa, el saldo final se redujo con menos intensidad, hasta quedarse en un 2,5% del PIB. Sin embargo, en 2019 volvió a producirse un empeoramiento fiscal, con un déficit que alcanzó el 2,8% del PIB.

El tamaño del Estado había bajado con cierta regularidad bajo gobierno de Mariano Rajoy, pasando del 48,7% al 41,2% entre 2012 y 2017. En términos absolutos, los desembolsos presupuestarios pasaron de 501.688 a 478.669 millones de euros entre ambos años. Sin embargo, entre 2018 y 2019 se ha vuelto a producir un aumento progresivo del peso del Estado, que en 2019 alcanzó el 41,9% del PIB.

En cuanto al endeudamiento público, las cifras absolutas han registrado un crecimiento hasta los 1.188.862 millones de euros con los que cerró 2019, una cifra que supone un aumento de 43.765 millones respecto a los 1.145.097 millones que se anotaba el Tesoro en 2017. El crecimiento de la economía ha maquillado esta cifra en términos relativos, puesto que el peso de la deuda con respecto al PIB ha caído del 99% al 96% del PIB entre los años 2017 y 2019.

Dieciséis socios europeos, con superávit

El mal desempeño fiscal de España contrasta con el superávit que alcanzaron 16 de los 27 países miembros de la UE: Dinamarca (3,7% del PIB), Luxemburgo (2,2%), Bulgaria (2,1%), Chipre y Países Bajos (1,7%), Grecia (1,5%), Alemania (1,4%), Austria (0,7%), Malta, Eslovenia y Suecia (0,5%), Irlanda y Croacia (0,4%), República Checa y Lituania (0,3%) o Portugal (0,2%).

En cuanto a la deuda pública, su peso es muy reducido en Estonia (8% del PIB), Bulgaria (20%), Luxemburgo (22%), República Checa (31%) o Dinamarca (33%), pero alcanza dimensiones muy elevadas en Grecia (177%), Italia (135%), Portugal (118%), Bélgica (99%), Francia (98%) o España y Chipre (96%).

A continuación