El aislamiento 'light' de Suecia, ¿victoria o fracaso? 10 gráficos clave para el debate

Voces críticas con el confinamiento generalizado aplauden la apuesta sueca, aunque presenta más positivos que sus vecinos nórdicos.

Diego Sánchez de la Cruz

Desde que estalló la crisis sanitaria del coronavirus, Suecia ha apostado por medidas de aislamiento social mucho menos radicales que las aplicadas en otros países. Se han tomado algunas decisiones restrictivas, como la prohibición de reuniones de más de 50 personas, pero no se han dado pasos tan drásticos como los que sí vemos en España y otros países. Así, en el índice de restricciones que ha elaborado la Universidad de Oxford, Suecia recibe alrededor de 55 puntos, casi la mitad de la nota para España o Italia.

01-nivel-restricciones-coronavirus-confi

Si repasamos los datos de movilidad que ofrece Google, podemos comprobar el acusado diferencial entre el caso sueco y nuestro país. Las salidas a comercios y restaurantes han caído un 92% en España, frente al 41% del Reino nórdico. El descenso en las visitas a supermercados o farmacias es del 44% en nuestro caso, pero solo arroja una corrección del 15% en el país escandinavo. En la concurrencia observada en parques y zonas verdes, España refleja una caída del 85% y Suecia registra un crecimiento del 84%. La presencia en estaciones y nodos de transporte baja un 84% en la Vieja Piel de Toro y un 36% en el país gobernado por Stefan Löfven. Por último, la asistencia presencial al trabajo se reduce un 63% en España y un 24% en el caso del país escandinavo.

02-caida-movilidad-espana-suecia-coronav

El porqué de las dudas

Las dudas sobre la apuesta sueca obedecen, esencialmente, a la comparativa entre sus resultados en materia de la salud y los de sus países vecinos. Si, por ejemplo, nos fijamos en el número de positivos diagnosticados, vemos que hay una brecha aparentemente grande con respecto a Dinamarca, Noruega o Finlandia. No obstante, al ajustar los datos para tener en cuenta el tamaño de la población, el diferencial con Dinamarca y Noruega se mantiene más o menos constante y solo Finlandia presenta una situación marcadamente mejor.

1-positivos-coronavirus-paises-nordicos-

Sin embargo, en la medición referida al número de test realizados, Suecia sí presenta datos alejados a los de sus vecinos, tanto en los datos brutos como en la tasa por habitante.

2-test-coronavirus-paises-nordicos-sueci

En cuanto a la saturación y congestión del sistema sanitario, los indicadores que maneja el IHME anticipan que el pico en materia de presión sobre los hospitales se alcanzará en torno al 29 de abril, una cifra que también debería coincidir con el punto de inflexión en materia de mortalidad.

4-modelo-presion-congestion-sanitaria-co

Si procedemos a analizar el total de fallecidos, que quizá constituye el indicador más crítico de todos. Suecia ha sufrido 152 muertes por coronavirus, frente a las 61 de Dinamarca, las 30 de Noruega o las 17 de Finlandia. Los modelos del IHME anticipan que el punto de inflexión en materia de fallecidos se alcanzará a final de abril o comienzos de mayo.

3-muertes-coronavirus-paises-nordicos-su
5-modelo-mortalidad-coronavirus-suecia.p

Los argumentos a favor del aislamiento 'light'

Como explicó Mario Noya en Libertad Digital, defensores del aislamiento light como el célebre analista y escritor liberal Johan Norberg ponen el acento en la búsqueda de la inmunidad comunitaria y piden que los datos de Suecia se evalúen a largo plazo, puesto que la meta última de esta estrategia sería "lograr inmunidad comunitaria" en vez de minimizar el impacto sanitario de corto plazo. Según Norberg, la mayor mortalidad sueca sería "un resultado lógico de la decisión de Dinamarca o Noruega de posponer contagios y muertes mediante el bloqueo completo de sus sociedades. Ahora queda por ver qué ocurre cuando empiecen a abrirlas de nuevo y afronten una nueva oleada de coronavirus".

Las tesis de Norberg recuerdan al discurso de Johan Giesecke, asesor de la Oficina de Epidemiología del Gobierno de Suecia, un ente que dirigió durante años. Giesecke fue también el primer Director de la División Científica del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades y se ha convertido en portavoz oficioso del gobierno de Stefan Löfven a la hora de explicar los fundamentos epidemiológicos que descansan detrás de la estrategia de aislamiento light adoptada por el Reino nórdico.

En opinión de Giesecke, "si analizamos los datos que tendrán los países nórdicos dentro de un año, no veremos grandes diferencias". El experto sueco sostiene que la elevadísima transmisión hace muy difícil controlar el número de contagiados (proyecta que alrededor de la mitad de la población habrá pasado por la enfermedad), pero también sostiene que el número de asintomáticos y recuperados es mucho mayor de lo que podría parecer, de modo que la mortalidad de la enfermedad sería menor de lo que parece.

En esta línea van algunos informes centrados en Estocolmo que estiman que el pico de infecciones se alcanzó a mediados de abril y que un tercio de la población sueca habría sufrido un contagio por coronavirus. En esta línea, la capital sueca alcanzaría un escenario compatible con la "inmunidad comunitaria" a lo largo del mes de mayo. Aunque el gobierno no confirma formalmente estos informes y pide prudencia ante el elevado grado de incertidumbre, el Ejecutivo considera que estas estimaciones coinciden, en gran medida, con la información y las proyecciones que manejan las autoridades.

¿Y qué hay de la economía? El gobierno estima que el paro subirá de forma más moderada a la esperada en otros países europeos (del 7% al 9%) y calcula que el PIB bajará un 4% en 2020 para después recuperar dicha caída en 2021. Si se diesen estos escenarios, el descenso de la producción y de la ocupación sería notable, pero marcadamente inferior al que se espera, por ejemplo, para España, de modo que se materializaría una "crisis en V" y no una recesión más fuerte.

Hace falta tiempo para tener perspectiva

Los anteriores datos, estimaciones y argumentos recogen los principales puntos del debate a favor y en contra del aislamiento light decretado por Suecia contra el Covid-19. El tiempo ayudará a dar y quitar razones a unos y otros, puesto que una apuesta como la del Reino nórdico no puede medirse en el corto plazo, sino que debe estudiarse en el largo plazo. Se trata, sin duda, de una estrategia arriesgada que, dependiendo de los datos que nos encontremos con el paso del tiempo, supondrá un claro respaldo o un lastre para el gobierno de Stefan Löfven.

A continuación