La factura del 8-M: adelantar el confinamiento habría evitado el 80% de las muertes por coronavirus

Si el Gobierno hubiera decretado el cierre una semana antes, el 7 de marzo, se habrían salvado cerca de 14.500 vidas a fecha de 15 de abril.

M. Llamas

"Las medidas tan duras que hemos adoptado están salvando vidas". Esta es una de las muchas frases que pronunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en el Congreso el pasado miércoles. Y no le falta razón.

Es evidente que el confinamiento decretado el 14 de marzo está logrando contener los contagios por coronavirus, las hospitalizaciones y el número de fallecidos, tal y como se encarga de recordar el Ejecutivo día sí y día también. De hecho, tanto Sánchez como su vicepresidente, Pablo Iglesias, han citado en diversas ocasiones un reciente estudio del Imperial College que, entre otros aspectos, calcula que la drástica cuarentena aplicada en España habría prevenido entre 5.400 y 35.000 muertes.

Ahora bien, dicho esto cabría preguntarse qué habría pasado si el Gobierno hubiera adoptado esa decisión un poco antes. No en vano, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya aseguraba en el Consejo de Sanidad de la UE celebrado el 6 de marzo que la situación causada por la Covid-19 era "preocupante" y entrañaba "un riesgo serio", tal y como avanzó Libertad Digital.

La cuestión es que ya empiezan a surgir respuestas a tal pregunta. La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) acaba de publicar un informe en el que analizan la efectividad de las medidas de confinamiento adoptadas con la declaración del estado de alarma para reducir los contagios por Covid-19 en España.

infectados001.jpg

Y la primera conclusión es clara: aplicando un modelo econométrico sobre la evolución del número de contagios, sus autores, Luis Orea e Inmaculada Álvarez, calculan que el estado de alarma decretado el 14 de marzo ha evitado 491.000 infecciones hasta el pasado 4 de abril, ya que, en su ausencia, el número de casos confirmados subiría de 127.000 a un total de 617.000.

De este modo, la cuarentena ha reducido en un 79,5% la potencial expansión del virus. Y, como es lógico, esta decisión también ha evitado más de 220.000 hospitalizaciones, casi 26.000 ingresos en cuidados intensivos y un total de 46.619 muertes adicionales a las registradas hasta el citado 4 de abril.

Sin embargo, también arroja una segunda conclusión muy relevante. Y es que, de haberse decretado el confinamiento la semana previa, el 7 de marzo, un día antes de las famosas manifestaciones feministas del 8-M, "el número de infectados se habría podido reducir muy significativamente", dado que se situaría en unos 48.000 a fecha 4 de abril, frente a los 127.000 registrados oficialmente.

infectados002.jpg

Es decir, un 62% menos y hasta un 92% inferior respecto a la expansión potencial de la infección en ausencia de cuarentena. Según este estudio, "tal disminución hubiera evitado probablemente el colapso de muchos hospitales en nuestro país".

Aunque, en este segundo escenario, los autores no estiman el número de muertes que se habrían evitado si el Gobierno hubiera ordenado el cierre el 7 de marzo, otro economista, Juan Ramón Rallo, arroja la respuesta. A fecha del 15 de abril, y tomando como referencia un ritmo de contagios moderado, España contaría hoy con unos 56.000 contagiados frente a los 178.000 registrados oficialmente. ¿Y cuántos fallecidos presentaba el país con 56.000 contagios? 4.089 —a fecha 26 de marzo—, frente a los 18.560 contabilizados hoy.

Así pues, de haberse decretado el confinamiento el 7 de marzo, el número de infectados a 15 de abril sería de 56.000 y el de muertes 4.089, frente a los 178.000 y 18.560 registrados, respectivamente. Adelantar el confinamiento una semana habría salvado unas 14.500 vidas, evitando con ello el 80% de las muertes por coronavirus.

A continuación