El 'socavón' del coronavirus en las cuentas públicas puede disparar el déficit a niveles nunca vistos del 15%

El Estado podría perder 40.000 millones de euros de recaudación por la parálisis económica del coronavirus.

Beatriz García

Aunque la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, señale como "muy prematuras" a las estimaciones que publicó ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la economía española, cada vez son más los organismos, casas de análisis y economistas que hacen números sobre el terrible escenario económico que se avecina. El FMI vaticina que España será uno de los países más castigados por la pandemia del coronavirus, con una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 8%, con una tasa de paro disparada hasta el 20,8% y con un déficit del 9,2%, que nos retrotrae a los peores años de la crisis. Preguntada por estos datos, Montero aseguró ayer martes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que el FMI "no tiene una perspectiva que permita calibrar la hondura de la crisis" en nuestro país.

Hoy le ha tocado el turno al Consejo General de Economistas, y sus predicciones tampoco son nada alentadoras. Según los cálculos de los expertos, los gastos que ocasionará el Covid-19 para el Estado podrían ser, fácilmente, de unos 120.000 millones de euros. Hay que recordar que Sánchez anunció en marzo un plan de 200.000 millones, aunque esa cuantía sería irrealizable para las cuentas españolas. Solo en un primer momento dijo que se movilizaban 117.000 millones desde el sector público, pero la letra pequeña era que 100.000 millones serían avales para créditos que no se tendrán que aplicar en su totalidad. De hecho, un mes después, sólo ha activado 40.000 millones de esos avales de los que apenas han concedido 4.739 millones en préstamos.

Para hacer su pronóstico para este año, el Consejo General de Economistas parte de un PIB de 1,26 billones de euros. Por lo tanto, en principio, el déficit que añadirán estos gastos extraordinarios puede alcanzar el 9,49%. Como el déficit previsto para este año es del 1,8%, se le añaden otros 22.800 millones de euros. Eso sí, si tenemos en cuenta que el PIB caerá por la crisis, no siendo pesimistas, un 5%, pasaría a ser de 1,20 billones. El déficit, solo con esos datos, sería en términos relativos del 11,88%.

Si suponemos que la recaudación, por la disminución de actividad y de rentas pueda bajar a niveles, no tanto de 2009 (120.576 millones de euros) sino, por ejemplo, a algo parecido a lo que recaudaba el Estado en 2013 (unos 170.000 millones), eso supondría perder recaudación por 40.000 millones de euros, lo cual daría un déficit de 182.800 millones, y un histórico déficit sobre PIB del 15,21%, con el consiguiente incremento de deuda pública. Solo en el año 2009, la diferencia entre ingresos y gastos de nuestro país estuvo por encima del 11% (11,22%), ahora, se podría incrementar esa cifra, que baila respecto al FMI por criterios contables.

Esto es una proyección del 'socavón' que puede producir la crisis sanitaria en las cuentas públicas, señalan sus autores. A este respecto, Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas de España, ha manifestado que "no se puede perder de vista que, sin ser pesimistas, el déficit de 2020 se puede ir por encima del 12% del PIB". Ante estas perspectivas, ha señalado Pich, "lo que se requiere son propuestas sensatas y realistas, y arrimar todos el hombro".

¿Cómo fue la recaudación de 2019?

Los ingresos tributarios del Estado se han incrementado un 2% en 2019 con respecto a 2018, experimentando subidas de recaudación todos los grandes impuestos, IRPF, IVA e IIEE, con la excepción del Impuesto sobre Sociedades, que ha caído.

captura-de-pantalla-2020-04-15-a-las-152

El incremento de recaudación en el IRPF de 2019, con respecto al 2018, fue del 4,87%, aunque habría sido mayor si no fuera, por ejemplo, por la pérdida de ingresos de los 1.616 millones menos de la sentencia que declaró exenta la prestación por maternidad.

Eso sí, en el Informe de Recaudación se reconoce el impacto positivo que ha tenido en la recaudación el aumento de las cantidades a ingresar en la campaña de Renta de 2018, debido a que muchos contribuyentes, a finales de ese año, adelantaron transmisiones, originándose ganancias patrimoniales no sujetas a retención que provocaron esos mayores ingresos en la autoliquidación, "lo cual se achaca a una actitud defensiva" ante los anuncios del Gobierno de Sánchez e Iglesias de llevar a cabo una subida de la tarifa aplicable a las base del ahorro

La disminución de ingresos de un 4,45% en el Impuesto sobre Sociedades, se explica por la AEAT, fundamentalmente, por devoluciones extraordinarias de 1.216 millones, sin las que se hubiera superado la recaudación del anterior ejercicio, y a la caída de la recaudación por el segundo pago fraccionado del año, que se debió al excepcional mal comportamiento de cinco grandes grupos. En sentido contrario incidió que en la campaña de 2018 se produjeran mayores ingresos que en la anterior.

A continuación