Mueren 33 sanitarios y se eleva el contagio: el Gobierno sigue sin darles protección un mes después

Enfado entre enfermeros y médicos por el blanqueamiento del Covid-19 que está haciendo el Gobierno.

Elena Berberana

El Hospital Severo Ochoa se llenaba de lágrimas al conocer la noticia de la muerte de Esteban Peñarrubia, el enfermero de quirófano de 57 años que llevaba varios días luchando contra el Covid-19. Entre el enfado, el dolor y la rabia, sus compañeros homenajeaban a las puertas del centro hospitalario al sanitario desgraciadamente fallecido.

Con Esteban han muerto ya 24 sanitarios, la cifra se ha elevado a 10 profesionales más desde el pasado jueves. El enfado es monumental entre los enfermeros y médicos que desde la impotencia ven asumidos el papel de héroes por obligación. Sin embargo, no dejan de ser víctimas de la gestión nefasta y tardía que el Gobierno ha realizado. Así lo denuncia el Sindicato de Enfermería Satse que afirma con rotundidad que estas muertes podían haberse evitado de no estar siendo enviados al campo de batalla desnudos ante el Covid-19.

sanitarias-se-protegen.jpg
Sanitarias se protegen con sacos de abono I Satse

El malestar crece entre los sanitarios al comprobar que el Ministerio de Sanidad está blanqueando la situación del Covid-19. En solo tres días han aumentado los contagios de médicos, enfermeros y auxiliares en 1.670. El pasado viernes Libertad Digital recogía la cifra de 22.000 contagiados, ahora ascienden a 26.672 sanitarios infectados. El dato evidencia que los pacientes siguen transmitiendo el coronavirus a los profesionales que los cuidan porque estos no cuentan con armas para defenderse.

El epidemiólogo que dulcifica

Fernando Simón, recuperado del Covid-19, ha vuelto a reaparecer para ofrecer estos datos alarmantes de infecciones entre los sanitarios pero envueltos en un discurso propagandístico que dulcifica la dramática realidad. El epidemiólogo ha dicho que "la gravedad del coronavirus Covid-19 entre el personal sanitario ha sido menor que en la población general, aunque ha habido fallecidos".

Tampoco, y pese a las denuncias de los sindicatos médicos, de enfermería y farmacéuticos desde febrero, todavía no se ha hecho un seguimiento ni un estudio desde el Gobierno de la evolución de la infección del Covid-19 entre los sanitarios. Simón simplemente se ha limitado a adelantar que "está preparando un documento sobre el impacto que ha tenido el virus entre los profesionales sanitarios, para valorar en detalle cómo ha sido su evolución", sin dar más detalles.

Cronología del abandono

En contraposición a la versión oficial del Gobierno, el virus campa a sus anchas por los hospitales españoles infectando a diestro y siniestro un mes después de que se decretara el estado de alarma el 15 de marzo. Tres días después, el 17 de marzo había 455 sanitarios contagiados, bien pues la curva de contagios ha ascendido velozmente, llegando el 30 de marzo a 12.298 positivos de Covid-19, y a 25.000 sanitarios el 11 de abril. No obstante, los sindicatos calculan que puede haber hasta más de 30.000 infectados porque no se están haciendo todos los test.

Ante esto, Simón no ha tenido nada más que decir que "son profesionales que trabajan, por lo tanto, su edad media es menor, o al ser personal en contacto con el hospital el diagnóstico es más precoz, por ejemplo. Son los que a más riesgo están de contraer el coronavirus".

Para Satse no hay excusas que valgan. El Gobierno sigue vendiendo la gran noticia de que está cayendo el número de fallecidos, sin embargo, el Sindicato de Enfermería señala que todavía están colapsados y trabajando sin el material de protección después de un mes. Los sanitarios se preguntan: si ya llegaron hace dos semanas las mascarillas FFP2, los test, y los EPI ¿por qué siguen aumentando las muertes y los contagios? Porque no es cierta la información gubernamental.

Las comparecencias públicas del equipo de técnico del coronavirus se alejan en sus tesis cada vez más de los acontecimientos verídicos tras las puertas de los hospitales, farmacias y centros de Salud.

Los espeluznantes avisos de los sanitarios al Gobierno a principios de marzo: "Nos envían al matadero", se han visto por desgracia cumplidos. Por esta razón se ven obligados a acudir a instituciones europeas para pedir auxilio ante el desamparo que están sufriendo.

Expedientar al Gobierno

En un comunicado Satse específica "la vulneración de más de una docena de tratados y directivas sobre protección a los profesionales sanitarios. Reclama a la Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo la apertura de un expediente al Gobierno de España. Es así como el Sindicato de Enfermería ha optado por denunciar ante la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA) el incumplimiento manifiesto y reiterado de numerosas normativas y directivas europeas, así como legislación española, en materia de prevención de riesgos laborales por parte del Estado español, al no evitar que los trabajadores sanitarios ejerzan su labor desprotegidos contra el Covid-19".

Dicha reclamación se une a la formalizada anteriormente también contra el Gobierno. Los representantes de los sanitarios responsabilizan a Pedro Sánchez de la tardía actuación para salvar vidas aun conociendo la que se avecinaba. Hicieron llegar a la OMS la denuncia en la que se adjuntaba las advertencias de la epidemia en España y las fechas.

Desconfinamiento sin protección

Los sanitarios también se quejan de que las medidas de desconfinamiento pueden ser todavía tempranas en vista de la escasez del material de protección. Temen, ahora que en algunos puntos había una menor afluencia de pacientes Covid-19, que haya posibilidad de un rebrote en un par de semanas e insisten en que "no están preparados para proteger a sus profesionales".

"Entendemos que la vuelta a la actividad laboral en servicios no esenciales provoca irremediablemente el movimiento de miles de personas en los centros de trabajo y medios de transporte, por lo que, previsiblemente, podría conllevar un incremento del riesgo de nuevos contagios de Covid-19 y, por tanto, podría darse la circunstancia de un posible repunte de casos de personas a las que deberá atender nuestro sistema sanitario. De ser así, ocurriría en unos momentos en los que los hospitales y el resto de centros sanitarios y sociosanitarios siguen congestionados y saturados por la gran sobrecarga asistencial que genera esta enfermedad y cuando los profesionales sanitarios no tienen todavía en muchos casos la protección necesaria para trabajar sin riesgos para su salud y la de todas las personas de su entorno (pacientes, compañeros y familiares)", han transmitido fuentes del sindicato de Enfermería a este medio.

Y concluyen que, ante esta previsible realidad, desde Satse se reclama, en lo que respecta al ámbito sanitario, que, "de una vez por todas, se acabe con los problemas de falta de protección y de recursos que aún sufren los profesionales y los centros sanitarios".

Descansen en paz los profesionales fallecidos.

A continuación