El plan del Gobierno para los alquileres: entre la "huelga" de impagos masivos y el miedo de los propietarios

Podemos está negociando las actuales medidas de los arrendamientos con el PSOE. Los propietarios están "intranquilos".

Beatriz García

El Gobierno implantará una moratoria a los alquileres en España y hasta puede que quitas. Será previsiblemente este martes, en Consejo de Ministros, cuando el Ejecutivo socialista apruebe una batería de medidas dirigida a los inquilinos con el objetivo de paliar los efectos del coronavirus. Los alquileres han sido una de las principales reclamaciones de Podemos a nivel económico antes y por la pandemia. Aunque al principio parecía que el Gobierno se resistía a actuar en esta materia, al final, han claudicado.

Después de aprobar una moratoria a las hipotecas, la vicepresidenta para Asuntos Económicos, Nadia Calviño, expresó públicamente que los alquileres eran otra cosa. La socialista es consciente de que la mayoría de los dueños de los pisos alquilados en nuestro país son ciudadanos particulares —en torno al 90%— y no malvados bancos o fondos buitre. Por eso, en declaraciones a Antena 3 hace unos días, Calviño se mostró en contra de obligar a los caseros a aplazar los alquileres, como se ha hecho con las hipotecas, porque "no tienes en el otro lado a un banco", sino a un ciudadano que se vería afectado por el impago. "Hay que reflexionar. Hay varias medidas que se habían propuesto, que pueden tener un efecto beneficioso desde una perspectiva, pero negativo desde otra", dijo.

Los planes del Gobierno: créditos y prohibiciones

Pues bien, su partido ya ha reflexionado y tiene un plan. Según la propuesta del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), que dirige José Luis Ábalos y del que depende la vivienda, el Ejecutivo estaría a punto de aprobar un paquete de créditos avalados por el Estado para los inquilinos. Esa línea de préstamos se habilitaría a través del ICO y alcanzaría los 100 millones de euros. Además, podrían devolverse con un plazo de hasta tres y seis años.

Eso sí, los conocidos como "grandes tenedores" —una definición que está por ver a quién afecta, pero que, en principio, son los que tengan más de 10 viviendas— tendrían que aplazar el pago de cuatro meses de alquiler a sus arrendatarios sin contraprestación. Podemos quiere que estos grandes propietarios pierdan el dinero directamente, pero el PSOE prefiere optar por que les sea devuelto de alguna forma. "No estamos hablando de condonaciones, si no de incentivos, de reestructuraciones de deuda", señaló Ábalos ayer, en rueda de prensa. Entre otros detalles, la propuesta pretende paralizar los desahucios por un periodo de seis meses y una prórroga automática también de seis meses para todos los contratos de alquiler que terminen durante el periodo del estado de alarma. La Asociación de Inmobiliarias con Patrimonio de Alquiler (Asipa) considera "injusto y discriminatorio" que les obliguen a asumir las quitas de los alquileres. De hecho, los grandes propietarios de vivienda ya habían empezado motu propio a realizar aplazamientos de rentas a sus inquilinos por el coronavirus. Antes de la regulación del Gobierno.

No es la primera vez que Calviño choca con Ábalos y con Podemos en materia de vivienda. Limitar el precio del alquiler no está teniendo "mucho éxito", aseguraba hace unos meses la tecnócrata retando a su propio partido, que llevaba la propuesta en su programa económico alentados por los de Iglesias. Ahora, con los créditos a los alquileres y no discriminando a los fondos de inversión, parece que Calviño y Ábalos han logrado entenderse. Trabajan "mano a mano", según fuentes de Libertad Digital.

Llaman a la huelga de alquileres

Aunque parece que el Gobierno, o lo que es lo mismo, los contribuyentes, van a ser los que sufraguen los futuros impagos que se produzcan en el alquiler por medio de estos créditos del ICO, ayer lunes, los sindicatos de inquilinos llamaron a la "huelga" de alquileres. Así, el hashtag #HuelgaAlquileres estuvo todo el día entre los temas más comentados de Twitter. Sus creadores, apoyados por miembros de Podemos en infinidad de ocasiones, son colectivos de izquierda radical, antidesahucios y anticapitalistas. Este movimiento incita a impagos masivos de la renta el 1 de abril. "Si miles de personas no pagamos bajo la cobertura de la huelga y de un mismo movimiento, nadie podrá hacer nada contra nosotras", señalaban en un manifiesto en el que se olvidaban de qué pasaría con los propietarios que necesitaran esa renta para subsistir. De lo que no se olvidaban era de crear "una caja de resistencia" para "dar cobertura legal a quienes se sumen a la huelga". Curiosamente, en lugar de para ayudar a los inquilinos más desfavorecidos.

Para este movimiento, ser inquilino ya es razón suficiente para no pagar al dueño del piso lo acordado. "Que puedas o no puedas pagar la renta o el alquiler poco importa ahora mismo. Lo que se avecina va a recrudecer las consecuencias, que todavía padecemos, de la crisis de 2008. Así que, recuerda: aunque pudiésemos ¡No queremos pagar!", señala una de las cuentas de la huelga.

"Podemos transmite intranquilidad"

El director de Renta Garantizada, Lorenzo Colino, tiene claro que la huelga de alquileres está inducida "por miembros cercanos al Gobierno, sobre todo, a Podemos". Indignado por estos promotores de no pagar el alquiler a conciencia, plantea "qué pasaría si un empresario promoviera no pagar las nóminas. La opinión pública se escandalizaría". Colino asegura que que el partido de Pablo Iglesias esté negociando las actuales medidas de los arrendamientos "es más peligroso que las consecuencias económicas del coronavirus, porque lo que transmite es intranquilidad a los propietarios y muchos nos han llamado para preguntar". Desde su creación, Podemos "ha demonizado al propietario y ha llamado a no pagar los alquileres. Eso es así", apunta.

Con la norma de hoy, Colino le pide al Gobierno que sea "muy claro con el decreto que va a aprobar, que explique bien en qué consiste lo de prohibir 6 meses los desahucios y que no improvise, como hasta ahora". El responsable de esta compañía de seguros de alquiler se muestra a favor de los créditos que prepara el Gobierno, pero señala que "la mayoría de los inquilinos afectados o cobrarán el paro o estarán en ERTE, donde también cobran". Sin embargo, "no han pensado en que, si un propietario deja de cobrar, igual no puede pagar su hipoteca, la residencia de ancianos de su padre o hasta la comida. Hay muchos propietarios cuya única fuente de ingresos es la renta", recuerda. Colino también señala que es más urgente "proteger al inquilino de un local o de unas oficinas, que no tiene ningún ingreso para pagar el alquiler porque el Gobierno les ha obligado a cerrar, y los están dejando de lado". El director de Renta Garantizada insta al Ejecutivo "recabar realmente pruebas de que esos inquilinos, de verdad, no pueden pagar el alquiler", para evitar que la norma se convierta en un coladero de personas que quieren ahorrarse la mensualidad a costa de su casero.

En plena pandemia, Colino se ha encontrado con la "solidaridad del 100% de nuestros propietarios". Asegura que "todos a los que los inquilinos les han pedido una rebaja este mes, se la han dado porque comprenden la situación". El responsable de esta compañía de alquileres cuenta que, libremente, un propietario de 14 viviendas, cuando se decretó el estado de alarma "decidió rebajarle el 50% de la renta a todos sus inquilinos, sin preguntarle si lo necesitaban o no. Es injusto que se les criminalice así". Colino también destaca la buena fe de muchos inquilinos. "Una señora nos llamó para que el casero cogiera el dinero de su depósito, en lugar de pedirle una rebaja, y al casero le pareció tan buen gesto, que le ha perdonado la mitad", relata.

A continuación