La distribución a hostelería alerta de que el 90% de su actividad está paralizada por el estado de alarma

Un sector que cuenta con 70.000 trabajadores y moviliza una flota de 25.000 camiones de reparto.

LD/Agencias

El sector de la distribución a restaurantes y bares ha alertado de que más del 90% de su actividad está paralizada debido al estado de alerta decretado en España para frenar la expansión del coronavirus, que ha obligado el cierre de bares y restaurantes.

"La información que disponemos, facilitada por las empresas del sector, sobre la caída de actividad en los primeros días de esta semana es de una reducción promedio superior al 90%", ha explicado el director general de Federación Española de Empresas de Distribución a Hostelería y Restauración (Fedishoreca), José Manuel Fernández Echevarría.

La federación cuenta más de 600 empresas dedicadas a la comercialización y distribución de bebidas y productos de alimentación a los más de 300.000 establecimientos existentes en España. Así, da empleo a más de 70.000 trabajadores, factura en su conjunto 17.000 millones de euros y moviliza una flota de 25.000 camiones de reparto.

"El efecto es directo y vinculado a la propia actividad de sus clientes: hoteles, bares y restaurantes quienes han cerrado su actividad a excepción de un pequeño porcentaje: gasolineras, centros hospitalarios y pequeñas tiendas de alimentación", ha señalado, al tiempo que ha precisado que los servicios programados no llegan al 10% de la actividad.

De esta forma, Fernández Echevarría reconoce que el ERTE por fuerza mayor es la única vía para el sector para sobrevivir, ya que se tratan de pequeñas y medianas empresas, familiares en su mayoría. "Son empresas que están haciendo todo lo posible por mantener sus plantillas y que en un primer término están implementando medidas de flexibilidad laboral, adaptando plantillas a la demanda", ha indicado.

"El procedimiento de suspensión de contratos temporales y reducción de jornada (ERTE) por causas de fuerza mayor se revela como el instrumento más idóneo, ya que permite el ajuste temporal de las plantillas a la actividad y evita los despidos", ha precisado.

La patronal sectorial considera que "la rapidez del procedimiento de suspensión de contratos por causas de fuerza mayor, es la clave para poder adaptarse al nivel de actividad sin realizar despidos y permitir a las empresas de distribución su supervivencia para cuando se vuelva a la normalidad".

A continuación