Ni producimos ni consumimos: propuestas económicas contra el coronavirus

Dinamarca pagará el 75% del salario de los trabajadores amenazados por la cuarentena, pero ellos tendrán que renunciar a 5 días de vacaciones.

Francisco Nunes

El coronavirus, hasta la fecha, se ha cobrado miles de vidas y ha hecho que varios gobiernos tomen medidas drásticas, como el cierre de escuelas, bares y terrazas y hasta el confinamiento temporal de su población, como es el caso de España e Italia. Evidentemente, esto genera graves problemas económicos y no todos los Estados han dado la misma respuesta. ¿Cuáles son las principales propuestas para hacer frente a los efectos económicos de esta crisis? Veamos qué están haciendo otros países:

  • Dinamarca: acuerdo entre el gobierno, sindicatos y patronal para que el Estado pague el 75% del salario de los trabajadores amenazados por la cuarentena, mientras que los propios empleados pagarían un 25% y renunciarían a 5 días de vacaciones. Este acuerdo está diseñado para empresas que se verían obligadas a despedir al menos al 30% de sus empleados o de más de 50 trabajadores. Así planean minimizar el impacto sobre el empleo de esta crisis.
  • Italia: el gobierno italiano gastará 25.000 millones de euros para paliar las consecuencias económicas del coronavirus. Llevarán a cabo medidas como la congelación del pago de hipotecas, una ayuda de 600 euros para autónomos afectados por esta crisis o 3.500 millones para reforzar el sistema sanitario y la protección civil. Estas medidas supondrán un aumento del déficit hasta el 3,3% en 2020, un aumento significativo desde el 2,2% calculado en septiembre.
  • Francia: el gobierno francés ha suspendido los pagos de alquileres, impuestos, cotizaciones sociales, facturas de luz y agua y ha asumido los créditos para evitar la quiebra de empresas durante esta crisis sanitaria.
  • España: el gobierno español movilizará 200.000 millones de euros, cerca de un 17% del PIB para hacer frente al coronavirus. Sin embargo, 100.000 millones de los que contabiliza su plan se encuentran en una línea de crédito gestionada por el ICO y avalada por el Estado, como señaló Libre Mercado. También, se ha comprometido a gastar 3.800 millones en mejorar el sistema sanitario y los empleados afectados por un ERTE (Expediente de Regulación temporal de empleo) podrán cobrar el paro sin haber cotizado el mínimo de un año y los colectivos vulnerables afectados tendrán una moratoria en el pago de hipotecas.

Las propuestas de la academia

Ya hemos visto algunas de las medidas que están tomando varios gobiernos, pero, ¿qué proponen los economistas académicos? Revisaremos varios planes:

Emmanuel Saez & Gabriel Zucman

En el plan de los economistas franceses Saez y Zucman, ambos profesores de la Universidad de Berkeley (California), destaca una medida impactante: que el Estado se convierta en último comprador de aquellas mercancías que no se hayan podido vender debido a la crisis sanitaria del coronavirus. Estos investigadores estiman que el efecto del virus en la economía estadounidense podría ser una caída del PIB anual del 7,5% si la situación de alerta dura un trimestre. Si el gobierno cubre la mitad de tal pérdida, dicen los economistas, la deuda pública estadounidense aumentaría en 3,75 puntos del PIB.

Juan Ramón Rallo

Según el profesor Rallo, doctor en Economía por la Universidad Rey Juan Carlos, debemos distinguir entre medidas para proporcionar liquidez de las medidas para aumentar la solvencia. Entre las primeras, encontramos el aplazamiento del cobro de todos los impuestos, la bonificación fiscal del aplazamiento voluntario de los cobros y, en un caso extremo, avales selectivos para la refinanciación de aquellos sectores más afectados por el virus. Entre las medidas para aumentar la solvencia, encontramos la rebaja temporal de impuestos sobre la renta y el consumo, la prestación por desempleo a trabajadores afectados por ERTE, rebajar costes regulatorios y facilitar la negociación de distribución de pérdidas entre trabajadores y empresas. Rallo propone compensar las medidas fiscales para aumentar la solvencia recortando temporalmente el gasto público en partidas no esenciales y no afectadas por la pandemia. Según el profesor, es importante no rescatar sectores a los que no sea necesario rescatar.

Pierre-Oliver Gourinchas

Para el economista Pierre-Oliver Gourinchas, también profesor en la Universidad de Berkeley, la prioridad es aplanar la curva de contagios. Así pues, propone aumentar el gasto público tanto como sea necesario para mejorar el sistema sanitario y apoya las medidas de distanciamiento social para evitar el aumento de contagios lo máximo posible. El profesor estima que una disminución del 50% de la producción durante 1 mes haría caer el PIB anual un 4%, y 2 meses, un 9,1%. Así pues, propone asegurarse de que los trabajadores sigan siendo remunerados mientras dure la pandemia para que puedan pagar sus facturas, exenciones de impuestos y nóminas para empresas y préstamos, entre otras medidas. El economista calcula que costaría aproximadamente lo mismo que la pérdida de producción, calculando que ésta podría ser entre entre un 10% y un 20% del PIB. El objetivo de esta estrategia es claro: evitar consecuencias mayores de las que tendríamos de no aplicarla, que no es poco. La parte azul del gráfico es una representación de la severidad la recesión en caso de adoptar las medidas propuestas. La parte roja, la severidad en caso de no hacerlo.

captura-de-pantalla-2020-03-21-a-las-212

Así pues, Gourinchas responde a la pregunta de "¿podemos permitirnos estas medidas?" con otra pregunta: "¿podemos no permitírnoslas?".

Hay distintas propuestas para hacer frente a la crisis económica derivada del coronavirus, que se diferencia de otras crisis porque una gran parte de la población ni consume (más allá de lo estrictamente necesario) ni produce. En todas ellas hay una certeza: no podemos quedarnos de brazos cruzados, hay que actuar para minimizar la próxima recesión.

A continuación