Sánchez no baja impuestos por el coronavirus: ¿qué hacen Italia, Alemania y Estados Unidos?

Donald Trump plantea un recorte a los impuestos laborales y un programa para proteger a los trabajadores.

Libre Mercado

El primer paquete de medidas económicas de Pedro Sánchez contra el coronavirus no contempla ninguna bajada de impuestos, sólo aplazamientos y moratorias. Sin embargo, Italia, Alemania y Estados Unidos son tres países occidentales que ya han anunciado un plan de contingencia fiscal más ambicioso para evitar que el impacto económico de la pandemia sea aún más grave. El número de contagios crece cada día en estos tres países y las medidas que están tomando los distintos gobiernos son cada vez más restrictivas, lo que supone un freno importante a la actividad económica.

Italia

En el país transalpino, el viceministro de finanzas anunció que el Gobierno está estudiando suspender todos los pagos de la hipoteca y otras facturas de los hogares, como el gas el agua o la luz, durante el brote del coronavirus. Además, este paquete de medidas incluye la detención de los pagos de impuestos y de intereses para las pequeñas empresas y particulares.

El plan también abarca un recorte de 500 euros al mes en los impuestos que pagan autónomos y pymes, por un periodo de tres meses. Además, se plantean deducciones en el Impuesto de Sociedades para las empresas de sectores afectados. En total, las medidas de auxilio suponen una inyección de 3.600 millones de euros. Además, el Ejecutivo podría aprobar un gasto extraordinario de 10.000 millones de euros para ayudar a los sectores más afectados.

Alemania

Alemania por su parte, ha aprobado un paquete de gasto de 12.400 millones de euros para facilitar a las empresas afectadas el acceso a subvenciones. Empresas como Lufthansa, que ha tenido que detener su actividad en un 50%, podrían verse beneficiadas por estas medidas. En este sentido, el ministro de Finanzas germano ha anunciado que el Gobierno "garantizará que la economía tenga suficiente liquidez".

Además, el Ejecutivo presidido por Angela Merkel ha diseñado un plan para que las empresas puedan implantar jornadas de tiempo parcial para reducir los costes de personal y, al mismo tiempo, han garantizado que el sueldo de los trabajadores afectados no se verá modificado por esta circunstancia. El Gobierno pretende así impedir la quiebra de las compañías o los despidos masivos debido a los sobrecostes de personal que puede supone una caída de producción y de demanda.

Estados Unidos

Donald Trump ha aprobado reducir las cotizaciones sociales temporalmente. También se han anunciado medidas concretas orientadas a beneficiar a los trabajadores con empleo temporal y se ha planteado la posibilidad de que los sectores afectados puedan diferir sus impuestos durante algún tiempo (caso de aerolíneas, líneas de cruceros, hoteles y otras ramas de actividad ligadas al turismo).

A continuación