El coronavirus puede llevar a las aerolíneas a su peor crisis desde el 11-S

Solo la alemana Lufthansa ha cancelado ya más de 7.100 vuelos y algunas empiezan a quebrar.

Patricia Malagón

El coronavirus está golpeando con fuerza al sector turístico, especialmente a las aerolíneas y a las cadenas hoteleras. Las reservas de viajes a España han caído un 20%, un dato que está siendo similar en el resto de países de nuestro entorno y que es mucho mayor en el caso de los destinos asiáticos. La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ya ha cifrado en 101.000 millones de euros las pérdidas que pueden afrontar las diferentes aerolíneas.

La primera compañía importante en entrar en quiebra debido a esta pandemia vírica ha sido Flybe, una aerolínea británica que ya arrastraba dificultades financieras. Con más de 2.400 empleados y con Virgin Atlantic como uno de sus principales inversores, la empresa anunció la bancarrota dejando varias cuestiones en el aire y mucha tensión en el sector.

Las grandes se tambalean

La compañía española IAG, matriz de Iberia, British Airways, Vueling, Aer Lingus, Level y Air Europa, se ha desplomado un 30% en bolsa en poco más de 10 días. Pero no ha sido, ni mucho menos la única, Norwegian se ha dejado ya un 21% por esta crisis y Air France llegó a perder más de un 11% en solo una sesión. Tal es la situación, que el coronavirus podría poner sobre la mesa la peor crisis para el sector de la aviación desde los atentados del 11 de septiembre en Nueva York. Entonces el temor se atribuía a coger un avión. Solo la alemana Lufthansa ha cancelado ya más de 7.100 vuelos.

"Desde el punto de vista financiero, sería equivalente a lo que atravesó el sector durante la crisis financiera mundial", señaló IATA en su informe sobre las previsiones. Algo que ya se está notando porque las compañías han frenado las contrataciones. De hecho, Iberia ya ha anunciado que no contratará por el momento al personal que tenían previsto incorporar estos meses.

Más allá de las aerolíneas, que son las principales afectadas, otras empresas del sector turístico están sufriendo. Es el caso de las compañías de cruceros que se han visto obligadas a mover sus barcos desde las bases asiáticas a otros puntos. Además, Royal Caribean ha tenido que suspender varios viajes previstos permitiendo a los clientes con reserva embarcar en otra fecha para no reembolsar el dinero.

Los hoteles también se están resintiendo, especialmente Marriot, que tuvo que cerrar de manera temporal 90 hoteles en China, al igual que Hilton que cerró 150 establecimientos en el país asiático. Aunque por el momento no hay estimaciones reales de cuánto dinero pueden perder las hoteleras.

A continuación