Mutua: "Ahora el coche no es símbolo de libertad para los jóvenes, es una carga"

En la presentación de resultados, el presidente de Mutua Madrileña muestra su temor a que el coronavirus rompa la cadena de suministro.

Luis F. Quintero

"Ha sido un ejercicio muy exitoso" comenzaba diciendo Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña, en la presentación de resultados de la compañía en la sede de la entidad este miércoles en el centro de la capital.

La aseguradora ha presentado unos números muy aseados que siguen consolidándola como líder del sector con unos beneficios un 8,3% superiores a los de 2018 hasta los 289,1 millones de euros.

Entre las magnitudes más destacadas por la compañía están los ingresos por primas, que superaron los 5.400 millones de euros; los ingresos en Autos, que aumentaron un 5,3% más que triplicando la subida del 1,5% del sector. En el área de No Vida, principal actividad de Mutua Madrileña, el crecimiento de los ingresos fue del 4,4%, por encima del 3,4% del conjunto del sector. Es más, cerró por segundo año consecutivo, como primera aseguradora de No Vida con una cuota de mercado del 14,4%. El número de pólizas totales al finalizar 2019 superó los 8,7 millones, con un crecimiento del 3,7%.

El plan estratégico 2018-2020

Este año finaliza el vigente plan estratégico para el que la compañía da por alcanzados "prácticamente" todos sus objetivos. "Mutua continúa desarrollando con éxito los ejes principales de su actual Plan Estratégico 2018-2020, basados fundamentalmente en garantizar el mantenimiento del crecimiento rentable y sostenible del Grupo Mutua, así como acelerar el proceso de diversificación y transformación digital de la compañía".

Y es precisamente aquí donde ha hecho mucho hincapié Garralda. Ha informado de que en Semana Santa comenzarán a revisar y elaborar los objetivos del nuevo plan estratégico que se ha de desarrollar durante los próximos años y que tendrán, según ha avanzado, "la movilidad" como uno de sus principales objetivos.

Movilidad

Para Garralda, es la movilidad el principal objetivo y motivo de reflexión de la compañía para los próximos años. "Hemos empezado a hacer pinitos", con su participación en compañías de patinetes eléctricos o la compra de Centauro, pero "creemos que la movilidad va a ser lo que va a determinar el sector los próximos años y tendremos que seguir estando muy pendientes del tema de la movilidad". El caso del "coche autónomo" y "el coche eléctrico o el híbrido enchufable" lo ven más lento de lo que parecía, pero "sin duda, el reto va a ser la movilidad".

En este sentido, la posición de Mutua está clara: "En la movilidad las compañías de seguros tenemos desafíos importantes". En su opinión, "ahora el coche no es símbolo de libertad, es símbolo de carga para los jóvenes y esto es preocupante para los seguros de auto".

Esto tiene implicaciones muy importantes para los seguros como Mutua Madrileña ya que "tenemos que pasar a una transformación total ya que pasaremos de cubrir un riesgo a cubrir una necesidad que es la movilidad. Quizá la gente no sea propietaria de un coche, lo usará más o menos, pero va seguir necesitando tener movilidad y nosotros tenemos que cubrir esa necesidad", reflexionaba Garralda, quien enmarcaba en este desafío su entrada en Movo, la empresa de patinetes eléctricos de Cabify, o su compra de la empresa de alquiler de coches Centauro.

En cuanto a la llegada del coche autónomo o la extensión de los coches eléctricos e híbridos enchufables, Mutua Madrileña considera que será más lenta de lo que se preveía.

Pero Garralda insistía en este desafío, el de la movilidad: "Tendremos que darle información al mutualista para que tome sus decisiones de movilidad más adecuadas, ofrecerle medios para poder moverse dentro de las ciudades, o en desplazamientos de fines de semana, pero queremos cubrir toda la movilidad que pueda necesitar, tanto distancias cortas como más largas y de más duración. Nuestro objetivo para el próximo plan estratégico será darle al mutualista nuestra mejor opción".

Gestión de activos

Otro de los capítulos de la presentación que más atención ha suscitado es la estrategia de Mutuactivos, la gestión independiente de patrimonios de Mutua Madrileña. Garralda ha sacado pecho al decir que Mutuactivos fue la gestora independiente con mayor volumen de captaciones netas en fondos en 2019 con 4.365 millones de euros de patrimonio de terceros bajo gestión (al que hay que sumarle unos 3.500 millones de fondos propios).

También han reforzado los equipos de management, comercial y de inversores y han insistido en su foco en gestión activa, que es donde cree Garralda que está el potencial de crecimiento y de vencer a los índices.

Su estrategia pasa por seguir copando posiciones de control en Gestoras tradicionales (actualmente con el 50,01% de ALANTRA Welth Management y el 53,58% de EDM), y presencia en gestión alternativa como el 20% de Cygnus y el 20% de ALANTRA Asset Management.

Los incentivos

La razón de no tener posiciones de control en la gestión alternativa es obvia para Garralda: los equipos gestores de estos vehículos alternativos tienen sus incentivos en el control del vehículo y la inversión de su propio patrimonio en el mismo. Si un tercero acudiera a tener una posición de control, el gestor no tendría incentivos, y "esto carece de sentido".

Según Garralda, "el equipo ejecutivo de las gestoras alternativas necesitan tener una implicación en el negocio muy superior a la que tienen en gestión tradicional. Y ahí no tiene mucho sentido tener la mayoría, porque imposibilitas que ellos estén involucrado por capital".

Por eso, para Garralda, lo importante de esta estrategia es "la escalabilidad" del modelo. Así, su objetivo es incrementar los ingresos por comisiones. Quizá por eso su apuesta está en la gestión activa, donde todavía las comisiones de gestión ofrecen márgenes interesantes, ya que la competencia en comisiones en la gestión pasiva desincentiva los modelos escalables. "Mantenemos un fondo indexado al SP 500, que creemos que es el índice de referencia, pero nada más", matizaba.

Coronavirus

En la rueda de prensa, que se ha extendido por más de una hora, Garralda ha contestado preguntas sobre su estrategia internacional, muy centrada ahora en Chile y su alianza con Bci, o la aportación de Adeslas Segurcaixa a los resultados de la compañía, que ha sido especialmente alto, casi la mitad del beneficio. Pero uno de los temas estrella no podía ser otro: el coronavirus.

Garralda se ha referido a esta crisis como un "cisne negro" que afecta a nivel nacional e internacional y ha señalado que el protagonismo sanitario debe recaer sobre el sistema público y reservarse a Adeslas Segurcaixa y otras compañías privadas un papel secundario.

Sobre su implicación económica, Garralda ha explicado que "es difícil calcular cuáles van a ser los impactos del coronavirus. El problema no viene tanto por los propios afectados y muertos, que sería una cifra que hoy por hoy si fuera otra enfermedad no asustaría tanto, como el problema que supone desde el punto de vista económico", reflexionaba.

Para el presidente de Mutua Madrileña es difícil saber el impacto que van a tener las medidas preventivas que se están tomando para frenar la actividad y así "lo que está en riesgo es la paralización de industrias y que se rompa la cadena de suministro". Respecto a la decisión de la Fed de bajar los tipos de interés, Garralda cree que es insuficiente. "En Europa el margen para bajar tipos es inferior al de EEUU", añadía.

En definitiva, Garralda no cree que se vaya a comenzar a superar el impacto económico del virus hasta que no baje el grado de propagación y comiencen a levantarse las medidas preventivas.

El final de su reflexión ha quedado en el aire, en tres puntos suspensivos. "Pero hasta que eso no pase…". Un buen colofón para la reflexión del presidente de una compañía de seguros sobre un riesgo que mantiene a día de hoy atenazada a la economía mundial.

A continuación