España, referencia en investigación biomédica

En las últimas dos décadas España ha experimentado un avance sin precedentes en materia de investigación biomédica.

LD/Agencias

En las dos últimas décadas España ha experimentado un avance sin precedentes en materia de investigación biomédica, hasta situarse en el grupo de países con mejores condiciones de cara al futuro para acoger proyectos internacionales de I+D. Para conocer en detalle cómo nuestro país ha dado este salto, investigadores y científicos de primer nivel españoles y extranjeros, así como autoridades sanitarias y representantes de compañías farmacéuticas, biotecnológicas y de tecnología sanitaria, se darán cita los próximos 9 y 10 de marzo en Barcelona en la Conferencia Anual de las Plataformas Tecnológicas de Investigación Biomédica, la cita de referencia de la I+D en el sector de la salud en España.

Este año, estas jornadas que organiza la Plataforma Tecnológica Española de Medicamentos Innovadores de Farmaindustria en colaboración con la Plataforma Española de Innovación de Tecnología Sanitaria de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), la Plataforma de Mercados Biotecnológicos la Asociación Española de Bioempresas (AseBio) y la Plataforma Española de Nanomedicina (Nanomed) se centrarán en las nuevas estrategias que llevar a cabo para reforzar el liderazgo español en la investigación biomédica. Y es que desde el mundo investigador se detecta actualmente la necesidad de dar un nuevo impulso para mantener, y en su caso reforzar, el avance de España en esta materia en un contexto internacional de fuerte competencia para conseguir ser una referencia mundial en este campo.

"La innovación en biomedicina vive un momento espectacular, con el avance en la medicina de precisión a través de los tratamientos biológicos y las nuevas terapias génicas y celulares. Esto tiene grandes consecuencias no sólo en materia de salud, sino también económicas y sociales. España ha hecho las cosas bien en estos años y se ha convertido en referencia internacional, en particular en investigación clínica y merced a una estrecha colaboración entre la industria y el sistema sanitario y sus profesionales –explica el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés–. Tenemos que aprovechar esta posición privilegiada para reforzar nuestro liderazgo. Necesitamos nuevos impulsos y visión estratégica. Se beneficiarán los pacientes, primero, y el conjunto de nuestro país", añadía. De hecho, durante las jornadas se podrá conocer de primera mano cuál es la estrategia que están siguiendo para impulsar su investigación biomédica países como Reino Unido, Canadá o Dinamarca, que han sido invitados a participar.

Desde Fenin, su secretaria general Margarita Alfonsel, indica que la innovación y los avances tecnológicos ya no son una opción, sino la solución para los retos sociosanitarios actuales. "Desde nuestro punto de vista, la transformación digital de la sanidad no debe plantearse como la mera implantación de aplicaciones o de soluciones tecnológicas, sino que implica un nuevo modelo de smart healh o salud inteligente. Un cambio de paradigma donde todo y todos estén conectados y en el que se gestionen y se presten los servicios de salud de manera extraordinariamente diferente". Con el fin de contribuir a sentar las bases de este nuevo modelo, Fenin ha elaborado el Índice de Madurez Digital en Salud, en colaboración con la Fundación Cotec, "que nos permitirá conocer el grado de desarrollo e implantación de herramientas, modelos y servicios digitales en el ámbito sanitario por cada una de las CCAA".

Por su parte, Ion Arocena, director general de AseBio, asegura que tras el impulso que ha tenido estos últimos años la investigación en biomedicina "queremos resaltar los casos de éxito de España en el área de la colaboración público-privada y la transferencia de tecnología". Un ejemplo de ello, que se abordará en la Conferencia, es el caso de las terapias avanzadas, que están permitiendo abordar patologías que no disponían de tratamientos eficaces. "En esta área, España se ha posicionado como un país de referencia en investigación, siendo el primero del mundo en ensayos clínicos de terapias avanzadas. Desde AseBio creemos que es buen momento para poner en valor el trabajo que realizamos en nuestro país, además de poner en relieve el papel fundamental que juega la colaboración público-privada en la investigación básica, el desarrollo, la investigación clínica y la utilización de las terapias avanzadas".

El coordinador de Nanomed, Josep Samitier, señala a su vez que los desarrollos digitales y biotecnológicos impulsarán la medicina preventiva, la medicina de precisión, la cirugía automotizada y la autogestión de las enfermedades crónicas "mediante el análisis de los datos de salud, la inteligencia artificial, la computación en la nube, los dispositivos móviles y portátiles, la tecnología de sensores, la robótica, realidad aumentada y virtual, la biología sintética, la impresión 3D y la nanotecnología". "El impacto del smart health y las soluciones digitales innovadoras pueden proporcionar mejoras en la salud de las personas y contribuir a la sostenibilidad de los sistemas de sanitarios", añade.

De la medicina de precisión al big data

En la Conferencia de Barcelona se analizará cómo esta tendencia positiva que está experimentando la investigación biomédica en España tiene todavía camino por recorrer ante los nuevos paradigmas que están planteando las nuevas terapias, la medicina de precisión, el big data, la nanomedicina o las nuevas investigaciones en enfermedades poco frecuentes. Así, entre los protagonistas del encuentro destacan las ponencias de varios de los investigadores de referencia en la I+D biosanitaria, como el investigador español Ángel Carracedo, catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela y experto mundial en genómica y medicina de precisión; Lucas Moreno, jefe del Servicio de Oncohematología Pediátrica de Vall d’Hebron y uno de los mayores impulsores de los ensayos clínicos pediátricos en terapias avanzadas, o la investigadora de la Universidad Politécnica de Madrid María Eugenia Beltrán, especializada en el impacto del blockchain en la salud.

A continuación