La industria vegana da un paso más y crea un falso chorizo

Bill Gates y Leonardo Di Caprio son algunas de las caras conocidas que han decidido invertir en Impossible Foods.

Libre Mercado

La empresa Impossible Foods trabaja en la creación de carne falsa, la elaborada a base de productos vegetales y, por el momento, su está cosechando un éxito tremendo. Por el momento, solo habían trabajado en proporcionar alternativas a la carne de ternera, creando filetes de hamburguesa alternativos imitando el sabor de la carne original. Pero, desde Impossible Foods aseguran que ya han encontrado la manera de crear carne de cerdo vegetal. La novedad no reside en que hayan logrado imitar el sabor de la carne de cerdo en un filete de hamburguesa, sino en que han conseguido hacerlo para todo tipo de productos procedentes del porcino, como puede ser el bacon o el chorizo.

Estos productos contienen soja, aceite de coco, aceite de girasol, aminoácidos, vitaminas, azúcares y hierro, y consiguen darle un sabor y una textura muy similar al de la carne original. De hecho, en Impossible Foods ya han logrado que los filetes de hamburguesa de ternera suelten "sangre" artificial como lo hacen sus homólogos originales.

"Tiene un 40% menos de calorías que la carne, un 60% menos de grasa y cero colesterol", aseguró el consejero delegado y fundador de Impossible Foods, Pat Brown, durante la presentación del producto en Las Vegas (Nevada, EEUU), en el marco de la conferencia de electrónica de consumo CES.

"A la gente que come carne de cerdo lo que les gusta es el producto final, pero no el hecho de que provenga del cadáver de un animal o los recursos que se han usado para criar ese animal. Por eso, nuestro objetivo es sustituir el producto final de la forma lo más exacta posible", apuntó Brown.

Cabe destacar que el cerdo es una de las carnes más consumidas a nivel mundial. De hecho, la crisis de abastecimiento que están viviendo en China, a causa de una gripe que ha minado el número de reses en el país, ha provocado que el Gigante Asiático aumente de forma considerable las importaciones y haya pedido a sus ciudadanos consumir otros productos cárnicos en lugar de cerdo hasta que consigan reestablecer el abastecimiento.

A continuación