Pasta de dientes en pastillas o botellas de algas: los inventos más estrambóticos para acabar con el plástico

También se han creado cepillos de bambú para sustituir a los tradicionales de plástico.

Patricia Malagón

La lucha contra el plástico es total y son muchas las nuevas empresas que están poniendo sobre la mesa alternativas para evitar o frenar el uso de este material. Ese es el caso de Change Toothpaste, una empresa que quiere acabar con el plástico empleado en la fabricación de los tubos de la pasta de dientes. Este material tarda unos 500 años en descomponerse debido a que está hecho de polímeros y resinas, que no son fácil de reciclaje.

La iniciativa para acabar con estos envases la inició una joven de 16 años, hija de Mike Medicoff, fundador de Change Toothpaste. Después de varios meses de estudios, han descubierto que una pequeña tableta blanca puede ser la sustituta de la clásica pasta de dientes. Este nuevo producto debe colocarse entre los dientes, morderla con suavidad y después cepillarse la boca. Estas nuevas tabletas están libres de fluoruro, gluten, lácteos, nueces y soja y son aptas para veganos.

"Después de probar más de cien formulaciones, creamos la receta perfecta de tabletas de pasta de dientes, que brinda un cepillado limpio y fresco sin químicos agresivos, y envasado en bolsas 100 por ciento compostables", asegura la pareja a Business Insider. Cada bolsa contiene 65 tabletas y, además, los consumidores también tienen la opción de comprar un cepillo de dientes de bambú con su pedido.

Además de la pasta de dientes, otras empresas han querido poner remedio al uso de los cepillos de dientes tradicionales. Ya que, durante la vida de una persona se suelen usar unos 300 cepillos de dientes, que son generalmente de plástico. Por eso, la alternativa ecológica que se está dando es la sustitución por cepillos de bambú.

Los estropajos tradicionales también están en el ojo del huracán y por ello, otras compañías están trabajando en crear un producto hecho con materiales de origen vegetal, sin tóxicos. En este caso, la planta más habitual es la luffa y puedes utilizarla tanto para la vajilla como para la vitrocerámica.

Liter of light es otro proyecto que busca reducir el plástico y reutilizarlo. En el caso de esta compañía filipina, lo que busca es utilizar las clásicas botellas de plástico para convertirlas en bombillas. Al llenarlas con agua, lejía y un pequeño panel solar, se consigue tener una luz tenue para sustituir las clásicas bombillas de vidrio. En el mismo sentido de querer acabar con las botellas de agua, se han inventado unas pequeñas bolsas hechas con algas del mar incoloras para poder tomarlas solo rasgando el envoltorio o bien tragando el envoltorio también.

A continuación