El Ibex cierra 2019 con ganancias del 12%, las más bajas de Europa

Aunque el Ibex registra su mayor subida desde 2013, todos los grandes mercados europeos han terminado el año con avances superiores al español.

LM/Agencias

El Ibex 35 ha acumulado durante 2019 un ascenso del 11,8%, el mayor desde que en 2013 se impulsó un 21%, a pesar de que el ejercicio ha estado marcado principalmente por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la incertidumbre alrededor del Brexit, la desaceleración económica y la falta de Gobierno y repetición de elecciones en España.

El principal selectivo español ha tratado de recuperarse del desplome del 15% que sufrió en 2018, aunque todavía se sitúa por debajo de la barrera de los 10.000 puntos sobre la que despidió 2017.

Pese a que 2019 ha sido el ejercicio el más rentable para los inversores de los últimos cinco años, el selectivo madrileño se ha dejado un 7% desde 2014, año en el que cerró por encima de los 10.000 puntos (10.279,5 enteros) por primera vez desde 2009.

En concreto, el Ibex ha finalizado la última sesión del año en los 9.549,2 puntos, con una caída del 0,66%, con lo que se ha alejado de la cota psicológica de los 9.600 enteros y de los máximos anuales que tocó el pasado jueves, 27 de diciembre, cuando conquistó los 9.700 puntos por primera vez desde agosto de 2018.

En el conjunto del año, han destacado las revalorizaciones de Cellnex (alrededor del 96%), Ferrovial, Siemens Gamesa a Inditex (más del 40%), mientras que en el terreno negativo han resaltado Ence, con una caída superior al 30% en su primer año en el Ibex, Bankia, que suma la incertidumbre política a la presión sobre el sector bancario, y Telefónica, en mitad del proceso de reestructuración de su negocio.

En la última jornada de 2019, la mayor parte de los valores han cerrado en negativo, liderados por Endesa (-2,3%), Enagás (-1,9%), Viscofan (-1,8%), Naturgy Energy (-1,7%), Aena (-1,4%), Telefónica (-1,4%) y Repsol (-1,3%), mientras que en el lado contrario se situaban MásMóvil (+2,3%), Mediaset (+1,5%), ACS (+1,3%) y Ferrovial (+0,8%).

Asimismo, el ascenso del selectivo madrileño durante el mes de diciembre ha sido del 2,1%, desde los 9.352 puntos con que cerró noviembre, aunque iniciará el año por debajo de los 9.600 puntos.

Todos los grandes mercados europeos han terminado el año con avances superiores al español: Londres -pese al ruido provocado por el "brexit"- cierra con una ganancia del 12,10 %, Fráncfort ha avanzado el 25,48 %, París ha subido el 26,37 % y Milán, el 28,28 %.

También las bolsas americanas han marcado mejores registros anuales, con avances del 22 % en el Dow Jones, del 28,5% en el S&P y del 37,60% en el tecnológico Nasdaq. Los tres indicadores están en zona de máximos históricos.

La gran diferencia entre los principales índices europeos y el selectivo español se explica por el mal comportamiento de la banca, que representa cerca del 30% de la ponderación del Ibex y se ha visto penalizada por el escenario de tipos negativos y el empeoramiento de las perspectivas económicas, que han limitado su capacidad de generar beneficios.

Asimismo, el precio del barril de petróleo de calidad Brent, referencia para el Viejo Continente, se situaba al cierre de 2019 en un precio de 66 dólares, mientras que el Texas se colocaba en los 61 dólares.

Por su parte, la cotización del euro frente al dólar se colocaba en 1,1230 'billetes verdes', mientras que la prima de riesgo española se situaba en 65 puntos básicos, con el interés exigido al bono a diez años en el 0,4%.

El escenario de incertidumbre ha generado una desconfianza entre los inversores que se ha traducido en un empeoramiento económico, con los peores datos de crecimiento desde 2015 para España, donde se han celebrado dos procesos electorales.

"La falta de Gobierno no ha generado más volatilidad a la Bolsa española, el problema es que no ha permitido la toma de nuevas medidas para amortiguar la desaceleración económica", ha puntualizado Robles.

A continuación