El anuncio más caro de la historia: 5 millones por 30 segundos de publicidad

La cadena de televisión ha conseguido vender ya todos los espacios publicitarios.

Patricia Malagón

La Super Bowl es el evento más visto del año a través de la pequeña pantalla, con una audiencia que en 2019 superó los 100 millones de espectadores, son cientos los anunciantes que quieren promocionar sus productos en las pausas de esta competición deportiva. Este año no iba a ser menos, Fox Sport ha conseguido fijar un precio récord: 5 millones de euros por cada 30 segundos, que es el tiempo que tendrá cada anunciante para promocionarse. En total, la cadena ha vendido los 77 espacios publicitarios, lo que significa que facturará 36 millones de euros por la publicidad emitida durante la Super Bowl.

A dos meses de la celebración de la competición, que se disputará el 2 de febrero en Miami, la cadena de televisión ha conseguido vender ya todos los espacios publicitarios. Aunque, Fox Sport ha ofrecido descuentos a aquellas empresas que compren más de un espacio. Por eso, en lugar de ingresar 385 millones de euros, como resultado de 5 millones por cada espacio, ingresará unos 360 millones de euros.

Este año también es novedad que se hayan vendido todos los espacios publicitarios antes de la Navidad, que suele ser la fecha en la que se cierran los acuerdos. "Los anunciantes han visto el restablecimiento de los índices de audiencia, por lo que se han lanzado de cabeza a la NFL", indicó Seth Winter, vicepresidente ejecutivo de ventas deportivas en Fox Sports. Lo cierto es que no le falta razón, en la pasada edición se superaron los 100 millones de espectadores. Aunque eso sí, se han mantenido alejados del récord de 2015, cuando se superaron los 114 millones.

En cuanto al precio de los anuncios, se han ido encareciendo año tras año. En 2019, la CBS vendió cada espacio publicitario a 4,76 millones de euros. Por lo tanto, en solo un año el precio de cada anuncio se ha elevado en un 6,7%. En los últimos 10 años, el crecimiento ha sido notable. En 2009, el precio rondaba los 2,5 millones de euros, mientras que este año se ha situado en los 5 millones. Unas cifras escandalosas si se comparan los 38.500 euros que costaba cada anuncio en 1967, fecha de emisión de la primera Super Bowl.

Entre las marcas que han comprado un anuncio están algunas de las empresas más grandes del mundo como Budweiser o Pepsi. Pero, como 2020 será año electoral en Estados Unidos, no faltarán los anuncios de los partidos y de los candidatos. De hecho, Donald Trump contará con un anuncio en el que pedirá su reelección en los comicios del próximo mes de noviembre de 2020.

A continuación