El mercado de diamantes entra en crisis: los consumidores le dan la espalda

Las ventas de De Beers se situaron en 265 millones de euros, lo que supone una caída en lo que va de año del 39%.

Patricia Malagón

Diamantes y crisis son dos palabras que podrían ser perfectamente antónimos. Sin embargo, desde hace unos meses van de la mano. De Beers, la compañía más importante del mundo en la venta de diamantes con el 95% de la producción mundial, se encuentra de capa caída debido al exceso de oferta que hay en el mercado. La empresa con sede en Johannesburgo ha visto descender un 39% el número de ventas en 2019, tal y como informa Bloomberg.

La oferta es muy amplia y la demanda más débil, por eso las ventas de De Beers se situaron en 265 millones de euros, lo que supone una caída en lo que va de año del 39%. En agosto, los datos fueron similares, ya que la empresa vendió diamantes por valor de 255 millones de euros, una cifra muy alejada de los 458 millones de euros vendidos en el mismo mes de agosto de 2018.

Según Bloomberg, De Beers se habría comprometido a comprar algunos de los diamantes que ha puesto a la venta para aliviar la abundancia de oferta en el mercado. Desde la compañía, también están mejorando las condiciones y haciéndolas más flexibles para que los consumidores tengan más fácil comprar diamantes.

El precio de los diamantes ha caído de manera notable, el Diamond Index cotizaba en los 125 puntos básicos en noviembre de 2018, mientras que ahora pelea por no bajar de los 121 puntos básicos. Desde 2015, el precio de los diamantes ha ido cayendo paulatinamente. En 2017 marcó mínimos históricos al tocar los 118 puntos, pero fue recuperándose hasta alcanzar de nuevo los 126 en julio de 2018. Solo en la primera mitad de 2019, el precio medio del quilate ha descendido un 7%.

Las causas

La demanda ha caído debido a que los dos mayores consumidores de esta piedra preciosa son Estados Unidos y China. Ambos países se encuentran en un momento de incertidumbre económica causado por los datos económicos de la industria, por el temor a una recesión y por la guerra comercial que siguen manteniendo.

Pero no solo eso, la principal razón se debe a un cambio de tendencia en los gustos de la población. Estados Unidos compra el 50% del total de la producción mundial, tanto es así que los diamantes son el segundo objeto más común en las casas estadounidenses por detrás de la televisión. Sin embargo, la demanda por parte de la sociedad ha bajado.

A esto, se debe añadir que en el mercado actual hay una sobreabundancia de materias primas, especialmente de piedras preciosas. Las mejoras tecnológicas para su extracción han provocado este escenario.

A continuación