Deliveroo crea la figura del 'aquarider' para llevar comida a los barcos

Los pedidos llegarán en motos de agua hasta los barcos que hayan solicitado la comida a domicilio.

Libre Mercado

Los servicios de comida a domicilio están creciendo cada vez más, es un sector en expansión donde la competencia es feroz. Por eso, la empresa Deliveroo ha decidido dar un paso de gigante para adelantar a sus competidores y crear la figura del ‘aquarider’. Se trata, en definitiva, de un repartidor que irá en moto de agua surcando las olas del mar para hacer llegar los pedidos a los barcos que estén navegando.

En verano, cientos de yates y otro tipo de barcos pasan varias jornadas navegando por aguas españolas. Para poder hacerlo, se equipan con comida que les permita pasar varios días sin tener que ir a puerto para comprar. Sin embargo, Deliveroo quiere dar la posibilidad de que se puedan comer una pizza caliente y recién hecha gracias a este nuevo servicio, que llevará pedidos a los navegantes.

"Los pedidos se realizan en motos de agua, una novedad en el sector de entrega de comida a domicilio que introduce Deliveroo para sus clientes", señala la empresa en un comunicado. Este nuevo servicio estará disponible en muchas ciudades de España, como Barcelona, Valencia, Coruña, Alicante, Málaga, Palma de Mallorca, Almería, Marbella, Vigo, Cartagena, Fuengirola, Badalona, Huelva, Benidorm, Castellón, Tarragona y Santander. Por el momento, las cadenas de restaurantes que se han unido a esta novedosa iniciativa son Taco Bell, Goiko Grill, Miss Sushi, Five Guys o Ginos.

Un sector con gran competitividad

El sector del delivery es uno de los más convulsos y competitivos en estos momentos. Sin ir más lejos, hace solo unos días se ha conocido la fusión entre Just Eat y Takeaway para poder hacer frente a grandes compañías como Deliveroo o Uber Eats, que es el rival a batir en estos momentos. La mejor noticia para Deliveroo ha sido la entrada de Amazon en su accionariado, ya que la compañía de Jeff Bezos ha invertido 500 millones de euros en esta empresa, que ya está valorada en 3.000 millones. Uber Eats, por su parte, facturará más de 1.000 millones de euros este año y se está convirtiendo en una de las filiales más rentables para Uber.

A continuación