El impacto económico de los casinos online

El juego online ya representa más del 1% del Producto Interior Bruto (PIB) en España.

Manuel Ronda

Se suele decir que los avances tecnológicos son cosa de las nuevas generaciones. Un tópico que se desmonta cuando se conocen historias como la de Jane Snowball. En mayo de 1984, esta mujer de 72 años se sentó en el sillón de su casa en Gateshead, ciudad ubicada en el noreste de Inglaterra, cogió el control remoto de su televisión basado en un novedoso sistema conocido como Videotex y compró huevos, margarina y cereales de un supermercado cercano. Sin saberlo, esta habitante de Gateshead inició la revolución de las compras por internet a raíz de esta primera transacción de comercio electrónico de la historia entre una empresa y un particular.

En 1984, los consumidores de todo el mundo no se imaginaban que el comercio electrónico iba a provocar una transformación tan importante en los hábitos de consumo. El comercio electrónico, también conocido como e-commerce, es el proceso de compra y venta de productos o servicios a través de internet. Su popularidad ha aumentado exponencialmente durante los últimos 25 años, sustituyendo en muchos casos las transacciones que se realizaban tradicionalmente en las tiendas y negocios físicos. Un crecimiento que se debe al impacto de internet en la vida diaria de las personas y a la aceptación del comercio electrónico por parte de los consumidores y las empresas, ya que este medio ofrece muchas oportunidades.

El comercio electrónico alcanzó los 10.820 millones de euros en el último trimestre de 2018, según los últimos datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Sumando el resto de los trimestres, la facturación del comercio electrónico en España alcanzó los 39.243 millones durante al pasado año, lo que supone un incremento del 29,1% respecto a los 30.406 millones que ingresaron en 2017. Además, el número de transacciones registradas ha superado por primera vez los 200 millones trimestrales. Las agencias de viajes y los operadores turísticos han sido el sector de actividad con mayor ingreso en el último trimestre de 2018, acaparando el 11,5% de la facturación total. En segunda posición aparece el transporte aéreo con el 8,6%, mientras que las prendas de vestir ocupan el tercer lugar con el 6,8%.

Juegos de azar y apuestas

El sector del juego online goza de una buena salud dentro del volumen de negocio del comercio electrónico en España. Según los datos de la CNMC, los juegos de azar y las apuestas ocupan el cuarto lugar de actividades con mayores ingresos, con el 4% de la facturación total. Una situación privilegiada que es mayor en el caso del porcentaje de transacciones, donde los juegos de azar y apuestas cuentan con una mayor presencia, alcanzando un 6,2% del total, siendo superados únicamente por el transporte terrestre de viajeros (7,6%). Unas cifras que reflejan el impacto económico del sector del juego online en el territorio nacional, que ya representa más del 1% del Producto Interior Bruto (PIB) en España, según la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ).

En 2018, el sector del juego online movió más de 17.349 millones de euros en España, en términos de cantidades jugadas. Esta cifra recogida por el último estudio de la DGOJ, órgano del Ministerio de Hacienda, representa un 30,5% más respecto al mismo ejercicio de 2017 (13.298 millones). Además, el GGR (Gross Gaming Revenue) del ejercicio del pasado año fue de 699 millones, de los cuales 237,9 millones pertenecen al segmento de los casinos, entre los que destacan operadores como 888 casino. Este segmento sigue creciendo con una tasa de variación anual del 38,91%, siendo uno de los más importantes dentro del sector del juego online, gracias especialmente a la popularidad de las máquinas de azar, conocidas entre los jugadores como máquinas tragaperras.

España, un lugar idílico para el sector del juego online

La Ley 13/2011, de 27 de mayo, de Regulación del Juego aportó una mayor seguridad jurídica y un marco regulatorio necesario a todas las actividades de juego que se llevaban a cabo en España. La aprobación de la Ley del Juego ofrecía por primera vez una cobertura legal a la actividad del juego a través de internet, que ya tenía una gran fuerza social y económica en aquella época. Hasta ese momento, el sector siempre había estado limitado a los casinos presenciales al no existir ningún marco legal regulatoria para la actividad del juego online, por lo que muchos operadores operaban en el territorio nacional al margen de la ley.

A partir de la entrada en vigor de la regulación de los juegos de azar online en junio de 2012, España se convirtió en un lugar idílico para los operadores y los jugadores, ya que ofrecía unas garantías de seguridad y una transparencia para disfrutar de una experiencia de juego única en cualquier momento del día. Estas medidas, unidas a la familiarización de la sociedad española con los juegos de azar y la irrupción de las nuevas tecnologías, han permitido el crecimiento constante del sector del juego online en los últimos años. Además, esta industria también ha influido en la economía nacional, gracias a la recaudación de impuestos del Ministerio de Hacienda por los impuestos sobre el juego. Unos impuestos sobre las Actividades del Juego que fueron rebajados por el Gobierno el pasado año, pasando del 25% al 20% en todo el territorio español.

Este contexto idílico ha atraído a muchos operadores de juego dispuestos a invertir en el mercado español, convirtiéndose también en un sector rentable para el Gobierno. En cualquier caso, los jugadores son los principales beneficiados de esta situación, ya que tienen un mundo de posibilidades para disfrutar de los mejores juegos de azar desde la comodidad del hogar. La democratización del acceso a internet también ha sido un factor vital para comprender el crecimiento de los casinos online, ya que la red de redes y los dispositivos móviles han acercado estas plataformas de juego a los consumidores. Todo esto desemboca en una experiencia de juego emocionante que ya se ha convertido en una de las opciones de entretenimiento más importantes en la sociedad actual, divirtiendo a todas las generaciones.

A continuación