Fintech: qué es y cómo afecta a los préstamos

Se trata de una industria financiera que aplica la tecnología en las actividades financieras.

Pedro Vázquez

Aunque hace unos años pocas personas conocían el término, lo cierto es que oír hablar de fintech es cada vez más habitual hoy en día, incluso fuera de núcleos expertos en finanzas. La realidad es que dicho vocablo ha venido para quedarse ya que representa una realidad que no tiene en el momento actual papeles para desaparecer, sino más bien todo lo contrario. De hecho, la prueba está en que nadie puede imaginar ya la actividad financiera sin que esta vaya pareja a la tecnología.

Fintech, también conocido como Financial Technology, resulta de la combinación de las palabras finance y technology y se trata de una industria financiera que aplica la tecnología en las actividades financieras, de manera que estas puedan desarrollarse de manera rápida, satisfactoria y, en definitiva, óptima.

Por ello, para poder ponerse en práctica el fintech echa mano de las llamadas TIC’s, que le encabezan la digitalización del sector. El resultado de ello son servicios financieros fáciles de contratar, pero también de entender, ya que son muy intuitivos. Además, los usuarios de esta metodología coinciden en sumarle como punto a favor la democratización que permiten de su uso gracias, en gran medida, al ligero peso económico que suponen. En definitiva, los especialistas apuntan a que el éxito del Fintech en España y en el resto de países europeos se erige principalmente en las facilidades que aporta a los dos puntos elementales de las redes financieras: a los prestatarios como a los inversores. En este sentido, productos como los préstamos online o los créditos rápidos son hoy en día posibles gracias a las nuevas tecnologías, canalizadas esencialmente a través del fintech.

¿De qué manera repercute en los préstamos?

Cuando llegó la crisis económica a España, adquirir un préstamo comenzó a suponer un procedimiento largo y, sobre todo, muy complicado. Así mismo, los motivos y objetivos del mismo mutaron en relación con las dinámicas que venían produciéndose hasta aquella época. En medio de esta coyuntura, la capacidad regeneradora y creadora de ciertas personas y entidades crediticias permitió la creación de nuevos métodos y propuestas. En este campo se sitúan los préstamos online.

Se trata de un servicio que funciona de manera instantánea, inmediata, y que se caracteriza esencialmente por la agilidad en la burocracia que implica. Estas particularidades hacen de los préstamos online o microcréditos un producto fácil de usar y rápido, ideal para apuros y situaciones cotidianas inesperadas que requieren pequeñas cuantías económicas de las que no siempre disponemos. Sin embargo, esos elementos que acabamos de mencionar, tan definitorios de los créditos, no serían aplicables de no existir plataformas de pago, sistemas para realizar ingresos bancarios, domiciliaciones de pago, etc. En definitiva, los préstamos online no tendrían éxito si no estuviesen sustentados por el fintech. El fintech determina la calidad de dichas finanzas y que el procedimiento para llevarlas a cabo sea de lo más efectivo.

A continuación