Madrid desbanca a Barcelona como la ciudad española más atractiva para la inversión extranjera

La capital de España asciende del octavo al séptimo lugar. Barcelona, en cambio, se hunde y cae del quinto al noveno puesto.

Libre Mercado

El número de proyectos respaldados por inversión extranjera directa (IED) en España creció un 32% en 2018, hasta los 314, frente a los 237 registrados en 2017, según se desprende de la última edición del estudio European Attractiveness Survey de EY, que sitúa a España como el cuarto receptor europeo, solo por detrás de Francia, Reino Unido y Alemania.

Por comunidades autónomas, Cataluña, Madrid y Andalucía fueron las regiones con un mayor número de iniciativas respaldadas por IED, con 108, 82 y 30, respectivamente, seguidas por Comunidad Valenciana, Castilla y León, Aragón y País Vasco.

El estudio explica que el crecimiento en España vino motivado por los significativos aumentos del sector digital, cuyo número de proyectos de IED se duplicó, hasta alcanzar las 70 iniciativas.

También hubo importantes crecimientos en los sectores de transporte, logística y finanzas, mientras que el número de iniciativas de ventas y marketing aumentó un 77%, desde 65 hasta 115 proyectos.

Madrid, la séptima ciudad favorita en Europa

Además de medir el número de iniciativas IED en Europa, el informe también recoge los resultados de una encuesta a directivos de compañías internacionales sobre sus planes de inversión en los próximos años.

Según estos datos, Madrid se sitúa como la séptima ciudad europea con mayor atractivo para la inversión extranjera, según el 8% de la muestra consultada por EY (dos puntos más que en 2018), mientras que Barcelona retrocede a la novena posición, seleccionada por el 6% de los encuestados (dos puntos menos que en 2018).

En esta clasificación, París es la urbe europea preferida para la inversión, según el 34% de la muestra, frente al 37% del año pasado.

El estudio apunta que el efecto del Brexit se ha dejado notar en la percepción de Londres como destino de inversiones y la sitúa en la segunda posición, con un 25% de la muestra, cuando hace solo cinco años, en 2015, era la favorita para el 50% de los directivos consultados entonces.

Hundimiento de Barcelona

La capital catalana ocupaba en el año 2015 el quinto lugar dentro del ranking. Ahora, Barcelona cae hasta el noveno puesto y es desbancada por Madrid que asciende a la séptima posición como ciudad preferida por el capital extranjero.

El descenso de la Ciudad Condal coincide con la masiva fuga de empresas tras el procés y que ha envuelto a Cataluña en una enorme inseguridad jurídica para las compañías. Este hecho unido a la gestión de la alcaldesa en funciones Ada Colau, ha generado un caldo de cultivo ideal para que los empresarios opten por otras ciudades españolas con mayores garantías para las inversiones foráneas.

Tanto es así que hasta un 8% de los encuestados en el estudio de la consultora EY sitúa a Madrid entre las tres mejores ciudades europeas para invertir mientras que Barcelona se reduce al 6%.

Retroceso en otras economías

A nivel global, Europa recibió 6.356 proyectos de IED en 2018, un 4% menos que los 6.653 registrados en 2017, debido a una disminución del 13% de la IED en dos de las grandes economías de Europa, Alemania y Reino Unido, mientras que Francia se mantuvo plana. Estos países que en conjunto representan casi la mitad de la IED en Europa.

A pesar de ello, el número de iniciativas se situó un 5% por encima de los niveles de 2016. La inversión aumentó un 5% en el sector digital, pero disminuyó un 18% en servicios empresariales.

De hecho, solo el 27% de las empresas encuestadas planea establecer o expandir sus operaciones en Europa en 2019, un porcentaje menor que el 35% registrado en 2018. Los planes de inversión se encuentran en mínimos de hace siete años.

Además, solo el 37% pronostica una mejora en el atractivo de Europa durante los próximos tres años, frente al 50% registrado el año pasado.

A nivel mundial, el 56% de los encuestados sitúa a Europa Occidental como uno de los tres principales destinos de inversión, en comparación con el 53% del año pasado.

La incertidumbre sobre el resultado del Brexit originó que los proyectos respaldados por IED en el Reino Unido se desplomaran un 13% en 2018, hasta los 1.054, el nivel más bajo desde 2014, según se desprende del estudio.

Este mismo descenso lo registraron también las iniciativas en Alemania, que disminuyeron desde las 1.124 de 2017 hasta las 973 en 2018.

A continuación