Los afectados por Madrid Central aplauden el plan de Almeida: "Era una injusticia y una desproporción"

La Plataforma de Afectados por Madrid Central reclama la vuelta al modelo de las Áreas de Prioridad Residencial que plantea el PP.

Elena Berberana

Madrid Central, símbolo de la legislatura de Carmena, ha sido la principal diana de los dardos lanzados por los candidatos de la oposición. Tanto Martínez Almeida (PP) como Begoña Villacís (Cs) y Ortega Smith (Vox) dejaban claro durante la campaña electoral que derogarían la medida estrella de Ahora Madrid. Ante los resultados electorales, ¿qué pasará ahora? ¿se volverá a restablecer el tráfico en el centro de la capital como antes?

La Plataforma de Afectados por Madrid Central, compuesta por comerciantes, hoteles, academias, teatros, restaurantes, supermercados, discotecas y transportistas, han sido los protagonistas de la presión en busca del cambio de las restricciones que han venido padeciendo en los últimos meses.

Vicente Pizcueta, portavoz de la asociación y representante de las pymes, ha querido enviar un mensaje claro a los posibles nuevos dirigentes: "Nunca hemos defendido que se elimine Madrid Central. Somos padres de familias, parejas y trabajadores que tenemos claro que la lucha contra el cambio climático debe ser obligación de todas las administraciones. Lo que queremos es que se revise. El proyecto de Carmena tiene enormes defectos en el diseño del dispositivo y su planteamiento".

El empresario advierte del calvario que ha supuesto para las pymes del centro de la capital las extenuantes conversaciones mantenidas con la líder de Ahora Madrid. Critican que Carmena empezara la casa por el tejado. "Es la improvisación con la que se había gestado. Ahora no queremos volver al pasado. Sólo pedimos retomar el anterior modelo de las Áreas de Prioridad Residencial (APR). Eso no significa que vuelva el caos al centro. Pero tenemos que encontrar un punto medio, entre imponer y eliminar debe haber consenso", apunta Pizcueta. El candidato del PP a la alcaldía, José Luis Martínez Almeida defiende volver al sistema de Áreas de Prioridad Residencial de los anteriores gobiernos del PP.

No baja la contaminación

El descenso estrepitoso en las ventas, de hasta un 60%, ha sido uno de los principales motivos por los que Madrid Central ha sido un quebradero de cabeza para muchos negocios de la zona. Esfuerzo y sufrimiento que desoyó el equipo de Ahora Madrid. "El Ayuntamiento de Carmena nunca dejó que el sector empresarial pudiera tener un periodo de adaptación de flotas. Pretender que el 31 de diciembre pasado, más de 15.000 de vehículos distribuidores dejaran de circular por el centro de Madrid supuso paralizarlo todo. Esto es de enorme gravedad. Rogamos en su momento que nos dejaran tiempo para poder tener coches con etiqueta ambiental, pero no lo hicieron. Esto hay que revertirlo y los nuevos políticos deberán tenerlo en cuenta", matiza Pizcueta.

Los afectados no están en contra de intensificar la normativa contra la contaminación en la ciudad, pero denuncian que lo que resulta incoherente es que un proyecto como Madrid Central, destinado a hacer la ciudad más respirable, no haya influido en absoluto en los niveles de CO2.

"¿Por qué el queroseno de los aviones no paga ningún tipo de impuesto ambiental? ¿Por que sólo tenemos que pagar el precio del sacrificio las pymes?", se pregunta el presidente del gremio empresarial. "No se puede pretender que el centro de nuestra ciudad sea un escenario de prácticas. Es una injusticia y una desproporción. Como factor ambiental, la contaminación de los aviones es mucho mayor y no pagan tributos ecológicos".

Pocas ventas

Mucho se ha hablado también del descenso de las ventas por las consecuencias disuasorias al tráfico al llegar a las fronteras de Madrid Central. El miedo a ser multado y la desinformación ha hecho que los usuarios optaran por no traspasar los límites establecidos. Por si acaso.

A este respecto, Pizcueta reconoce que la caída de ventas que han registrado las pymes en el centro, con un descenso medio del 10% se debe a diversos factores, desde Madrid Central al establecimiento de franquicias que han copado el protagonismo en las calles del casco antiguo. "Sabemos que nos enfrentamos a retos. El comercio online, es decir, el efecto Amazon, nos ha hecho mucho daño, pero Madrid Central ha sido la gota que ha colmado el vaso para rematar ya la crisis que sufría la industria del comercio físico. La llegada de Apple, Decathlon, Primark, o Carrefour Exprés, toda la modificación del distrito comercial centro a afectado al pequeño comerciante. Son factores a tener en cuenta. Pero lo que es seguro es que Madrid Central ha menoscabado las ventas y se suma al resto de condicionantes negativos en los que nos desenvolvemos y enfrentamos".

Con respecto al futuro, Pizcueta transmite a Libre Mercado su optimismo con las negociaciones y acuerdos que se lleguen a alcanzar con los políticos que se estrenan: "Pretendemos retomar los contactos con el nuevo gobierno. Nuestras expectativas de iniciar un proceso de diálogo beneficioso son muy altas", remarca esperanzado el empresario.

A continuación