Martínez Bernal: "El inversor español no es que sea más conservador, sino más desconocedor"

En Tu Dinero Nunca Duerme el director de relación con inversores de Amiral Gestion, Pablo Martínez Bernal, nos habla de la renta fija.

Libre Mercado

El pasado domingo Tu Dinero Nunca Duerme de esRadio tuvo un invitado de excepción, el director de relación con inversores de Amiral Gestion, Pablo Martínez Bernal para hablar de un concepto fundamental en la industria de la inversión, la renta fija. Amiral Gestion cuenta con un fondo de renta fija, Sextant Bond Picking, que ha logrado buenos resultados en 2018 pese a que el comportamiento de la renta fija no ha sido especialmente propicio.

Durante el programa de esta semana, en el que también hemos contado con la colaboración de Value School, el experto Martínez Bernal ha dado consejos tan importantes para el inversor nobel como el de no invertir "en lo que no entiendes y asesorarse bien para salir del banco –para dejar los depósitos y las cuentas corrientes–". Este consejo es, para Martínez Bernal, uno de los primeros que debe grabarse en cada ahorrador que quiera dar el paso para convertirse en inversor.

Entre las explicaciones principales de Martínez Bernal está la de distinguir entre la renta fija corporativa y la deuda pública. Comprar deuda pública, decía Martínez Bernal, es casi una garantía de perder dinero porque muchos bonos ofrecen rendimientos negativos, lo que significa que pagamos por prestarles dinero "por culpa del mercado cautivo que existe", decía el director de relación con inversores de Amiral Gestion. No obstante, Martínez Bernal señalaba que "hay compañías que ofrecen muy buenos cupones".

martinez-bernal-tdnd-1.jpeg

A diferencia de la renta variable, en el mercado de renta fija lo que se compra es deuda de compañías o estados. Viene a ser un préstamo que le hacemos a esa empresa o estado por el que la compañía o el estado nos promete un interés o remuneración en el plazo que se establezca, de modo que al finalizar ese plazo tenemos que haber recuperado el principal más el cupón o interés.

En este sentido, Martínez Bernal recomendaba tener un pequeño porcentaje del ahorro en renta fija y el resto en Bolsa porque "cada siete años puedes doblar tu inversión. El coste de oportunidad es grande, especialmente en los últimos años de vida del inversor (un jubilado o próximo a jubilarse)".

También señaló Martínez Bernal que "hay vida más allá de la deuda pública" y destacó que "existen alternativas de inversión en renta fija muy atractivas": "Las mayores oportunidades hoy están en deuda corporativa" y explicó que en Amiral Gestion, "nos estamos especializando en la emisión de deuda de empresas cotizadas".

Otra de las características de la renta fija es que está considerada por la industria como una inversión más segura que la renta variable y por eso hay muchos inversores que, al tener un perfil más conservador, deciden su inversión en fija. Sobre esto, Martínez Bernal estimó que "el inversor español no es que sea más conservador que el europeo o el norteamericano, sino más desconocedor. Mejorar la cultura financiera es clave para contar con carteras de inversión bien construidas", sentenció.

En su pizarra, Domingo Soriano explicó que para entender la renta fija es preciso "entender la palabra clave de "Promesa". "Lo que sucede es que alguien te promete una rentabilidad determinada durante un plazo de tiempo. Lo importante, por tanto, es la credibilidad del emisor".

En su lección, Manuel Llamas explicó tres ideas básicas sobre la renta fija. Primero, "que invertir en deuda pública tiene riesgos, principalmente que la administración emisora no cumpla su promesa de pago". La segunda, "que los estados también quiebran. En los últimos 8 siglos, entre el 30% y el 50% de los países que han sufrido una crisis financiera han terminado impagando de algún modo su deuda pública, ya sea vía inflación o bancarrota. España ha quebrado un total de 13 veces (el que más)". Y tercera: que "la deuda pública también sufre burbujas. La deuda ronda hoy los 67 billones de euros a nivel mundial, tras multiplicarse por tres en los últimos 15 años y, sin embargo, muchos gobiernos se siguen financiando prácticamente gratis, lo cual debería hacer saltar las alarmas".

A continuación