Hacienda mete la subida al diésel en los Presupuestos de 2019

La subida fiscal de este combustible será de 3,8 céntimos por litro. 

Libre Mercado

El Gobierno subirá finalmente el diésel en 2019. El incremento fiscal a este combustible ha sido uno de los más polémicos entre la larga lista de subidas anunciadas por el PSOE tras su llegada al Gobierno. En este punto Podemos mostró su rechazo, porque afectará directamente a todos los consumidores de este carburante, y miembros de la formación morada, como Pablo Echenique, llegaron a exigir a los socialistas que no debía tener "impacto para la clase trabajadora".

Pero en la presentación de sus cuentas de este viernes Montero ha anunciado que el diésel se encarecerá. "Se reduce la bonificación de la que disfrutaba el diésel frente a la gasolina", ha dicho. La subida fiscal de este combustible será de 3,8 céntimos por litro. Según los cálculos de Hacienda, para el bolsillo de un conductor medio, el que hace al año unos 15.000 kilómetros, repostar será unos 3 euros al mes más caro (36 euros más al año).

La ministra de Hacienda ha asegurado que "los profesionales quedarán exentos", pero cuando ha sido preguntada por cómo se establecerá ese filtro, ha reconocido que sólo estarán incluidos en este beneficio fiscal los vehículos de transporte de mercancías con un peso igual o superior a 7,5 toneladas y a los vehículos ligeros con autorización. "Estudiaremos" medidas para que los profesionales con vehículos ligeros puedan evitar la medida, ha dicho Montero. Por tanto, por ahora, a algunos taxistas y otros autónomos sí les afectará la subida fiscal.

Asimismo, resaltó que el 30% de la recaudación que generará este incremento del precio del gasóleo, que se contabilizará en 2020, se destinará a medidas de impulso a la movilidad sostenible, algo que consideró "fundamental" para la renovación del parque automovilístico español y también para ayudar a las empresas en una política de transición que es "imprescindible" para ganar valor añadido, mejorar competitividad y para ayudar a la industria a que sea capaz de adaptarse a los nuevos requerimientos y retos del siglo XXI.

A continuación