Un exguardaespaldas de Chávez amasó una fortuna de 1.000 millones de dólares mediante sobornos

Andrade hizo la fortuna que ahora permite a su familia llevar una vida de auténticos magnates. 

Patricia Malagón

Alejandro Andrade, patriarca de la familia Andrade, exguardaespaldas de Hugo Chávez y extesorero del país, ha añadido otro capítulo negro al Gobierno bolivariano de Venezuela. Lo primero que ha llamado la atención a la prensa y a los propios venezolanos es que tanto él como su familia se pudieran permitir el lujo de llevar una exuberante vida en Florida, donde tenían una mansión repleta de caballos de exhibición.

Andrade será juzgado por haber aceptado sobornos cuando era tesorero de Venezuela como parte de una red de lavado de dinero que le convirtió en multimillonario. Fue en esa época cuando el patriarca de los Andrade hizo la fortuna que ahora permite a su familia llevar una vida de auténticos magnates.

Entre los millones de venezolanos que han huido del país, se encuentra un pequeño grupo de exfuncionarios del Gobierno, empresarios relacionados con el régimen y líderes militares que hicieron una gran fortuna con corruptelas durante el mandato de Chávez. De hecho, esta élite de magnates creados al calor de la corrupción es conocida con el término de los "boligarcas".

El acuerdo de admisión de culpabilidad por parte de Andrade detalla los sobornos que recibió durante su etapa de tesorero. Además, ha permitido a la Corte Federal del Distrito de Florida conocer cómo esta élite venezolana amasó sus fortunas con sobornos. Alejandro Andrade habría cobrado 1.000 millones de dólares de sobornos y cuenta con un patrimonio en el que se incluyen tres aviones privados y un yate, tal y como informa The Wall Street Journal.

Este caso abierto por la justicia estadounidense surgió de otro similar. Raúl Gorrín, propietario de la cadena de noticias Globovisión, pidió a Andrade que lo ayudara a conseguir derechos lucrativos para llevar a cabo cambios de divisas para el régimen venezolano. Precisamente, de los diferentes cargos que Gorrín tiene abiertos, entre los se incluyen nueve delitos de lavado de dinero, se consiguió destapar el caso de Andrade.

Tras declararse culpable, Andrade aceptó la confiscación de bienes en Palm Beach (Florida), 15 vehículos, 17 caballos, 35 relojes de lujo y 9 cuentas bancarias en Estados Unidos y en Suiza y se enfrenta a una sentencia de diez años de cárcel. Gabriel Jiménez, un venezolano en Chicago que era propietario de un banco por medio del cual se pagaban los sobornos, también se declaró culpable.

Andrade pasó de ser teniente del ejército a guardaespaldas de Chávez durante la campaña electoral de 1998. Después se convirtió en secretario privado de Chávez y ocupó otros cargos financieros antes de ser nombrado tesorero nacional en 2007 y presidente del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social en 2008.

A continuación