Los planes de Dia para sobrevivir: cerrar tiendas y vender Clarel

Consideran positivos los datos de La Plaza, que da protagonismo a los frescos, y Dia&Go, especializada en conveniencia.

LM/AGencias

El grupo Dia estudia la venta de su división de tiendas Clarel, centrada en la venta de productos para el cuidado personal, belleza y hogar, así como el cierre de supermercados en España cuyo rendimiento está por debajo de lo esperado.

Así lo ha explicado este martes en una conferencia con analistas el nuevo consejero delegado de la compañía, Antonio Coto, en el cargo desde agosto, quien ha avanzado las líneas maestras del próximo plan estratégico de Dia en el que están trabajando.

Coto ha precisado que recomendó al consejo de administración en una reunión celebrada ayer analizar "alternativas estratégicas" para los activos del grupo que no forman parte del "corazón" del negocio, como es el caso de Clarel, que cuenta actualmente con 1.271 establecimientos entre España y Portugal.

A ello se suma a la puesta a la venta de su división especializada en comercio mayorista ("cash & carry") con la enseña Max Descuento, y que cuenta con 35 locales.

El nuevo consejero delegado ha garantizado que recibió el apoyo del consejo a estas medidas y ha señalado que la decisión sobre Clarel se explica por la necesidad de centrarse en el foco de su negocio (en referencia a los supermercados DIA) y no por cuestiones de rentabilidad o ventas.

"La compañía opera en un ambiente financiero diferente al que había antes, por eso necesitamos una estructura de capital distinta. Estamos trabajando en ello", ha reconocido al ser preguntado sobre la hipotética necesidad de necesitar un aumento de capital.

El plan estratégico liderado por Coto pretende colocar al consumidor en el centro de todas las decisiones en su actividad en España y Portugal, algo que ya implementó en América Latina, donde fue el máximo responsable de las operaciones de DIA los últimos años.

"Queremos también centrarnos en marca blanca (...) Estos cambios no se pueden implementar totalmente en tres meses, pero es la línea por la que queremos ir", ha revelado.

En España, ha considerado positivos los datos de las enseñas La Plaza, que da protagonismo a los frescos, y Dia&Go, especializada en conveniencia, con crecimiento de ventas del 8 y el 20% en relación al año anterior, respectivamente. No obstante, Coto ha admitido "errores" en la estrategia del grupo hasta ahora en España y que el ambicioso programa de reformas de sus supermercados puesto en marcha por el anterior equipo de gestión fue "menos exitoso de lo esperado".

Un equipo analizará el cierre de los locales en España cuyo rendimiento esté por debajo del esperado, pero se prevén nuevas aperturas en determinadas comunidades autónomas y se trabajará en mejorar la percepción del cliente sobre la oferta de DIA. "Seremos mucho más disciplinados en cada euro que invertimos, igual que en el seguimiento y control de los retornos", ha dicho.

Otra clave será su propuesta online, que cuenta ya con una cuota de mercado del 10% en España y cerró los nueve primeros meses del año con un aumento de ventas del 43%, hasta los 57 millones.

Sobre la aplicación de una nueva contabilidad por tener actividad en Argentina, considerada una economía "hiperinflacionaria", Coto ha avanzado que supondrá un impacto negativo en el Ebitda de otros 30 millones de euros.

Preguntado por la creciente influencia en la compañía del multimillonario ruso Mijaíl Fridman, mayor accionistas con el 29%de las acciones a través del fondo LetterOne y que ya ha propuesto a tres de los doce miembros del consejo de administración- Coto ha insistido en que la gestión es su responsabilidad. "Quiero ser muy claro, ellos no dirigen el negocio. Yo lo hago", ha recalcado.

No da a conocer sus beneficio neto

Por otro lado, Dia registró un resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado de 281 millones de euros en los nueve primeros meses de este año, lo que supone un descenso del 24,1% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que las ventas comparables crecieron un 2,7%, excluyendo el efecto calendario.

Sin embargo, incorporando el efecto de la depreciación de las monedas brasileñas y argentinas, las ventas cayeron un 9%, lo que representa unas ventas brutas bajo enseña de 6.949 millones de euros, según ha informado este martes la compañía. La compañía ha achacado este retroceso al 2,5% de caída de las ventas en Iberia y a la fuerte depreciación de las divisas de Argentina y Brasil durante el periodo.

Sin ajustes, el Ebita retrocedió un 33,1% en los primeros nueve meses de este año, hasta 212,7 millones de euros, mientras que las ventas netas alcanzaron los 5.490,5 millones de euros, un 13,9% inferiores a las de hace un año. Entre enero y septiembre, las ventas 'online' de España crecieron un 42,8% hasta 57,4 millones de euros.

Antonio Coto, ha resaltado que "el valor intrínseco del grupo está fuera de duda, y que sus más de 7.000 tiendas siguen trabajando normalmente, con buenas cifras de volumen y de generación de cash flow". La compañía, que recientemente ha reformulado sus cuentas de 2017, ha afirmado que está finalizando su plan de negocio para los próximos años. Como consecuencia de este nuevo plan, la firma se dispone a anticipar, con anterioridad al cierre del ejercicio 2018, la realización de un test de deterioro sobre sus activos para evaluar si pudiera existir la necesidad de provisionar parte de los mismos.

Por ello, según ha explicado, la información relativa a los resultados se desglosa solo hasta el nivel de Ebitda y no hasta el resultado neto después de impuestos, y la información del balance no es completa sino centrada en magnitudes como el fondo de maniobra y la deuda neta. Tan pronto como la compañía conozca el resultado del test de deterioro sobre sus activos o cualquier otro aspecto material que afecte a la información anunciada este martes, hará la correspondiente comunicación, según ha señalado.

Para el conjunto del ejercicio 2018, el grupo ha reiterado la horquilla de 350-400 millones de euros de Ebitda ajustado frente a los 586 millones de euros de 2017. La compañía ha achacado esta caída a la reducción de las ventas en Iberia, donde se han implementado una serie de decisiones que no han dado los resultados esperados (la baja adecuación a las necesidades de los actuales clientes de la oferta de productos, servicios, así como la marca propia). Entre enero y septiembre, la cifra de inversión alcanzó los 269 millones de euros, de los cuales 196 se han invertido en España en la remodelación de tiendas de proximidad.

En el tercer trimestre de este año, Dia remodeló 94 tiendas en Iberia, acumulando un total de 997 tiendas mejoradas en los primeros nueve meses. A cierre de septiembre, la deuda neta se sitúa en los 1.422 millones de euros y la red de tiendas alcanza los 7.429 establecimientos.

A continuación