¿El fin de los tranchetes? Los consumidores de EEUU dan la espalda al queso procesado

Las grandes cadenas de comida rápida de EEUU sustituyen el queso procesado en sus platos porque los millenials lo rechazan. 

Libre Mercado

El negocio de los tranchetes se derrite en EEUU. El auge de la alimentación saludable está poniendo en peligro al queso procesado en el país donde llevaba casi un siglo siendo el rey. Siempre presente en las hamburguesas, en la pasta o en la pizza de los americanos, este producto está siendo reemplazado por quesos de mayor calidad, según recoge Bloomberg.

Son los llamados millennials, sobre todo, los que le están dado la espalda a los tranchetes, y las cadenas de restaurantes de comida rápida han sido las primeras en adaptarse a los nuevos hábitos de consumo de sus clientes. Por ejemplo, Wendy's está ofreciendo queso asiago (procedente de la región alpina cerca de la ciudad de Asiago) en sus platos o el queso del Big Mac de McDonald's ya no contiene conservantes artificiales. Cracker Barrel o Panera Bread también lo han reemplazado. El resultado: mayores ventas.

Malas cifras

Las grandes marcas fabricantes de tranchetes han sido las primeras en notar la pérdida de consumidores. Según Euromonitor International, se prevé que las ventas de queso procesado de Kraft Singles (tranchetes) y Velveeta caiga otro 1,6%, sumando así el cuarto año consecutivo de caídas.

Sin embargo, las fábricas de queso en los Estados Unidos han aumentado un 40% entre 2000 y 2017, aunque la mayor parte del crecimiento proviene de pequeños fabricantes de quesos artesanales. Los precios de venta del queso procesado en las tiendas también han caído por por debajo de los 4 dólares por libra (450 gramos) por primera vez desde 2011.

Los inventores de los tranchetes

James y Norman Kraft inventaron el queso procesado en 1916 y lo vendieron en latas al ejército de los Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial. Los soldados seguían comiéndolo cuando regresaron a casa y su popularidad se disparó. No fue hasta 1950 cuando Kraft perfeccionó el corte. Poco después, apareció una máquina que podía envolver individualmente las rodajas y, en 1965, nacieron las Kraft Singles (en España conocidas como tranchetes). Los consumidores se maravillaron ante la uniformidad del producto, la pulcritud de las rebanadas, su larga vida útil y su capacidad para mantenerse jugosos a cualquier temperatura. Los ingredientes de los que están compuestos son pura química: citrato de sodio, fosfato de calcio, natamicina, almidón alimenticio modificado y... leche.

Aun así, los tranchetes de Kraft siguen presentes en el 40% de los hogares de EEUU. Para Peter Cotter, uno de los responsables de quesos y lácteos de Kraft Heinz Co, los quesos más sanos y naturales no pueden alcanzar, por ejemplo, "el derretimiento" de sus tranchetes. "Es un producto muy singular con una cremosa textura. Los quesos naturales, simplemente no se derriten de esa manera", explicó.

A continuación