Las ventas de Nike se disparan un 31% tras un boicot contra la marca

La popular firma deportiva eligió al jugador de fútbol americano Colin Kaepernick y le ha salido bien. 

Patricia Malagón

Nike celebra el trigésimo aniversario de su popular lema ‘Justo do it’ y no ha dudado en lanzar una arriesgada campaña que ha generado millares de detractores y defensores en todo el mundo. La popular firma deportiva eligió al jugador de fútbol americano Colin Kaepernick como imagen principal del citado aniversario. Hasta aquí todo parece normal, sin embargo, el pasado de este jugador de la NFL es lo que ha generado controversia e incluso varios usuarios de las redes sociales se han grabado o fotografiado quemando productos de Nike y llamando al boicot contra la empresa.

Todo comenzó cuando Kaepernick decidió arrodillarse cuando sonaba el himno nacional estadounidense antes de dos últimos partidos de la temporada de 2016. Este gesto del quarterback se produjo como un símbolo de protesta contra la discriminación racial que se da en el país americano. "No me voy a parar para demostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a las personas negras y gente de color", aseguró el jugador ante la prensa para explicar su protesta.

Desde que terminó aquella temporada y salió de los San Francisco 49ers ningún equipo quiso ficharle, a pesar de haber disputado una Super Bowl y de ostentar dos récords en la NFL. De esta manera, Kaepernick se quedó sin equipo la temporada pasada y parece que tampoco lo ha encontrado para la próxima, por lo que, si ningún equipo lo remedia, tendrá que terminar con su carrera deportiva a los 30 años.

La vida profesional del quarterback quedó truncada tras protestar de aquella manera contra el himno estadounidense por dos veces. Por eso, Nike eligió como lema de está campaña "cree en algo, incluso si eso significa sacrificar todo". Al principio, la popular firma de moda cayó en bolsa y recibió miles de protestas a través de las redes sociales. De hecho, no fueron pocos los usuarios que llamaron al boicot contra una empresa que había elegido a un deportista que mostró rechazo ante un símbolo tan patriótico como el himno nacional. Pero esto no es todo. la ciudad de Kenner, en Luisiana, que tiene más de 67.000 habitantes, ha prohibido la venta de productos de Nike.

El efecto rebote no se hizo esperar y se ha traducido en un aumento de las ventas, cifrado en el 31%. En la bolsa ocurrió algo similar: después de caer la acción cuando la campaña fue publicada, Nike vio subir fuertemente el precio de la acción. En apenas 48 horas, cada acción pasó de costar 80,30 dólares a 83,57.

A continuación