"Balconing is fun", la bochornosa campaña que anima a los turistas a tirarse por la ventana

La turismofobia continúa en Barcelona. Aparecen carteles recomendando a los turistas que se tiren desde el balcón.

Libre Mercado

Desde hace algunos años, la práctica del balconing comenzó a ponerse de moda en España en la temporada estival. Como muchos saben, se trata de tirarse desde el balcón del hotel o del apartamento con intención de caer en la piscina de uso común. Una moda que, aunque extendida, ya se ha cobrado siete víctimas mortales en lo que llevamos de verano.

Hace unos días, los "comités de autodefensa contra el barricidio", que parecen estar asociados a los movimientos que impulsaron la turismofobia liderados por Arrán -la sección juvenil de la CUP-, colocaron en la Ciudad Condal decenas de carteles con el eslogan "Balconing is fun" (el balconing es divertido). De hecho, en Twitter también crearon dos hashtag relacionados con la campaña: #FreeBalconing y #BalconingDay.

En los carteles, que ya han sido retirados por el Ayuntamiento de Barcelona, se podía leer lo siguiente: "¿Conoces el balconing?, previene la gentrificación, mejora el nivel de vida de los vecinos y reduce el riesgo de enfermedades del corazón". Una campaña que ha tenido poco eco mediático en España, pero que sí lo ha tenido en Reino Unido.

Tanto es así que el tabloide The Sun señaló lo siguiente: "El movimiento anti-turista de Barcelona se burla de las muertes por caídas del balcón y alienta a los turistas a arriesgar sus vidas. La campaña Balconing is fun se jacta de la avalancha de muertes relacionadas con esta práctica y asegura que esto mejora el nivel de vida de los residentes locales".

También llegó a crearse una cuenta de Twitter con el nick @balconingisfun que parece que ha sido borrada o eliminada por la red social. The Sun recoge en su información las muertes de los jóvenes Thomas Channon de 18 años, Tom Hughes de 20 y Natalie Cormack de 19, que murieron en Magaluf después de practicar el balconing. En Twitter son muchos los mensajes que han apoyado esta iniciativa y que incluso lo toman como algo divertido para "frenar la invasión turística que sufre Barcelona".

La Ciudad Condal es una de las que más turistas recibe al año de toda Europa. Como resultado, la capital catalana ingresa cerca de 15.000 millones de euros gracias al turismo extranjero. Además, el 12,6% del empleo generado en la ciudad proviene de la actividad turística.

A continuación