Las medidas económicas que Cospedal puede incorporar a la candidatura de Casado

El equipo de Cospedal propuso simplificar y rebajar el Impuesto de Sociedades para beneficiar a las pymes al igual que Casado.

Diego Sánchez de la Cruz

Desde que se abrió el debate sobre la sucesión de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular, las tres figuras más destacadas del partido azul han apostado por una estrategia muy distinta a la hora de hacer propuestas programáticas en el terreno económico. Aunque Soraya Sáenz de Santamaría se abstuvo de hacer sugerencia alguna, María Dolores de Cospedal propuso algunas medidas puntuales y Pablo Casado insistió en varias ocasiones en la importancia de aprobar una "revolución fiscal" en España.

Aunque Sáenz de Santamaría ha guardado silencio, sí ha dejado clara su apuesta por el continuismo en materia económica. Así lo demuestra su alianza con exministros del gobierno Mariano Rajoy como Cristóbal Montoro o Álvaro Nadal. De modo que, ante la ausencia de propuestas concretas, la que fuera vicepresidenta del gobierno de España parece apostar por el rajoyismo económico que tantas críticas ha despertado en numerosos sectores del centro-derecha.

Las ideas económicas de Cospedal

Por su parte, María Dolores de Cospedal barajó en campaña distintas propuestas económicas, desgranadas en diversas intervenciones por su mano derecha en este campo, la diputada Susana López Ares. La campaña de la exministra de Defensa defendió una reducción de los tipos más bajos del IRPF, así como una exención fiscal para los 1.000 primeros euros de rendimientos del capital.

Además, el equipo de Cospedal propuso simplificar y rebajar el Impuesto de Sociedades para beneficiar a las pymes, reordenar la factura de la luz para excluir del recibo las primas y subvenciones públicas o crear centrales de contratación que reduzcan el gasto asumido por las comunidades autónomas y los ayuntamientos en todo tipo de ámbitos.

La expresidenta de Castilla-La Mancha, responsable en dicha región de un ambicioso programa de austeridad, propuso también que las comunidades gobernadas por el PP se unan para eliminar trabas que limitan la unidad de mercado. Ante las trabas judiciales que han impedido el avance de medidas como la licencia única, esta sugerencia del equipo de Cospedal permitiría armonizar criterios en distintos territorios, a la espera de un gran pacto nacional.

Casado pide una "revolución fiscal"

La candidatura de Pablo Casado ha encarnado la voz más liberal de todo el proceso, con permiso de la corriente Regeneración Liberal que lidera José Ramón Bauzá. El diputado por Ávila y ex vicesecretario de Comunicación de Génova 13 apuesta por suprimir los Impuestos de Sucesiones, Donaciones y Patrimonio. Además, propone nuevas bonificaciones en la cuota de autónomos y dos rebajas de calado en las grandes figuras fiscales, dejando el tipo máximo del IRPF por debajo del 40% y reduciendo el Impuesto de Sociedades al 10%.

A la hora de integrar propuestas, la "revolución fiscal" de Casado parece compatible con las medidas económicas que ha sugerido Cospedal. De modo que, al menos en el ámbito programático, ambos equipos podrían acercar posturas con notable facilidad, especialmente si tenemos en cuenta que el perfil liberal de ambas propuestas contrasta con el cariz más intervencionista de Sáenz de Santamaría y sus afines.

A continuación