Ada Colau lanza su moneda ciudadana, llamada 'Rec', para fomentar el comercio minorista

El proyecto estará vigente hasta octubre de 2019, fecha en la que el Ayuntamiento evaluará los resultados obtenidos. 

Libre Mercado

El Ayuntamiento de Barcelona comenzará a emitir el próximo mes de mayo su moneda ciudadana, llamada ‘Rec’, con la circulación inicial de un millón y medio de euros. Por el momento, este proyecto piloto solo se aplicará a 10 barrios cercanos al río Besós y el funcionamiento es muy similar a una tarjeta de fidelización o a un bono de comida.

Las familias o personas que estén recibiendo algún tipo de ayuda social percibirán el 25% de la subvención en forma de ‘Rec’ -la moneda funciona a través de una tarjeta con la que pagas-. Ese dinero solo lo podrán gastar en una serie de comercios minoristas de los barrios elegidos. Es decir, si una familia recibe una ayuda de 500 euros mensuales, se les cargarán 125 euros en la tarjeta para gastarlos en uno de esos comercios. Después, las tiendas acudirán al Ayuntamiento y cambiarán esos Rec por euros -las familias no podrán cambiar los Rec por euros salvo por alguna causa justificada, aunque si podrán transferirlos a otras cuentas-.

La propuesta la llevaba Barcelona en Comú en su programa, donde se aseguraba que pondrían en práctica el uso de una moneda municipal. Para ejecutar su promesa electoral han creado el Rec, que tendrá un funcionamiento sencillo y que servirá para obligar a las familias a gastar el dinero de las ayudas en ciertos comercios, en lugar de poder elegir otra tienda o establecimiento diferente.

Según informó el Consistorio, el proyecto llega junto con un proyecto de investigación llamado B-Mincome, que estudiará los riesgos y viabilidades de crear una renta básica universal. La propuesta del Ayuntamiento estará financiada con dinero de la Unión Europea, tras ganar una subvención del programa Urban Innovation Actions. Por ahora, serán 1.000 familias las que harán uso del Rec.

El principal objetivo del proyecto es fomentar la compra en los comercios de proximidad para intentar combatir a las grandes superficies comerciales. Cada Rec equivaldrá a un euro, no tendrá versión física y se basará en la tecnología de seguridad blockhain. Además de las familias, cualquier ciudadano podrá utilizar esta moneda si se descarga la aplicación ‘Rec Barcelona’ -funciona con un depósito en el que se podrán cambiar euros por Rec-.

El proyecto estará vigente hasta octubre de 2019, fecha en la que el Ayuntamiento evaluará los resultados obtenidos y decidirá qué hacer con el Rec -en ese mes se acaba la subvención de la Unión Euorpea-. Si supera este año y medio de funcionamiento, se podrá extender a todas las familias de la ciudad.

A continuación