"La carne de laboratorio llegará en 5 años a los supermercados"

La industria ganadera tiembla ante la inminente llegada de la carne in vitro a los restaurantes, bares, tiendas e hipermercados. 

Elena Berberana

La llegada de la carne cultivada a nuestras cocinas está a la vuelta de la esquina. Sí, tan sólo pensar en carne nacida en un laboratorio hace que se le revuelva el estómago a cualquiera, pero los expertos ya auguran la inminente transformación de la industria ganadera. No les va a quedar otra. Una revolución sin precedentes en la que ya trabajan numerosos científicos financiados por grandes empresarios como Bill Gates o Richard Branson.

Gracias a las células madre extraídas de un muslo de pollo se podrían fabricar hasta más de 2.000 porciones de carne idénticas a la carne madre. De hecho, ya se está haciendo y llegará al supermercado en cinco años. Así lo vaticina José Miguel Mulet, doctor en Química y Biología Molecular de la Universidad de Valencia y experto en tecnología de los alimentos: "La carne in vitro convivirá en las neveras de las grandes superficies junto con la carne de cría animal. Esto no significará el fin de la industria ganadera, pero sí va a haber una gran competencia", explica el reputado científico español.

Mulet anuncia que los laboratorios "están trabajando a todo trapo para abaratar los costes de filetes de ternera, cerdo y pollo criados en probeta". El biólogo valenciano asegura que el principal motivo por el que todavía no hay ternera criada por científicos se debe al precio que cuesta fabricar carne a partir de células madre. Mulet confima que "en el momento en el que cueste menos hacer un filete de carne de laboratorio que criar una vaca, ya tendremos la carne in vitro servida en bandeja en cualquier Mercadona". De película.

La inminente llegada de carne sintética podría provocar cierto rechazo en el consumidor, pero el investigador valenciano piensa todo lo contrario. "Cuando un filete de vacuno de primera cueste más barato que el procedente de una vaca real, el consumidor no se lo va a pensar dos veces", opina el investigador.

Siguiendo la línea del doctor Mulet, cabe destacar que los habitantes de los países en vías de desarrollo tienen un alto déficit en proteínas. Ahora podrían ver en estos próximos años cómo una hamburguesa de categoría A valdría más barata que una lechuga en su pueblo. "La carne in vitro alimentaría a las regiones más desfavorecidas democratizando la compra de productos cárnicos que, por su precio, son ahora mismo inaccesibles para muchos de estos ciudadanos", expone el divulgador.

Pero, ¿saben igual las alitas de pollo cultivadas? Parece ser que sí, y no sólo eso, tal y como indica Mulet, "la carne es limpia, tiene las mismas proteínas, está libre de antióbioticos y sin peligro de que traigan enfermedades y toxinas como sucedió con la gripe aviar". Por su parte, veganos y vegetarianos estarían encantados con el invento porque "no hay maltrato animal. Para que se pueda clonar la carne se necesita que las células del animal estén vivas, se realiza a través de una biopsia", declara el científico. Pero, ¿y la industria ganadera?, ¿temblarían sus cimientos?

"Un cerdo contamina más que un coche"

La profesora y catedrática en biotecnología de la Universidad de Córdoba, Nieves Abril Díez, investiga el impacto de los agentes contaminantes en el medioambiente. "La ganadería es el sector que más erosiona la atmósfera provocando que se haga aún más grande los agujeros de la capa de ozono", declara la experta. Mulet dice lo mismo: "Hoy en día se dedica más superficies para cultivar el pienso que comen los animales de granja que lo que ocupan las propias vacas o cerdos en el campo".

En este sentido, la profesora cordobesa de bioquímica define el metano procedente de los gases intestinales de los cerdos y las heces como uno los agentes tóxicos más perjudiciales, siendo incluso mucho más contaminantes que los coches". De todos modos, Abril Díez está convencida de lo que nos depara el futuro: "Sin duda alguna, la industria ganadera deberá adaptarse a este nueva forma de entender la carne. Es el presente y el mejor camino que los humanos deben seguir de cara a la superpoblación mundial prevista en muy poco tiempo. El futuro de la comida humana pasa por el laboratorio", sentencia la científica.

Más de un tercio de los terrenos dedicados a la explotación animal serían reconvertidos en campos de cultivo de vegetales. El efecto invernadero se vería reducido en casi un 15%, según estima Paul Shapiro, ecologista y biólogo americano que viene defendiendo el consumo de la SuperCarne.

Los retos de plantar hamburguesas

Sin embargo, los cultivos celulares para la producción masiva de carne reina no sólo deben superar aún los altos costes de financiación, hay una traba mayor. La legislación a la que deberá enfrentarse podría ser muy restrictiva al haber lobbies ganaderos que no estén de acuerdo con su comercialización. "Cuando algo no gusta en la Unión Europea o es muy novedoso comienzan a redactar leyes prohibitivas, tal y cómo sucedió con los transgénicos en su día", se lamenta Mulet.

A pesar de estos posibles obstáculos a sortear por la carne in vitro, no cabe duda que los avances científicos terminan más temprano que tarde por imponerse. Además de Estados Unidos, también están en ello países como Holanda, Inglaterra, Israel o Corea del Sur.

Mark Post fue el primer científico que, en 2013, presentó la hamburguesa cultivada con tejido muscular de un animal. Degustó la mitad delante de la prensa en Londres, y la otra parte se la guardó para comérsela con sus hijos "porque se lo había prometido". El científico de la Universidad de Maastricht, (Holanda) va más allá y lanza un mensaje que aterraría a cualquier ganadero: "En dos años nuestra carne de laboratorio estará sirviéndose en los restaurantes y bares y en menos de cinco años estaremos en los supermercados. Gran parte de la producción cárnica se transformará o desaparecerá, pero nosotros habremos acabado con el hambre en el mundo", concluye Post.

A continuación