El miedo al fin del 'dinero barato' y el nivel récord de Wall Street explican el descalabro bursátil

Una negra jornada en Wall Street ha arrastrado al Ibex 35, que ha cerrado la sesión dejándose un 2,53% y los 9.900 puntos.

Libre Mercado

Pánico en la bolsa neoyorquina. Wall Street ha vivido un auténtico lunes negro del que todavía se están resintiendo las bolsas de todo el mundo. El Dow Jones cerró en la noche de ayer dejándose un 4,6%, la mayor caída de su historia, el Nasdaq perdió un 3,7% y el S&P 500 cedió un 4,1%.

Esta nefasta jornada bursátil ha arrastrado a las bolsas asiáticas y europeas, lo que ha afectado al Ibex 35, que ha perdido en el cierre de sesión de este martes un 2,53% y los 9.900 puntos, situándose en mínimos desde el pasado mes de marzo. El contagio ha llegado al resto de plazas del Viejo Continente, donde Londres ha cedido el 2,64%; París, el 2,35%; Fráncfort, el 2,32% y Milán, el 2,08%.

Aunque realizar análisis de los comportamientos de los mercados a corto plazo siempre es una tarea complicada, los expertos ya han empezado a señalar a algunos de los motivos que habrían desencadenado esta oleada de ventas.

Miedo a la decisión de la Fed

El temor de los inversores a una subida severa de los tipos de interés este año sería una de las razones principales. De hecho, el descalabro bursátil coincidía con la jura del cargo como presidente de la Reserva Federal estadounidense de Jerome H. Powell en sustitución de Janet Yellen. El nuevo jefe de la Fed podría llevar a cabo una subida de tipos mayor de lo previsto, lo que supondría poner punto y final al dinero gratis.

Las expectativas de mayor inflación podrían acelerar la subida de tipos. Y es que el pasado viernes se publicaron unos datos de empleo en EEUU mejores de lo previsto, que además revelaban un aumento de los salarios al mayor ritmo desde 2009.

Aunque la lectura que se haría de este dato sería positiva para la economía del país, porque las empresas tendrán mayores beneficios y los estadounidenses consumirían más, eso podría llevar a las compañías a aumentar los precios de los productos, lo cual elevaría la inflación y empujaría a la Fed a endurecer su política monetaria para frenar la escalada de precios. A partir de entonces, a empresas y particulares les sería más caro financiarse.

Nivel récord de Wall Street

Además, la fuerte volatilidad que experimentan los mercados en los últimos días habría intensificado la recogida de beneficios tras el rally alcista que ha vivido la bolsa neoyorquina en los últimos meses, por lo que se trataría simplemente de una corrección. En este sentido, cabe recordar que Wall Street encadena cerca de nueve años de subidas continuadas, una de las mayores rachas alcistas de su historia, hasta el punto de batir niveles récord. Numerosos analistas señalan que la bolsa de EEUU está, en general, cara y, como consecuencia, es lógico que se produzcan este tipo de ajustes en momentos de mayor incertidumbre y volatilidad como el actual.

Pese a ello, la abrupta caída del lunes también pudo agravarse debido al papel protagonista que juegan los algoritmos que rigen los mercados de futuros. Muchos fondos pasivos y robo advisor están programados para vender de forma automática cuando un índice sobrepasa determinado nivel prefijado, lo que habría precipitado la caída.

A continuación