España sigue abriendo centros comerciales mientras en EEUU viven un 'apocalipsis'

EEUU se llena de centros comerciales fantasma, pero en nuestro país no cesan las inauguraciones de este tipo de formatos.

Beatriz García

En Estados Unidos lo han bautizado como apocalipsis retail. Este trágico término hace referencia al fenómeno que está provocando una oleada de cierres de centros comerciales y tiendas estadounidenses en los últimos meses.

Según las estimaciones de Credit Suisse, más de 8.600 comercios habrían echado el cierre en Estados Unidos al término de 2017. Esa cifra supera a la publicada recientemente por la consultora Fung Global Retail & Technology (FGRT), que afirma que el país cerró el pasado año con 6.985 comercios menos.

El negocio de los grandes almacenes, un formato muy arraigado en Estados Unidos, es uno de los que más está sufriendo esta crisis. De hecho, Macy’s, JP Peney o Sears, algunos de sus principales operadores, ya están llevando a cabo cierres masivos.

Y el futuro no será mucho más alentador. Según el último informe de CRBE, en los próximos cinco años, EEUU se enfrentará al cierre de 300 de los 1.200 malls que están repartidos por todo el país (entre centros y parque comerciales hay unos 116.000).

Tres razones para explicar el declive

El auge del comercio online, con la sombra de Amazon sobrevolando las tiendas físicas, es el principal motivo para explicar este fenómeno. Según ha publicado CRBE, las operaciones por internet ya representan en EEUU el 15% del total de ventas minoristas. Esto sitúa al país en la segunda posición en el ranking de países con mayor penetración del comercio electrónico, por detrás de Reino Unido.

Y la fiebre por seguir comprando a golpe de click no da tregua. En Estados Unidos sigue creciendo esta actividad entre un 14 y un 15% al año, mientras que en mercados como el español ese aumento está por encima del 20%. Eso sí, en España la penetración del comercio online es mucho menor todavía, y representa el 4% de las ventas minoristas.

Pero las compras por internet no son el único enemigo los centros comerciales en EEUU. Un país donde "se empezaron a construir los primeros centros comerciales en los años 50 y donde más de un tercio del stock se construyó antes de 1978 y más de la mitad lo hizo
antes de 1988" ha dejado a su paso un modelo caduco y unas instalaciones anticuadas. Según el documento, "el declive de los grandes almacenes ha perjudicado mucho a los centros comerciales secundarios en Estados Unidos que, por otro lado, se han modernizado muy poco desde sus inicios. Muchos de ellos siguen teniendo un mix muy básico, constituido por dos grandes almacenes situados en los extremos del centro entre los que se sitúan pequeñas tiendas. El hecho de que muchos de los contratos de estas tiendas están ligados a la presencia de los grandes almacenes hace todavía más vulnerable este anticuado modelo".

"En el futuro parece claro que el crecimiento en los centros comerciales vendrá más de la mano del ocio y restauración que de los grandes almacenes e hipermercados, las grandes locomotoras de antaño".

centros-comerciales.ocio.jpg

La sobreoferta de centros comerciales es otro de los tres factores principales que explican su pérdida de atractivo. En Europa la densidad comercial por persona es de 1 m2/habitante de media, mientras que en Estados Unidos es cinco veces mayor "debido a la enorme proliferación de centros comerciales en un país con pocos límites en política urbanística y una cultura consumista sin parangón", aseguran.

En España se siguen abriendo centros

La idea de que lo que ocurre en el mercado estadounidense es un anticipo de lo que va a pasar en nuestro país parece que de momento no está calando en España. Mientras que EEUU se llena de centros comerciales fantasma, en el mercado nacional no cesan las inauguraciones de este tipo de instalaciones.

Las aperturas más recientes en 2017 han sido la del Sambil Outlet de Leganés (Comunidad de Madrid), el Plaza Río 2 (Madrid capital), el Terrassa Plaça (Barcelona), el Alisios (Gran Canaria) y el Parque Melilla (en la misma ciudad). En total, estos cinco centros han sumado 206.000 m² de Superficie Bruta Alquilable (SBA) a los 15,8 millones de m² que ocupan los 555 centros comerciales que hay actualmente en España. Hasta 2019, los cálculos de la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC) es que se abran otros 17 centros más.

En declaraciones a Libre Mercado, el presidente de la AECC, Javier Hortelano, le ha quitado importancia al posible contagio del apocalipsis retail estadounidense aludiendo precisamente al informe de CRBE. "Hay diferencias importantes de nuestro país con EEUU: la densidad comercial y la sobresaturación. El fenómeno de internet es importante, pero todavía el 96% de las compras se hacen en tienda. Las tiendas van a seguir siendo un pilar fundamental para que el cliente toque y vea lo que va a comprar y para darle credibilidad a la marca", ha asegurado en una línea contraria a la de otros expertos.

Hortelano también ha destacado que los centros comerciales de nuestro país "tienen comercio, ocio, entretenimiento y restauración, y eso es difícil replicarlo en internet". El presidente de la AECC ha adelantado las cifras de cierre de 2017, que revelan que las ventas en los centros comerciales nacionales "subieron un 3% respecto a 2016 y las visitas, un 1%. Estamos muy contentos por la buena aceptación de los clientes y también, de los inversores", ha declarado.

"El e-commerce está entre las causas del declive del retail que más debería preocupar al sector en España, ya que, al igual que en otros países, está ejerciendo una creciente presión sobre el comercio físico. Si bien las ventas online sólo representan el 4% del conjunto de las ventas minoristas en España en sectores como Moda y Complementos su cuota de mercado ya llega al 9% o 10%, cifras a tener en cuenta", concluye el informe de CBRE.

A continuación