MAFO echa balones fuera sobre el desastre de las cajas y alardea de prever la burbuja

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez defiende su gestión al frente del organismo durante los primeros años de la crisis.

LM/Agencias

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo) ha justificado este martes su gestión durante los primeros años de la crisis, así como la decisión de retrasar la reestructuración de las cajas de ahorro y permitir la salida a Bolsa de Bankia, entre otros aspectos, durante su intervención en la comisión del Congreso que investiga el origen de la crisis financiera y el posterior rescate bancario.

En primer lugar, ha explicado que la decisión de minimizar la utilización de recursos públicos para abordar la crisis financiera se debió al miedo de disparar el déficit y a la "delicada situación de las finanzas públicas". Según ha indicado, "el impacto en los mercados de un intenso y súbito aumento del déficit público podría haber arrastrado al colapso a toda la economía". Pese a ello, ha reconocido que esta estrategia "multiplicó y dilató el trabajo de reestructuración".

Asimismo, el que fuera máximo supervisor del sector financiero español entre 2006 y 2012, esto es, en los años inmediatamente anteriores al estallido de la crisis y durante los primeros años de la misma, ha aseverado que "España no estaba preparada" para abordar los problemas de su sistema financiero, pues las herramientas con las que contaba "no servían", ya que la normativa no estaba adaptada a las exigencias de resolución "ni contemplaba que las cajas iban a crear problemas".

En este sentido, aunque ha defendido la labor regulatoria que se realizó para afrontar la crisis,ha lamentado que no se llegaran a hacer antes, pues supuso "un doble trabajo". "Mientras el buque se hundía fue necesario fabricar barcas de salvamento", ha aseverado. Así, mientras Mafo ha valorado que el gobierno socialista cambiara "radicalmente" la Ley estatal de Órganos Rectores de Cajas de Ahorros (LORCA), ha criticado que"hubo 8 años de Aznar que no tocó eso y se podía haber cambiado".

Reforma de las cajas

En segundo lugar, el exgobernador ha reconocido que "se cometieron errores específicos en España" que provocaron el estallido de la crisis, el principal el del retraso para acometer la reforma de las cajas, pero sin aludir explícitamente a su propia gestión o a la del Gobierno del PSOE."Si (el sector) se hubiera reformado no hubiera sucedido lo que ha sucedido", ha llegado a decir. También ha señalado que deberían de haberse adoptado "medidas macroprudenciales" para frenar el crédito, particularmente en la construcción, así como "reformas estructurales" en la economía, y una política fiscal anticíclica que compensara la demanda de tipos de interés bajos.

En todo caso, Fernández Ordóñez ha defendido las medidas adoptadas entonces para favorecer la reestructuración del sistema financiero -ha reconocido que tiene una "visión positiva" de la gestión realizada- y ha llegado a manifestar que estas reformas "permitieron que, desde que se inició la crisis del euro hasta finales de 2011, los indicadores económicos se mantuvieran en niveles alejados a la amenaza del rescate".

Entre otras cosas, ha recordado que en diciembre de 2011 la prima de riesgo española se encontraba en mejor situación que la de otros países con problemas, como Italia e Irlanda. Además, ha destacado que fue durante los seis primeros meses de 2012 cuando se produjo "un hundimiento en la confianza de la economía, llegando a niveles inimaginables". En ese período, ha recordado, la Bolsa española cayó un 20% mientras que la francesa crecía un 3% y la alemana un 10%, disminuyendo la confianza en las entidades financieras, cerrándose los mercados y produciéndose "la necesidad de pedir el rescate".

Salida a Bolsa de Bankia

En tercer lugar, Mafo ha afirmado que el Banco de España tuvo que cumplir con la Ley y no oponerse en la salida de Bankia a bolsa, ya que de lo contrario hubiera podido acabar en los tribunales. El organismo sólo podía oponerse si había razones suficientes, pero, en su opinión, Bankia disponía en 2011 de un capital que podía aguantar totalmente, aunque "no con la segunda recesión", lo que hizo que bajara posteriormente el valor de los activos. "Pero el valor de los activos no tiene nada que ver con la salida a bolsa", ha puntualizado.

Además, ha negado que hubiera sido mejor intervenir esta caja antes de que se formara el grupo BFA-Bankia y, aunque ha señalado que su rescate "costó mucho dinero", ha aseverado que "hoy es un proyecto muy sólido" tras haberse inyectado dinero y cambiado al gestor. El exgobernador ha explicado que lo que hizo el organismo supervisor fue "cumplir con la ley", con el Real Decreto Ley de 2011 que permitía salir a bolsa aumentando el capital por encima de lo que exigía Basilea III buscando inversores privados.

"Hubo entidades como Caixa o Bankia que decidieron salir a bolsa. La ley otorgaba salir a bolsa, no el Banco de España que sólo debía oponerse si no era creíble que obtuvieran ese dinero y el Banco de España pensó que sí era posible", ha dicho. En este sentido, ha añadido que esto ocurrió en 2011, cuando todavía no se había producido la segunda recesión. También ha recordado que ni el Banco de España ni la CNMV serán procesados por el caso Bankia, ya que no hay ningún informe que considere que tengan responsabilidades en este tema, ni del fiscal, ni de la sala de la Audiencia, ni del consejo de Estado.

"De los pocos" que auguró la burbuja

Por otro lado, Mafo ha dicho que fue "de los pocos" que auguró la burbuja inmobiliaria en 2003, incluso antes de la carta que enviaron los inspectores de su organismo al Gobierno en 2006. "En un momento en el que la mayoría de la gente negaba la burbuja, no solo Rato o De Guindos sino también muchos de los que estaban en la oposición y algunos sindicalistas, fuimos muy pocos los que hablamos del tema", ha señalado en referencia a los artículos que publicó en 2003.

Por último, aprovechó su intervención para cargar contra el Gobierno del PP por criticar la gestión económica del anterior Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero durante la crisis económica, pues cree que produjo "daño" a la economía. En concreto, sobre el mensaje que entonces lanzaba Zapatero de que el sistema financiero español era "el más solvente del mundo" –algo que él ha afirmado no compartir–, ha manifestado entender esa actitud, y ha contrapuesto este tipo de declaraciones con las lanzadas por el Ejecutivo de Rajoy, aunque sin mencionarle. "Creo que se entiende cuando un miembro del Gobierno dice que las cosas están bien. Hace más daño cuando alguien diga que están muy mal las cosas y que la banca está muy mal y yo lo voy a arreglar". "Eso sí que hace daño, porque cuando alguien dice que están muy mal las cosas porque han venido los anteriores y hay que cambiarlo, estamos introduciendo desconfianza en la economía", ha manifestado el exgobernador, que si bien ha reconocido que "no será verdad lo que dijo el señor Zapatero", esto "no hace daño". "Lo otro hace daño cuando está tratando de que las cosas cambien", ha apostillado.

A continuación