Así será 'Alovera Beach', la mayor playa artificial de Europa al lado de Madrid

El grupo constructor Rayet  pretende crear una playa artificial en Alovera (Guadalajara).

Lm/Agencias

El grupo constructor Rayet promoverá la mayor playa urbana artificial de Europa en el municipio de Alovera (Guadalajara), en pleno Corredor del Henares y a unos 50 minutos de Madrid capital. Para ello, prevé una inversión de 15,6 millones de euros.

Rayet, propiedad de Félix Abánades y primer accionista de la inmobiliaria cotizada Quabit, se ha asociado con Crystal Lagoons, empresa especializada en construcción y mantenimiento de este tipo de playas artificiales. Pretenden que este complejo esté operativo entre 2,5 y 3 años.

La playa estará compuesta por una lámina de agua de unos 25.000 metros cuadrados, rodeada de una zona de arena de 15.000 metros cuadrados de superficie.

alovera-beach-2.jpg

La instalación se enmarca en el nuevo parque de ocio que se promueve en la localidad y al que da nombre, el Alovera Beach. El complejo se extenderá sobre una superficie de 105.000 metros cuadrados y, además de la playa, contará con zonas infantiles, un área para deportes náuticos y servicios de restauración, además de un aparcamiento con capacidad de 1.000 plazas y un acceso directo desde la carretera A-2.

Así lo ha detallado en rueda de prensa el propio Félix Abánades, el director regional para Europa de Crystal Lagoons, Francisco Matte, junto al director general de Rayet Medio Ambiente y encargado del proyecto, Antonio Puy.

Abánades ha señalado que el proyecto se levanta en una zona de influencia de 800.000 personas como es el corredor del Henares y a unos 50 kilómetros de Madrid capital, en una localidad donde además está prevista la construcción de 4.000 nuevas viviendas. El presidente del Grupo Rayet ha asegurado que con ello se va a regenerar una zona medioambientalmente degradada y que el Pleno municipal de Alovera ya ha aprobado a este desarrollo.

A su vez, ha comentado que se tardará aproximadamente un año en obtener todos los permisos necesarios y al menos otro año y medio para construir el complejo. Por tanto, estará operativo entre 2,5 y 3 años.

alovera-beach-3.jpg

Una playa con 2,5 metros de profundidad

La playa tendrá una profundidad de 2,5 metros con una pendiente para simular la entrada a una playa y se prevé la asistencia inicial entre 250.000 y 400.000 visitantes, ha subrayado el presidente del Grupo Rayet. De momento no se ha fijado la cuantía de entrada al complejo, pero se trabaja sobre una cifra de 10 euros.

Por su parte, Antonio Puy ha indicado que se construirá una nueva depuradora y que el proyecto se sustenta en cinco áreas con la intención de que tenga actividad todo el año, sobre todo a través de las actividades de deportivas. Además, se contempla un restaurante con capacidad para 1.000 personas con intención que acoja eventos cuando no haya temporada de baño.

alovera-beach-4.jpg

A su vez, se prevé crear un acceso con un puente desde la Nacional 2 y destaca las buenas conexiones para llegar a la laguna, con una parada de Cercanías a cinco kilómetro de los terrenos. También se desplegarán toboganes acuáticos para adultos y niños. Además, ha detallado que se trata de un proyecto "innovador".

El proyecto se levantará en suelo público y se abonará al Consistorio un canon de uso mediante una concesión administrativa por un periodo de 40 años. Así, indica que se deberá convocar un concurso público y espera que sean los adjudicatarios del mismo.

Polémica con la Comunidad de Madrid

Abánades estima que no habrá problemas en obtener los permisos necesarios para desplegar la playa artificial y el resto de actividades previstas, como el permiso de baño, pues se basa en actividades de ocio, restauración y deportes. "No hay casinos ni juego", ha explicado para enfatizar que se crearán 370 puestos de trabajo.

Estas declaraciones son un guiño al proyecto frustrado del Grupo estadounidense Cordish en Torres de la Alameda, un municipio de la Comunidad de Madrid muy próximo a Alovera. Precisamente esta compañía también planeaba crear una playa artificial, pero junto a discotecas, cines, teatros y salas de juego, lo que no gustó nada al Ejecutivo de Cristina Cifuentes.

A continuación