Lidl despide al jefe de una tienda en Barcelona por trabajar demasiado

El gerente del establecimiento, Jean Louis, empezaba su jornada antes de tiempo.

Libre Mercado

A quien madruga Dios le ayuda... menos si es para ir a trabajar a Lidl. El gerente de una tienda de la cadena de supermercados alemana en Barcelona ha sido despedido por trabajar más de la cuenta.

El afectado, Jean Louis, recibió una carta de despido por entrar "entre 49 y 87 minutos" antes de registrar el inicio de su jornada con el objetivo de "preparar la tienda antes de su apertura al público", según el documento al que ha tenido acceso El País.

En abril de 2017, Jean "realizaba pedidos, cambiaba precios o reponía palés enteros de artículos" antes de fichar, tal y como descubrió la empresa tras revisar las cámaras de seguridad del establecimiento. Además, desde Lidl recibieron las "quejas" de empleados a los que se les instaba a llegar antes, y que también fueron confirmadas por las cámaras.

"Cada minuto que se trabaja, se paga, y cada minuto que se trabaja debe quedar registrado", dice la empresa. La compañía argumenta que este tipo de prácticas ponen en peligro la seguridad laboral del propio empleado, que puede sufrir algún accidente.

Jean, que trabajaba en Lidl desde 2005, ha llevado a la empresa a los tribunales porque asegura que su despido es improcedente. Dice que Lidl le sometía a "presiones para conseguir las ventas que esperaba la dirección" y que actuó así "en beneficio" de la cadena de supermercados.

A continuación