Tres pasos para poder disfrutar de un año sabático

Sólo tienes que conocer el camino para conseguirlo. Aquí te explicamos cómo hacerlo realidad.

Publirreportaje

¿Te saben a poco las vacaciones? ¿Nunca te da tiempo a hacer lo que quieres? Lo mismo necesitas ir un paso más allá y tomarte un año sabático. Imagínate, 365 días por delante a tu disposición para lo que tú quieras: dar la vuelta al mundo, pasar más tiempo con tu familia, montar tu empresa, cuidad de tu niño recién nacido, estudiar un máster… Hay un mundo de posibilidades y sólo tú sabes cuál es la que de verdad te llena. Es más, seguro que ahora estás pensando en ella.

Puedes conseguir que ese año sabático deje de formar parte de tus sueños y se convierta en una realidad tangible. Sólo tienes que conocer el camino para conseguirlo. Aquí te explicamos cómo hacerlo realidad:

Paso 1: Haz que tu sueño sea real

Lo primero que debes hacer es poner fecha a tu año sabático y apuntarla en un papel. Ese simple gesto va a hacer que deje de ser un sueño abstracto y se convierta en un objetivo real, con su propio deadline. Pon ese papel bien visible en tu casa y eso te animará a perseguir tu objetivo durante el camino.

El 70% de las personas que se fija una fecha concreta para empezar su año sabático consigue hacer realidad su sueño. Quienes no lo hacen tienen muchas menos posibilidades de éxito. Al poner una fecha, sé cauto y piensa cuánto dinero vas a necesitar. Empieza por averiguar aquí tu punto de partida y sigue leyendo para ver cómo juntar ese dinero.

preah0001.jpg

Paso 2: Crea tu colchón financiero

El segundo paso es crear un colchón de seguridad financiera para tu año sabático. En otras palabras, acumular el dinero que vas a necesitar para tomarte un año libre para viajar o para lo que tú quieras. No contar con esa seguridad económica es lo que impide a muchas personas lanzarse a esta aventura y a muchas otras.

Como punto de partida deberías juntar por lo menos una cantidad que cubra tus gastos durante esos 12 meses, aunque lo ideal es que crees un colchón por el total que has ganado en el último año. Si piensas viajar, calcula el coste del viaje y súmale un 20% más por si acaso. De hecho, es recomendable que vayas un poco más allá en tu ahorro y que tu colchón financiero cubra los primeros pasos de tu vuelta.

Ahora que ya sabes cuánto necesitas, queda lo más importante, el cómo conseguirlo. Aquí te explicamos cómo crear este colchón en poco tiempo y sin esfuerzo.

Paso 3: Aprovecha al máximo tu año sabático

Si has llegado hasta aquí cumpliendo con todos los pasos has hecho lo más importante ¡Ya estás en marcha! ¡Enhorabuena! Ahora sólo tienes que aprovechar al máximo esos doce meses, tanto desde el punto de vista profesional como personal. Da igual si viajas, emprendes o simplemente desconectas. 12 meses dan para mucho y puedes aprovechar para afinar tu curriculum con nuevos contactos y experiencias que te harán más atractivo para las empresas.

Pero antes de nada, prepara tu vuelta dejando tu puesto de trabajo a buen recaudo. Puedes hacerlo solicitando una excedencia laboral. Por ley todas las empresas están obligadas a concederte una si llevas más de un año en la compañía y no has disfrutado de una en los últimos cuatro años. Lo único que tienes que haces es hacer un escrito pidiéndola e indicando los motivos (aunque no es obligatorio) con suficiente tiempo de antelación. Con la excedencia general puede que tu puesto no te esté esperando, pero serás el primero en la lista de nuevas contrataciones.

Hay situaciones como la paternidad o maternidad que cuentan con excedencias especiales para cuidar a los hijos cuando tienen menos de tres años. También hay empresas que te ofrecerán condiciones especiales e incluso incentivarán esas excedencias, como ocurre en consultoría. En cualquier caso lo importante es que avises con tiempo y que pidas la excedencia en buenos términos, porque así será más fácil regresar.

A partir de ahí, aprovecha ese sueño que vas a cumplir porque te cambiará la forma de enfocar tu vida.

A continuación