Los cuatro errores más repetidos al planificar tu jubilación

Si sueñas con disfrutar de una jubilación de oro, hay cuatro errores que debes evitar a toda costa.

Publirreportaje

¿Sueñas con una jubilación dorada? Un 62% de los españoles lo hace y piensan en el retiro como una época para disfrutar, dedicar tiempo a sus hobbies y estar más con la familia y amigos. Si quieres alcanzar ese objetivo hay cuatro errores que debes evitar a toda costa. Son los fallos más habituales de los españoles al planificar su jubilación. Aprender a sortearlos y tendrás buena parte del camino hacia tu objetivo andado.

Pensar que sólo existen los planes de pensiones

Si vas a tu oficina del banco preguntado por ahorro para la jubilación es muy fácil que te ofrezcan directamente uno de sus planes de pensiones. Es lo que llevan haciendo desde hace años y a lo que todo el mundo está acostumbrado.

La realidad es diferente y más rica. Hay muchos más productos que planes de pensiones para tu jubilación y algunos superan con creces a los planes. Sólo en términos de rentabilidad, los fondos ofrecen de forma sistemática más beneficios que un plan.

Los planes de pensiones te permitirán pagar menos impuestos, pero a costa de otros inconvenientes al recuperar tu dinero que tu banco no te va a contar y que te harán perder mucho dinero.

Un asesor financiero puede ayudarte a elegir los productos que más te interesan para hacer crecer tus ahorros y alcanza la jubilación que deseas. Aquí puedes solicitar una reunión gratuita para que evalúe tus inversiones y las adapte a tus objetivos.

Empezar muy tarde

Otro de los grandes errores del ahorrador al planificar su jubilación es comenzar tarde. Seguro que has oído alguna vez que nunca es pronto para empezar a ahorrar. ¡Pues es cierto! El motivo es que así podrás aprovechar mejor el poder de interés compuesto, que hará crecer tu dinero más deprisa.

Los números no mienten. Juan empezó a ahorrar a los 40 años. Contaba con 5.000 euros cuando empezó a ahorrar 100 euros al mes con un interesante 5% de rentabilidad. Al cabo de 25 años había acumulado 78.267 euros y 39.204 eran sólo de intereses.

Pedro empezó más tarde y sólo pudo ahorrar durante 10 años. Lo hizo en las mismas condiciones, pero sólo consiguió juntar 22.037 euros. Los intereses apenas sumaron 6.237 euros. Seguro que ahora tienes claro que el tiempo sí cuenta al preparar tu jubilación y que es tu mejor aliado. Para que lo entiendas mejor, si ahorrases 1 euro al día desde los 20 años a los 65 tendrías un millón. Eso sí, necesitarías una rentabilidad anual del 12% para lograrlo.

Pensar a corto plazo y ser muy conservador

El ahorrador español es cauto por naturaleza. La forma en la que invierte es un reflejo de esta condición. Los depósitos y otros productos garantizados y a corto plazo abundan en las carteras del ciudadano medio.

El problema es que pensar a corto plazo no sirve para planificar la jubilación. El retiro es una jugada a largo plazo y con esa mentalidad hay que invertir. Según los tres bloques básicos de la planificación financiera para inversiones a más de 10 años lo que debe primar es el beneficio, no conservar el dinero. Esto no quiere decir que tengas que invertir a lo loco, sólo que rentabilidad y riesgo están íntimamente ligados.

Piensa que si apenas vas a obtener rentabilidad por tu dinero, vas a tener que ahorrar mucho más para tener el mismo capital al jubilarte. Una vez más, los números no engañan. Si tienes 100.000 euros y consigues un 1% por tu dinero, al cabo de 25 años tendrás 128.243 euros, pero si consigues un 4% verás 266.584 euros en tu cuenta. Empieza ya a ahorrar 10 veces más que la media sin tener que renunciar a tu estilo de vida. No es imposible, si sabes cómo.

No saber el dinero que necesitarás

El último fallo que comenten la mayoría de españoles es no saber cuánto dinero necesitarán al jubilarse. Asociamos la jubilación con un periodo de disfrute, pero tendemos a infravalorar cuánto costará ese ocio que deseamos y cuáles serán los costes reales al jubilarse.

Por el contrario, tendemos a sobrevalorar el poder real de la pensión pública y lo que podremos hacer con ella. Recuerda que la cuantía de las pensiones no está bajo tu control, que puede variar según el Gobierno de turno y que, por lo tanto, no es de fiar. Además, la pensión media no supera los 1.000 euros y los datos nos dicen que es más fácil que se reduzca antes de que suba.

Si quieres tener una jubilación dorada debes conseguir la libertad financiera necesaria para financiarla. Además, nunca hay que olvidarse sumar gastos que rara vez se tienen en cuenta como situaciones de dependencia a edades más avanzadas y no justo después de jubilarse. Piensa que, de media, necesitarás cubrir por lo menos un 70% de tus gastos antes de jubilarte para poder mantener tu nivel de vida, pero que los costes pueden dispararse con la edad.

Planifícate, decida un poco de tiempo a hacer números y podrás tener el retiro con el que siempre has soñado. ¡Ahora ya conoces el camino!

A continuación