Carmena continúa su guerra contra las terrazas de Madrid: quiere que cierren a la 1:30

El Ayuntamiento de Madrid quiere restringir la actividad de las terrazas una hora antes de lo permitido.

Libre Mercado

Primero fue el aforo y ahora, los horarios: la guerra de Manuela Carmena contra las terrazas de Madrid continúa. El concejal madrileño del distrito Centro, Jorge García Castaño, anunció ayer martes la elaboración de una nueva ordenanza para las terrazas de la capital. Además, Castaño negó que esté persiguiendo a estos negocios, como aseguran tanto desde el PP, como los propios hosteleros.

En el caso del distrito Centro, el Gobierno de Carmena pretende que las terrazas de los establecimientos adelanten su cierre de las 2:30 horas establecido para los viernes, sábados y vísperas de festivos. De domingo a jueves, la hora límite establecida es la 1 de la madrugada.

Aunque no han anunciado ningún horario límite, el edil procedente de las filas de Izquierda Unida reveló al término de la sesión que el horario límite que pretenden imponer es la 1:30 de la madrugada, una hora menos de lo permitido, según ha publicado ABC.

En el distrito centro hay varias zonas que están declaradas de Protección Especial Acústica, que ya tienen el tope de la 1:30 los viernes, sábado y víspera de festivos desde el 15 de marzo hasta el 31 de octubre. Hay otras, calificadas como de protección moderada, donde el máximo permitido en temporada alta es las 2 de la madrugada.

Aún así, la nueva medida de Carmena afectaría a unas 400 calles de la capital. Entre las más conocidas de las que tendrían que empezar a acatar la nueva imposición están Argumosa, Bailén o Lavapiés.

Por otro lado, según los datos ofrecidos por García Castaño, en el distrito Centro se ha dado el visto bueno a la creación de 645 terrazas frente a las 611 de hace un año (un 6% más). Informaron también de que se han abierto expedientes disciplinarios a 459 terrazas por incumplir la normativa y que otras 198 están sin autorización, lo que no quiere decir que sean ilegales.

Desde la patronal madrileña CEIM, instan al Ayuntamiento de Madrid a respetar las terrazas "por el impacto positivo que generan en la actividad económica y en la creación de empleo". Además, recuerdan que las terrazas suponen de media el 25% de la facturación de los establecimientos.

A continuación