Baleares y Madrid son las primeras autonomías que logran salir de la crisis

Baleares y Madrid recuperan el PIB de 2008, mientras que Asturias y Cantabria se mantienen como las autonomías más alejadas de la recuperación.

Javier G. Echegaray

Los últimos datos publicados por el INE muestran un crecimiento del PIB nominal por CCAA en 2015 de entre el 2,6% de Cantabria y el 4,2% de Baleares. Dicho crecimiento, continuación del experimentado en 2014, ha permitido a Baleares y Madrid recuperar sus niveles de renta previos a la crisis si se toma como referencia el PIB, mientras que Asturias y Cantabria se sitúan en la cola.

Sin embargo, y medido en renta por habitante, ninguna comunidad ha alcanzado todavía los niveles previos a la crisis y la que más cerca queda es Madrid a un 1,1% del máximo de 2008. Otras como Cantabria o Asturias se encuentran todavía a una distancia del 8,8% y 7,4% de sus niveles máximos de renta, respectivamente.

Como se puede observar en el siguiente gráfico, Baleares y Madrid han recuperado la renta perdida por la crisis, pero su población no, ya que ésta ha crecido en los últimos años, en especial en la segunda con un 6,8%.

La brecha entre CCAA ricas y pobres aumenta

Dentro de la economía española, pueden diferenciarse distintas áreas por renta por habitante. Madrid, País Vasco, Navarra y Cataluña se sitúan como las comunidades más prósperas, mientras que las del sur tienen el nivel más bajo.

Este diferencial entre CCAA ricas y pobres se ha incrementado con la crisis, debido a que la renta por habitante de las más ricas ha evolucionado mejor que la media nacional, mientras que las más desfavorecidas lo han hecho peor, con la única excepción de Extremadura.

Es decir, no sólo la renta media por habitante de todas las CCAA es todavía menor que antes de la crisis -y en algunas todavía queda un largo camino- sino que los habitantes de las CCAA pobres lo son todavía más.

Por ejemplo, si en 2008 a un extremeño de media le correspondían 16.633 euros y a un madrileño 32.152 euros, un 93% más, en 2015 la renta del madrileño prácticamente duplica la del extremeño. El mismo resultado se obtiene si se agrupan las más ricas y pobres de tres en tres o de cinco en cinco, el diferencial entre comunidades ricas y pobres se ha ampliado .

La buena noticia para los habitantes de las comunidades más pobres es que la tendencia en 2015 se ha corregido ligeramente. La mala es que le mejora relativa se ha producido por un mayor descenso de la población que la media, lo que a su vez limita el potencial del crecimiento del PIB en los próximos años.

A continuación