Nuevo 'lunes negro' en las bolsas europeas

La sombra de la inestabilidad política se cierne en las plazas española y griega, que caen más del 4%.

LM/agencias

La inestabilidad política amenaza a España y a Grecia. El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este lunes con un recorte del 4,44%, lo que ha llevado al selectivo a protagonizar su mayor caída desde el 24 de agosto de 2015, y a situarse en los 8.122,1 enteros, volviendo, de este modo, a niveles de julio de 2013.

Ningún valor del índice español ha conseguido aguantar el tipo. Popular ha liderado los retrocesos con una caída del 7,32%, seguido de IAG (-7,29%), ArcelorMittal (-7,17%), Gamesa (-6,97%) y Amadeus (-6,94%).

Los blue chips han registrado caídas que han oscilado entre el 6,2% de Banco Santander y el 1,58% de Iberdrola. Repsol ha perdido un 5,9%, BBVA un 5,6%, Endesa un 2,98%, Inditex un 2,97% y Telefónica un 2,96%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se ha colocado en 155 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,77%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,1176 dólares.

A nivel europeo, la situación de incertidumbre también incorpora otro factor de riesgo: las dudas sobre Deutsche Bank, cuya última presentación de resultados disparó las alarmas de ciertos inversores.

Atenas se desploma un 8%

Otra de las plazas más castigadas ha sido la de Grecia, que ha registrado un retroceso de casi el 8 %, hasta niveles de hace casi de 20 años, después de situarse de nuevo como foco de preocupación de los inversores ante las incertidumbres políticas que rodean al país.

Los acreedores de Grecia -Comisión Europea; Banco Central Europeo (BCE), Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- abandonaron Atenas la semana pasada sin lograr un avance importante en la primera ronda de negociaciones para la primera revisión de este tercer rescate del país.

Ambas partes dejaron sin tratar algunos asuntos como la reforma de pensiones, que ha centrado las multitudinarias protestas vividas en el país en los últimos días. Los expertos explican que las protestas ciudadanas y la falta de estabilidad del Gobierno de Alexis Tsipras en el Parlamento ha despertado el miedo a unas elecciones anticipadas.

Como consecuencia de esta situación, en las últimas semanas, el rendimiento del bono griego se ha elevado con fuerza por encima del 10 %. En concreto, al cierre de la sesión de hoy, el riesgo país de Atenas se ha situado en 996 puntos básicos.

También ha subido la prima de riesgo de Italia, a 146 puntos básicos y la de Portugal, a 316. El pánico en los mercados de deuda se produce como consecuencia de que los inversores tras la volatilidad e incertidumbre que vive la renta variable, han decidido refugiarse en valores seguros como el euro y el "bund" alemán, cuya rentabilidad ha caído al 0,218 %.


En el caso de España, donde la prima de riesgo ha repuntado con fuerza a 154 puntos básicos, se mantiene un día más la incertidumbre política, motivada por la falta de acuerdo entre los principales partidos para formar un nuevo Gobierno, han explicado los expertos.

El resto de Europa, también a la baja

El resto de las principales bolsas europeas también han desplomado, casi un 4 % de media, en una jornada en la que han estado pendientes de una nueva caída del precio del crudo, el empeoramiento de los mercados periféricos de deuda y las dudas que de nuevo despierta la situación económica mundial.

Todas estas razones, más el desplome que ha registrado el mercado griego, han llevado a los principales mercados europeos a registrar fuertes pérdidas, lideradas por Milán, que se ha dejado el 4,69% en la sesión.

París se ha desplomado un 3,20 %; Fráncfort, el 3,30 %; y Londres, el 2,71 %.

De esta manera, los principales mercados del Viejo Continente han cerrado con importantes pérdidas una sesión que, no obstante, comenzaron al alza.

A continuación