Quantitas o cómo lograr que España encabece PISA

Pruebas realizadas con el proyecto Quantitas han permitido que en Primaria dos tercios de los alumnos consigan un sobresaliente en matemáticas.

Libre Mercado

Siendo la formación académica uno de los factores más importantes para el desarrollo personal y la promoción social, recientes estudios (Hanushek y Woessmann, 2010) han cuantificado con más precisión hasta qué punto levantar el nivel educativo de todo un país supone también mejorar su situación económica: una subida de 25 puntos en los resultados del Informe PISA se traduce en un incremento del PIB del 3%. En el caso de España, pasar de las posiciones actuales (sobre 475) al grupo de cabeza implicaría una mejora económica que rondaría los 125.000 millones de euros, equivalente aproximadamente al coste anual de las pensiones.

Conseguir mejoras sociales generales no es algo sencillo y por eso son pocos los países que llegan a esos niveles de excelencia. Pero recientes avances en la didáctica y, sobre todo, en la gestión de la información cognitiva, podrían resolver desde dentro de las dinámicas propias del aula algunas de las principales dificultades que las Administraciones Públicas encuentran para subir drásticamente el nivel educativo colectivo de todo un país.

Matemática física aplicada a la enseñanza

La teoría cuántica es uno de los desarrollos científicos mejor confirmados, además de ser el principio matemático esencial para multitud de aplicaciones cotidianas. Su aplicación al análisis del conocimiento humano es en la actualidad una de las últimas áreas de desarrollo en la literatura científica de la psicológica social y está demostrando un enorme potencial teórico y práctico para resolver tanto las dificultades de los problemas clásicos como los nuevos retos que hoy se plantean en la teoría cognitiva y la supercomputación -información más técnica en este enlace-.

Una de las áreas más prometedoras está comenzando a aparecer, precisamente, en la pedagogía y la didáctica. Especialmente por lo que respecta al aprendizaje de matemáticas, pues es una asignatura que por sus características permite mediciones muy precisas en el progreso del conocimiento y los perfiles de las inteligencias individuales.

El proyecto Quantitas se encuentra entre los más avanzados al respecto y gracias a la colaboración de la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha se han podido conseguir resultados muy significativos en el nivel académico de los alumnos, el trabajo didáctico de los profesores en el aula y sobre todo en la objetivización estadística para que la Administración pueda activar con facilidad todas las inercias individuales y colectivas que ya están latentes en el sistema educativo y conducen por sí mismas a la excelencia académica.

El gobierno de la Comunidad va a facilitar el desarrollo durante los cursos 2015-2016 y 2016-2017 de la primera experiencia europea sobre 100 centros para profundizar y consolidar estos primeros logros conseguidos.

La asignatura seleccionada ha sido en consecuencia matemáticas y los cursos de prueba serán 5º y 6º de Primaria, de forma consecutiva. Como preparación se han realizado estudios previos durante dos cursos escolares en el CEIP Constitución española de Madrigueras (Albacete).

En los temarios trabajados se consiguieron notas superiores al 8.5 para dos tercios de los alumnos y por encima de 9 para la mitad de la clase. El objetivo durante los próximos dos cursos será extender estos resultados a 100 centros para llegar, finalmente, a todos los de la Comunidad -sobre el proyecto Quantitas hay más información en este enlace-.

El aprendizaje, como fenómeno cuántico

Quantitas se ha desarrollado hasta conseguir un análisis minucioso de las respuestas de los alumnos entendidas como un vector en función del tiempo. De esta forma ha sido posible medir el conocimiento adquirido de forma análoga al 'movimiento' de los objetos físicos, avanzando hacia un sistema predictivo que pueda anticipar con precisión el rendimiento académico en función del trabajo y el éxito de la didáctica del profesor.

El sistema prepara además automáticamente los ejercicios necesarios como respuesta personalizada para reforzar las dificultades. Pero sobre todo lo que se está descubriendo es que permite detectar y potenciar con mucha eficiencia el talento científico-técnico (y los otros por reflejo), desde la propia personalidad y forma de ser de los alumnos, manifestada en la resolución de los ejercicios.

El punto de partida puede parecer absurdo por ser tan obvio. Pero es evidente que con independencia del resultado que se obtenga, cada niño responde a las actividades propuestas por el profesor según su forma de ser. Se trataba entonces de buscar la modelización matemática que permitiera detectar con ciertas garantías el perfil reflexivo que cada niño deja en la resolución de las actividades como si fuera su huella personal, única e intransferible. Aquí es donde se ha descubierto que los modelos matemáticos de la física cuántica son útiles para conseguir este significativo avance didáctico.

El profesor está informado en todo momento con gráficas y datos muy precisos tanto de lo que sucede en clase con cada alumno como del trabajo desplazado a casa. El profesor es, por supuesto, insustituible porque todo arranca con su explicación. A continuación, el sistema se centra en estas tres operaciones del niño como respuesta a esa misma explicación: conceptualización, reflexividad y memorización.

La investigación permite concluir que se puede medir con profundidad y facilitar considerablemente tanto el proceso de aprendizaje de cada alumno como el éxito didáctico para conducirlo hasta su óptimo. Y esto mediante ofertas de contenidos según aparecen las dificultades, pero personalizadas por un análisis objetivo de la estructura de la inteligencia manifestada en la evolución temporal del mismo hecho de aprender.

Al mismo tiempo que sucede esto, el sistema 'aprende' del trabajo didáctico de todos los profesores y del proceso cognitivo de los alumnos según se estandariza y expande su uso, convirtiéndose finalmente en un 'repositorio' de las mejores didácticas adaptadas al afinarse cada vez más las predicciones sobre los resultados académicos.

Esta información del sistema asciende hasta la Administración para que con poco esfuerzo se organice la comunidad educativa hacia la excelencia académica. Es evidente que la precisión del dato particular permite descubrir fuerzas que ya están latentes pero minoradas, para que se ordenen los elementos que ya existen de forma óptima hasta garantizar el éxito general de todo el sistema educativo su conjunto.

Y en este caso, cuando más grande sea la Administración pública analizada más dato masivo se obtiene y en consecuencia más preciso se vuelve el sistema. Es decir, lo que hasta ahora aparecía como una dificultad insalvable, gracias a la tecnología y el análisis científico se consigue que el problema sea precisamente la solución.

Como ya se ha comentado al principio, mejorar la educación para un país es una cuestión económica de importancia capital. Los resultados conseguidos hablan por sí solos: en los temarios de matemáticas trabajados con Quantitas dos tercios de los alumnos consiguieron notas superiores al 8.5 y la mitad más de 9 puntos.

A continuación