Cataluña creará ocho nuevos impuestos y subirá 32 tasas en 2015

La Generalidad se niega a cuadrar sus cuentas. Subirá el gasto un 4,2% y reclama al Estado una inyección extra de 2.500 millones.

Libre Mercado

Acaba de presentarse el Proyecto de Ley de Presupuestos Autonómicos del Gobierno de Cataluña para el ejercicio 2015. Lejos de constituir un ejercicio de austeridad, el nuevo plan de la Administración Mas consiste en plantear a La Moncloa la necesidad de conseguir un nuevo rescate, valorado en 2.500 millones de euros extra.

¿Por qué esa cantidad? En esencia, porque el Gobierno catalán se niega a aplicar nuevos ajustes y presenta como definitivas unas cuentas en las que los gastos llegan a 22.481 millones mientras que los ingresos se quedan en 19.981. Es por eso que Andreu Mas-Colell, consejero de Economía de la Generalidad, ha reconocido que los de 2015 son unos presupuestos "intensamente políticos".

El caso es que, a pesar de la difícil situación fiscal que atraviesa la región catalana, los presupuestos de 2015 vienen marcados por una propuesta de gasto digna de mejores tiempos. Un primer ejemplo es la recuperación de la paga extraordinaria a los trabajadores públicos. Sólo esta medida supondría entre 550 y 600 millones de euros, considerando una plantilla que ronda las 220.000 personas. Otro ejemplo es el de la recuperación de la jornada completa para el personal interino, una decisión que añade unos 25 millones de euros adicionales al presupuesto de gastos para 2015.

En paralelo, el proyecto de ampliación del Metro de Barcelona también plantea un aumento considerable de los desembolsos de la Administración autonómica. El proyecto de la Línea 9 viene suponiendo unos 2.000 millones de euros, de acuerdo con el documento presentado.

Por tanto, si el Ejecutivo de Artur Mas hubiese mantenido el ajuste salarial aplicado a los empleados públicos y si hubiese pospuesto el proyecto de ampliación del suburbano de la Ciudad Condal, los presupuestos de 2015 no solamente no registrarían un déficit de 2.500 millones de euros, sino que pasarían a registrar un superávit que rondaría los 100 millones.

Ocho gravámenes y 131 'chiringuitos' públicos

Por otro lado, el Gobierno de Artur Mas ha reforzado su apuesta por las subidas impositivas. Es por eso que los presupuestos para 2015 plantean 13,1 millones de euros de recaudación adicional que se derivarán de ocho nuevos gravámenes y 32 recargos o modificaciones en tasas que ya están vigentes.

Este mayor esfuerzo de los contribuyentes no se verá compensado con grandes ajustes en la administración paralela. Cataluña tiene hoy 131 chiringuitos públicos, entre los que encontramos empresas, consorcios, fundaciones y entes varios.

El capítulo empresarial llega a manejar la friolera de 7.000 millones de euros al año. Aquí entran casi 50 organismos, entre los que figura el polémico Consejo Audiovisual (CAC), el Servicio Meteorológico de Cataluña, la Agencia Tributaria regional (que en 2015 verá crecer su presupuesto un 25%)… Los consorcios suman 3.200 millones de euros de presupuesto anual, mientras que las fundaciones se anotan una previsión de gasto cercana a los 595 millones.

Por tanto, los chiringuitos dependientes del Gobierno de CIU se preparan para asumir en 2015 un presupuesto de gasto equivalente a más de 10.800 millones de euros.

Fiasco en las privatizaciones y despilfarros

Analizando el plan de ingresos y gastos para 2015, el Gobierno catalán se vio obligado a mirar atrás y admitir el fracaso del plan de privatizaciones planteado para 2014. Así, solamente se han conseguido 311 millones, mientras que las cuentas presentadas hace un año anunciaban que esta ronda de desnacionalizaciones aportaría unos ingresos de 2.318 millones.

Donde sí se cumplen los objetivos es en el gasto soberanista. Por ejemplo, hay 34,7 millones dedicados a la promoción del catalán, 11,1 millones presupuestados para relaciones exteriores, 8,6 millones consignados para la cooperación con otros países, 5,3 millones para la promoción de la participación ciudadana en procesos electorales…

El gasto sube un 4,2% y la deuda sigue creciendo

Cuando consideramos la foto final, comprobamos que los presupuestos que plantea Mas-Colell para 2015 aumentan el gasto no financiero un 4,2%, hasta alcanzar los 23.390 millones de euros. Esto supone una subida interanual de 949 millones, ya que los desembolsos en 2014 se quedaron en 22.499 millones.

En cuanto a la deuda pública, la previsión para 2014 era de 65.179 millones frente a los 67.192 millones que aparecen en el Proyecto de Ley de Presupuestos Autonómicos del Gobierno de Cataluña para 2015. Esta cifra es especialmente llamativa si la comparamos con los 52.372 millones de 2012, los 35.616 millones de 2010 o los 14.873 millones de hace casi una década.

A continuación